Conecta con nosotros

NBA

Markelle Fultz, los tiros libres y el secretismo de los Sixers

¿Quién no ha alucinado al ver a Markelle Fultz lanzar tiros libres? Todo tiene explicación, aunque con una gran incógnita.

Markelle Fultz tiros libres

Vía: BasketballNCAA

Una de las imágenes más bochornosas en esta primera semana de NBA corresponde al número uno del último Draft. Markelle Fultz deja sensaciones horribles a los aficionados con sus tiros libres. Véase un ejemplo.

Fultz nunca ha sido un buen lanzador de libres. De hecho es una de las principales losas de su juego. En NCAA promedió un 64.9% como freshman. Cifra muy baja para un guard anotador de estas características.

Su debut en la NBA no ha sido sencillo. En pretemporada las lesiones fueron a por Markelle Fultz –como es habitual con los rookies prometedores de Philadelphia– y ahora sale desde el banquillo. Pocos minutos e importancia limitada. Todo esto le lleva a un seis de 12 en tiros libres, mecánica nueva incluida.

¿Sigue lesionado? ¿Es el motivo por el que cambia su mecánica? Cuesta creer que la lesión del hombro sea el motivo de este cambio. Y sino, aquí otro gran movimiento.

Un jugador lesionado no jugaría como lo está haciendo Fultz. Con intensidad, sin huir del contacto y hacia el aro. Entonces, ¿a qué se debe este cambio de mecánica? A conseguir una mejora en los tiros libres. Una variación con el objetivo de eliminar el único tipo de anotación que es una laguna en Markelle Fultz.

 

La transición de los tiros libres de Markelle Fultz

Fultz no es un caso preocupante. De hecho estos malos números se corregirán con el tiempo y una buena recuperación del hombro. No es un jugador como Andre Roberson, negado lanzador y con rutinas negativas temporada tras temporada.

Mala coordinación tren inferior-tronco-brazos y un lanzamiento catapulta al que le falta fuerza y sobra altura. El caso de Fultz no es así. Veámoslo.

Durante una década este ha sido el tipo de tiros libres que Markelle Fultz dejaba. Sin ser la mecánica de Stephen Curry se aprecia fluidez, buena coordinación y potencial para mejorar.

Si bien el primer contacto es positivo, la repetición evidencia un problema a corregir. Problema que en ocasiones exhibe LeBron James y que ha tardado años en subsanar de forma relativa. El movimiento de pies no acompaña al movimiento de los brazos.

En el punto álgido de altura es cuando debe soltarse el balón. Una buena coordinación, como la que le falta a Roberson, es fundamental. Minúsculo y vital detalle. En la repetición se aprecia como Fultz comienza a perder altura en el momento que realiza el lanzamiento.

Sin ser una mala práxis repetida constantemente, ese gesto de Fultz pedía intervención. Es por esto que los Sixers cambian su mecánica en verano. Entre la Summer League y la pretemporada.

 

¿La lesión influye? El propio Markelle Fultz lo dice

Sí, la lesión influye. El hombro derecho de Fultz le acarrea todavía molestias desde la pretemporada. Confesó a Kevin O’Connor que la dolencia va a tramos. «On and off», literalmente.

«Hablo con los entrenadores cuando me molesta y nos ponemos a trabajar en ello.»

El propio Markelle dijo no saber cuándo llegaron los primeros achaques. Y otra prueba gráfica.

Vemos cómo calienta su hombro en busca de molestias. Lo prepara para el lanzamiento. Ahí reside el principal problema: Markelle Fultz no está al 100% recuperado de su lesión de hombro.

 

La opacidad de los 76ers

Sin fechas para Ben Simmons tras su lesión en 2016 o confusión después de los problemas de menisco de Joel Embiid el pasado curso. Así son los Sixers. Una franquicia con tanto talento como secretismo.

Una organización que hace un muy buen trabajo en el desarrollo táctico y analítico, pero con una transparencia, como dice Kevin O’Connor, propia de políticos. Ni si quiera Brett Brown o el propio Markelle Fultz dejan claro si el hombro ya está sano.

«No estamos en un punto en el que [su hombro] afecte a otras partes de su juego», dijo Brown hace unas horas.

Visto su decepcionante inicio de curso -en consonancia con el resto de los Sixers, aunque sea muy pronto-, su nueva mecánica y los predecentes de los 76ers parece obvio que estamos ante un nuevo caso de ocultismo. Como si fuese a solucionar algo.

 


 

Hay un evidente cambio de mecánica y muy probablemente unas molestias sin resolver. Es imposible saber si la variación es positiva, aunque la coordinación del cuerpo parece mejor, con un Markelle Fultz sin estar al 100%.

Es inviable también saber si son molestias pasajeras o un daño que viene de antes. Ya en la NCAA Fultz sufrió del hombro. Una duda que solo los Sixers pueden resolver y que, como de costumbre, no harán.

Lo más inquietante y sorprendente es la decisión de tener a Markelle Fultz en pista. Un equipo en el que absolutamente todas sus elecciones importantes de los últimos años han pasado largos periodos de tiempo en la enfermería.

No aprenden los Sixers. O eso nos hacen pensar entre tanto enigma.

 

Actualización

El propio agente del jugador nos lo dice: Markelle Fultz no está bien. Le inyectaron líquido en la parte posterior del hombro durante la pretemporada. «Mi intención era que la gente supiese que está jugando incómodo».

Lo dicho, no aprenden los Sixers.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This