Conecta con nosotros

Draft NBA

Marvin Bagley elige Duke y revoluciona el Draft 2018

Marvin Bagley anuncia su compromiso con Duke para la próxima temporada y el Draft 2018 gana presencia interior.

El proceso de «recruit»  no es nada sencillo, las universidades pelean por los jugadores pero en estos últimos reside la decisión más importante de su carrera deportiva, elegir dónde jugar en su periplo universitario. El último en hacer dicha elección ha sido Marvin Bagley III, uno de los prospects más importantes del futuro próximo, con Duke como destino del interior.

Lo que hace especial la decisión de Bagley es que además ha completado su proceso de reclasificación, lo que comporta graduarse muy temprano y poder acudir a a la universidad este mismo año (tiene la edad para hacerlo).Por este proceso han pasado grandes promesas de la liga como Andrew Wiggins o Jamal Murray, los cuales sentaron un precedente en Canadá, que le ha servido a R.J Barrett para seguir el mismo camino.

 

Marvin Bagley, figura del baloncesto moderno. Sports Illustrated

Representante del interior moderno

El nuevo jugador de los Blue Devils puede ocupar las posiciones de pívot y ala-pívot, si bien en Duke podría ejercer más como lo último, dejando a Wendell Carter Jr su posición natural de cuatro. Pese a que su altura y peso son adecuados para jugar como combo interior (se espera que siga ganando conforme avance la temporada) es cierto que le falta algo de envergadura, pero todavía tiene tiempo para crecer.

Su juego se amolda muy bien al baloncesto moderno: interior ágil, capaz de abrir el campo desde el tiro o jugando fuera-dentro, con un manejo sorprendente para la posición de interior y la energía necesaria para ser un peligro en transición.

Con el potencial para aportar muchísimo en los dos lados de la pista y con todos los focos que acaparará en Duke, Marvin Bagley III será uno de los jugadores más atractivos para el futuro «Draft» 2018.

 

El Draft 2018 gana poder en la zona alta

Marvin Bagley III era en principio un jugador de la clase 2018 (año en el que el jugador hubiera ingresado en la NCAA), pero su reclasificación le permitirá graduarse muy pronto y acudir a la universidad de Duke este mismo año, lo que le permite a su vez ingresar en el Draft 2018 (correspondiente a la clase 2017).

El jugador tiene las herramientas de juego necesarias para ser un top 3 del próximo Draft, algo nada sencillo en una clase con nombres propios muy imponentes como Michael Porter Jr, DeAndre Ayton, Mohamed Bamba o el propio Luka Doncic, uno de los prospects europeos con mejor pinta en lo que va de década.

Así pues, el próximo Draft destaca y mucho por el potencial que atesoran los jugadores que se presuponen para la zona alta, si bien la profundidad de la camada no es posible determinarla hasta bien entrada la temporada 2018-19.

 

170106 MEM at GSW-13

Coach K sufriendo el efecto Calipari

Mike Kryzewski, también apodado Coach K y entrenador de Duke, ha cambiado su forma de hacer las cosas en el recruit. Los Blue Devils, pese a ciertas excepciones, habían destacado por formar durante varios años a jugadores que posteriormente podían ocupar un lugar en la liga. En los últimos años Duke ha apostado más por el «one&done» (un año en la universidad y al Draft).

Uno de los principales problemas que tiene esta metodología es que los jugadores no cumplan con las expectativas y se queden un año más en la universidad, lo que provoca sobrepoblación en las posiciones por el talento que atesoran todos y muchos prospects acaben sin explotar ni ganarse un puesto en el Draft como se presuponía.

John Calipari, entrenador de Kentucky, ha sufrido este fenómeno hace muy poco con jugadores como Dakari Johnson, Marcus Lee o Isaiah Briscoe, los cuales se han quedado más de un año en la universidad y han visto muy frustradas sus esperanzas de NBA.

Con la llegada de Marvin Bagley a Duke, es Marques Bolden el gran perjudicado. La que iba a ser su temporada para demostrar que puede ser un pívot útil en la liga es ahora un año en el que no parece que vaya a tener demasiados minutos, lo cual ya le limitó mucho la pasada campaña. Entre Marvin Bagley y Wender Carter Jr los minutos de los que dispondrá el jugador son más bien pocos y sus esperanzas de NBA quedarán relegadas a buscar una salida temprana de Duke hacia otra universidad o tentar a la suerte de los pre-Draft workouts. 

A su vez la llegada de Bagley tendrá una consecuencia directa sobre el resto de jugadores de Duke, con tanto talento brillar mucho es complicado. Este fenómeno se pudo apreciar en el Draft 2014, donde Kentucky tenía una de las clases de recruit más fuertes que se recuerdan con Julius Randle, Andrew y Aaron Harrison, James Young y los anteriormente nombrados Marcus Lee y Dakari Johnson. En ese equipo destacaba también un Willie Cauley-Stein sophomore  pero el resultado ha sido claro, solo Randle y Cauley-Stein tienen un puesto importante en sus equipos.

 

Foto Andrew Harrison: Scott Daniel Cooper / starting5online.com

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This