Conecta con nosotros

Mercado

Los Dallas Mavericks piensan en Kemba Walker y en su futuro

El base es agente libre este verano y los proyectos con futuro prometedor abundan. Dallas aparece en escena.

El base, estrella y pilar fundamental de los Charlotte Hornets, Kemba Walker, se encuentra en el último año de su contrato y mira con buenos ojos hacia la agencia libre. Sensaciones agridulces deben rondar la mente del jugador franquicia al pensar en su futuro, puesto que abandonar la organización que le ha visto crecer como profesional es la más real de las posibilidades existentes.

Ocho temporadas lleva Kemba en Charlotte. Ocho años en los que solo ha clasificado dos veces para postemporada, marchándose en primera ronda en ambas ocasiones. Una en cuatro partidos (2013-14) y otra en siete (2015-16). El jugador acaba de alcanzar los 28 años, está en su plenitud deportiva rondando los 25 tantos por encuentro y en su equipo ni están ni se esperan ayudas en varios años para lograr lo que cualquier profesional desea: pelear por un título. Es por ello que Kemba Walker puede (y debe) considerar múltiples opciones este verano. Un máximo y cuatro años sería lo ideal para el neoyorquino. Unos cuantos nombres de franquicias han salido a la palestra: Utah Jazz, Phoenix Suns, y ahora, Dallas Mavericks.

 

Texas abre sus brazos a Kemba Walker

Según Rick Bonell, del Charlotte Observer, dos fuentes cercanas a la franquicia y conocedoras de las apuestas de postemporada de los Mavs han manifestado que la estrella de los Hornets es el “objetivo principal” de la franquicia de Texas.

Dallas tiene muy fácil conquistar el corazón y la mente del All-Star. Lo único que tiene que hacer es llevar a la primera reunión a sus dos promesas de futuro, ambas europeas: Luka Doncic y Kristaps Porzingis, que serán sus acompañantes durante su teórica estancia y estarán encantados de aprender de él. Además, el fit para ambas partes es muy agradable: Kemba necesita cambiar de aires y Dallas traspasó a su proyecto de base franquicia a New York por el Unicornio. Tal para cual.

Kemba Walker ha mencionado que una de sus principales intenciones es quedarse en la ciudad que le ha visto crecer y terminar el trabajo de convertir a los Hornets en una franquicia ganadora. Esto lo manifestó allá por septiembre, la última vez que se dignó a hablar sobre la postemporada. Sin embargo, también dijo que quería ganar partidos, no quedarse en primera ronda de Playoffs y conseguir que lo que le resta de carrera “signifique algo” para el mundo del baloncesto. Traducción: quiere ganar y en Charlotte lo tiene difícil.

Además, en Texas se une el hambre con las ganas de comer. Mark Cuban es conocido por ser un General Manager capaz y con voluntad de realizar movimientos agresivos para ganar, por lo que no sería ninguna tontería que el base neoyorquino se topase con una oferta de Dallas en postemporada. Y si a esto le añadimos que Dallas solo tiene comprometidos aproximadamente 46 millones de dólares en salarios para la próxima campaña… Apaga y vámonos. Recordemos que el total de espacio salarial disponible para una franquicia son 109 millones, así que los Mavs tienen dinero para ofrecer a Walker más que ningún otro conjunto (aparte de Charlotte) y todavía poder mejorar su plantilla en otros aspectos.

 

Muchas oportunidades desperdiciadas para los Hornets

michael jordan, kemba walker, Charlotte Hornets, Dallas Mavericks

La franquicia del ’23’ ha hecho muchas cosas mal – Bryan Horowitz (CC) – (modificada por Alex Güell)

La franquicia que ostenta Michael Jordan posiblemente tenga que despedirse del que ha sido su base titular durante ocho años, sin competencia en el puesto. Cuatro entrenadores han tenido el placer de poner el balón en sus manos, mientras que solo dos ocasiones ha tenido récord positivo el conjunto en ese tiempo. Máximo de victorias: 48. Como podréis adivinar, los requisitos para mantener una estrella son mucho más amplios que lo que nos muestra el currículum de Charlotte.

Por mucho que nos duela leerlo, es la realidad. Desde que Kemba está en Charlotte, varias han sido las oportunidades para reconstruir a través del Draft. Un año después de su llegada, el pick número 2 fue usado con Michael Kidd-Gilchrist. En 2013, el 4 en Cody Zeller. En 2014, el 9 en Noah Vonleh. Para la 2015-16, el elegido fue Frank Kaminsky, también en el 9. Malik Monk y Mikal Bridges son las últimas elecciones, que han mostrado más potencial que las anteriores. Y, claro está, siendo una franquicia tan desastrosa como para desperdiciar tantas elecciones de lotería, las estrellas no van a situarte como primera opción en su lista.

Por último, y en el remoto caso de que algún jugador prometedor se interesase por los Hornets en la agencia libre, estos no tendrían dinero para pagarle. ¿Qué tienen en común Kidd-Gilchrist, Zeller, Williams, Biyombo y Batum? Que todos cobran más que Kemba Walker. Sucesivamente: 13 millones de dólares, $13.528.090, $14.087.500, 17 millones de dólares, 24 millones de dólares. Casi nada. Cada contrato tiene su contexto y todos sabemos que Kemba cobra solo doce millones porque renovó la primera vez que salió a la agencia libre como RFA. Sin embargo, lo que cobran esos jugadores es excesivo para la NBA de hoy en día, visto su rendimiento.

En definitiva: Charlotte no ha hecho ni la mitad de lo que ha podido para mantener al base en su plantilla. Pero eso no es ningún secreto. En manos de la gerencia queda el convencer al jugador para que les dé una última oportunidad, con opción de sacrificar su prime en una franquicia que no tiene opciones de competir al menos, en dos temporadas, cuando Kemba ya haya entrado en la treintena.

 

Te puede interesar

¿Hay vida en los Charlotte Hornets después de Kemba Walker?

 


 

Utah, Phoenix, Dallas, Charlotte… ¿Quién se llevará a Kemba? La respuesta es fácil, el que más le demuestre que le quiere y que tiene un proyecto definido para los años buenos que le resten al base (4-5). Para un jugador que no ha visto un atisbo de esperanza en su franquicia en ocho temporadas, un proyecto y una gerencia bien organizados deben hacerle más feliz que a un niño un caramelo.

Dallas lleva la delantera: tiene dinero, promesas y un mercado grande, gracias a que Mark Cuban ha hecho todo lo necesario para mantenerlos en buena posición en horas bajas. Charlotte apela al sentimiento, es su casa, pero no tienen ningún incentivo que cumpla los planes de Kemba Walker a corto ni medio plazo. La decisión es solo del base, que tiene muchas cosas en las que pensar.

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This