Conecta con nosotros

Mercado

Los Mavericks, la constante Doncic y la teoría de los 350º

Luka Doncic, la renovación de Porzingis y 30 millones para la próxima agencia libre… ¿Ilusionan estos Mavs?

Los Dallas Mavericks están de moda de nuevo. Por primera vez desde que ganasen el campeonato en 2011, la franquicia de Mark Cuban está en el foco mediático a pesar de los resultados negativos debido a la irrupción de Luka Doncic y  a que vaya a ser, probablemente, la última temporada de Dirk Nowitzki como profesional.

Este buen momento de los texanos ha provocado toda una revolución en los Mavs, que han visto en el jugador esloveno un talento generacional al que hay que rodear de las mejores piezas lo antes posible. Cuban como propietario y Nelson como general manager se están moviendo incansablemente y no hay más que ver cómo comenzaron la temporada los Dallas Mavericks y cómo están ahora.

Era el 29 de octubre del 2018 cuando los Mavericks se enfrentaban a los Utah Jazz con todos sus jugadores activos por primera vez en esta campaña. Con todo el arsenal a disposición de Rick Carlisle, el entrenador comenzó el encuentro con la que era para todos el quinteto titular más lógico: Dennis Smith Jr., Wesley Matthews, Harrison Barnes, Luka Doncic y DeAndre Jordan. Más de tres meses después y trade deadline mediante, los texanos viajaban a Milwaukee para enfrentarse contra los Bucks también con todo su roster disponible pero, en cambio, los titulares eran otros: el rookie Julen Brunson, Tim Hardaway Jr., Dorian Finney-Smith, Luka Doncic y el alemán Maxi Kleber. Es fácilmente apreciable que solo el “77” es el único que se mantiene mientras que los otros cuatro no es que hayan perdido su sitio, sino que han hecho las maletas y ahora están en tres franquicias diferentes: Los Knicks para Smith Jr. y Jordan, los Kings para Barnes y los Pacers, después de ser cortado por los Knicks, para Wesley Matthews.

Harrison Barnes y Alec Burks, refuerzos Kings para ir a por los Playoffs

Los Mavs han sido uno de los animadores de uno de los mercados más interesantes en muchos años en busca de ganar los antes posible pero… ¿son los Mavericks y la ciudad de Dallas el lugar idóneo en esta época para iniciar un proyecto contender basado en el talento joven?

 

Una vuelta de 350º: todo y nada cambia a la vez

La office de los Mavericks ha enviado a otras franquicias 4 jugadores y dos primeras rondas del Draft (2021 y 2023) y en su lugar han recibido otros 5, aunque Zach Randolph ya es agente libre después de que acordasen un buyout, los nombres son muy diferentes; pero… ¿Es muy diferente el proyecto?

Y aquí viene la paradoja, los Dallas Mavericks comenzaron la temporada siendo un equipo joven con mucho espacio salarial libre para este verano y, después de esta revolución… siguen siendo un equipo joven con mucho espacio salarial para este verano. Es lo que he denominado la teoría de los 350º, por la cual un equipo hace un largo recorrido para acabar prácticamente en el mismo sitio en el que estaban pero con alguna diferencia clave. En este caso, la diferencia proviene de Letonia, supera los siete pies de altura y se llama Kristaps Porzingis.

Kristaps Porzingis, un traspaso de riesgo para los Dallas Mavericks

Efectivamente, los Mavs sustentan su proyecto en dos jugadores de futuro a los que rodear, con menos pegas y con más virtudes; porque en vez de hacerlo con Dennis Smith Jr. y Luka Doncic, pareja en la que había dudas sobre su química y capacidad de jugar y crecer juntos; lo hacen con los dos europeos, dos talentos que pueden encajar a la perfección y cuyos únicos defectos, ahora mismo, recaen en Kristpas Porzingis por sus problemas físicos y por la posibilidad de que abandone la franquicia en año y medio.

 

Dallas Mavericks, ¿en qué gastar el dinero?

Cuando Adrian Wojnarowski sorprendió a todo el universo de la NBA con el traspaso entre los Dallas Mavericks y los New York Knicks, uno de los porqués que sacamos de la decisión de los Mavs de asumir los contratos de Lee y Hardaway era las pocas posibilidades que tenían de convencer a una verdadera estrella en la agencia libre. Sin embargo, con el traspaso de Harrison Barnes, los texanos han vuelto a la lucha en el próximo verano con unos 30 millones de dólares libres (sabiendo que pueden renovar a Porzingis por encima del límite); dinero con el que podrían ofrecer un contrato máximo traspasando a Powell o a Hardaway o cortando a Lee.

El movimiento de Cuban y su equipo está ahí, pero ahora les queda la parte complicada del su “plan agresivo”: conseguir que los jugadores que quieren firmen por ellos.

¿En qué podrían invertir los Dallas Mavericks ese espacio salarial? La única estrella que podría funcionar y que ha estado relacionado con la franquicia en diversas ocasiones ha sido DeMarcus Cousins. El pívot ha vuelto a gran nivel de su lesión y sería un segundo generador perfecto para quitar presión a Doncic; aunque la pareja defensiva que haría con Porzingis no sería, siendo generosos, de élite.

De no llegar otra estrella, sus miras deberían apuntar a exteriores de perfil defensivo con buenas mano como Patrick Beverly o Khris Middleton (sin olvidar a Goran Dragic aunque lo más lógico es que tome la opción de prorrogar su actual contrato por una temporada más) y un interior, puesto en el que está sonando con fuerza Vucevic, pero sin cerrar las puertas a jugadores como Dedmon, Brook Lopez, Jonas Valanciunas (opción de jugador y en los Memphis Grizzlies) o alguna sorpresa como Thomas Bryant. Y dos apuestas personal que me resultaría atractivas: Tyreke Evans (como sexto hombre y o generador de banquilo) y Paul Millsap.

 

2021: ¿sueño o realidad?

Salvo que se presente una verdadera oportunidad de oro para hacerse con un jugador top; no sería descartable que los Mavericks firmasen contratos de corta duración en busca de generar todo el espacio posible de cara a la agencia libre 2021.

El periodista español Enrique García ya señaló esa fecha como una importante debido a la calidad de ese mercado y en The Wing ya jugamos a la oportunidad de que el mayor activo que saldrá a dicha agencia pudiera estar entre los objetivos de los texanos: Giannis Antetokounmpo.

Evidentemente, ahora mismo parece imposible que el griego salga de los Bucks y más para unirse a los Mavericks. Pero si nos ponemos en el supuesto de que en Milwaukee el proyecto se estanca y queda lejos de Las Finales por los Boston Celtics, los Philadelphia 76ers, los Toronto Raptors y otros equipos que puedan aparecer (¿unos Knicks con Durant?) y que Luka Doncic y Kristaps Porzingis se convierten en all-stars y los Mavs en un equipo competitivo en el Oeste… ¿podrían convencerle de formar un Big Three europeo? Precedentes de que a Antetokounmpo le gusta esa clase de retos ya tenemos con sus elecciones como capitán de cara a este All-Star Game, donde ha elegido a prácticamente todos los jugadores no-estadounidenses que había.

Esta posibilidad no es una utopía analizando, como ya lo han hecho mis compañeros Nacho Losilla, Andrés Villar y el periodista de Kia en zona Gigantes entre otras cosas, Andrés Monje en el podcast de The Wing sobre el trade deadline. Los cuatro actuales líderes del Este tienen sus proyectos en puntos claves y, si fallan, pueden acabar viendo a algunas de sus estrellas fuera de sus franquicias.

TW Podcast: el ‘trade deadline’, con Andrés Monje

Sin olvidar que uno de sus hermanos, Kostas Antetokounmpo, está ahora dentro de la franquicia y puede ser un factor que Giannis tenga en cuenta si decidiera salir de su actual franquicia. Estas hipótesis, más propias de Los Angeles o Nueva York , pueden estar muy alejadas de la realidad y lo más probable es que no surja; pero el “34” es de esa clase de jugadores por los que, si su agente insinúa que hay una mínima opción de acabar firmándole, vale la pena construir tu plan A entorno a esa posibilidad.


Los conceptos “Dallas Mavericks” y “Luka Doncic” aparecen mucho más esta temporada que la pasada. Twitter, Instagram, Youtube (donde el esloveno es la imagen principal de más de una veintena de videos)… Con sus más y sus menos, los Mavs tienen todas las piezas para volver a competir próximamente hasta convertirse en una atracción para los mejores jugadores. Todo esto gracias a la explosión de un joven todavía adolescente esloveno que está dejando con la boca abierta a todo un universo como el de la NBA que ha cambiado por completo la mentalidad de una franquicia en cuatro meses.

Si les saldrá bien o no solo el tiempo lo dirá, tal vez lleguen las críticas a Doncic porque, como pasa a muchos sophomore, no da el salto que espera; tal vez Porzingis no renueve; tal vez se equivoquen en la agencia libre y se condenen a estar en tierra de nadie durante años, pero… ¿y si sale bien?

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This