Conecta con nosotros

NBA

Markelle Fultz, listo para brillar en PlayOffs

Markelle Fultz ha dejado atrás sus problemas físicos y está justificando su elección en el momento clave de la temporada.

Todos los aficionados a la NBA sabemos que los tiempos de gloria se están acercando de nuevo a Philadelphia tras los años de “El Proceso”. Embiid, Simmons, Saric y un conjunto de veteranos son las caras más visibles de un equipo que contaba con un aliado más. El número 1 del pasado Draft recayó en Philly, previo trueque con Boston. El elegido fue Markelle Fultz, un base que estaba llamado a comandar el ilusionante proyecto. Los problemas físicos han marcado su temporada rookie, aunque ha vuelto en el momento perfecto para ayudar a su equipo.

 

Situación actual de Philadelphia 76ers

Al equipo le ha ido bastante bien sin el base toda la temporada, eso es obvio. Los 76ers han logrado acabar terceros de la Conferencia Este gracias a la racha final de 16 victorias consecutivas. Los jóvenes mejoran exponencialmente, los veteranos cumplen su labor y el estilo de juego basado en el movimiento constante del balón y una buena defensa está dando sus frutos. Veremos dónde llegan en PlayOffs, donde algunos les ven superando más de una ronda.

Ben Simmons va montado en un cohete hacia el premio a Rookie del Año y no parece que vaya a parar. Pese a su tamaño, ha conseguido todos sus logros jugando de base, que es su posición ideal, por lo que Markelle Fultz ya no puede jugar en su puesto natural. El gran año de Redick y lo bien que le viene al equipo su espaciado hacen que la idea de jugar con los dos bases parezca contraproducente, por lo que parece claro que el hueco de Fultz está en el banquillo, dando un descanso necesario a Simmons, un papel que cumple mejor que T.J McConnell.

 

Markelle Fultz y los 10 partidos para demostrar su valía

Esos 18 minutos que Fultz está en pista, los Sixers siguen teniendo a un base que ataca la pintura y distribuye el juego con rapidez, algo parecido a lo que hace Simmons, aunque sin tanto impacto, lógicamente. Es un especialista en jugar a gran velocidad, ya que es rápido con el balón y tiene visión y compañeros suficientemente letales para que la jugada termine en canasta. Ya le hemos visto penetrar varias veces sin importarle el contacto con jugadores mucho más grandes, demostrando tener potencia física necesaria para sobrevivir a los conflictos en la pintura.

Su tiro, el cual ha sido motivo de debate a lo largo de todo el año debido a la disquinesia escapular que sufría en su hombro derecho, parece que ya es estable, aunque no le hemos visto utilizarlo en exceso. El 85% de sus tiros han sido desde dentro de la pintura y prácticamente siempre sin ser asistido, con un 57% de acierto. Le hemos visto tirar algunos tiros de media distancia sin excesivo éxito, con un más que mejorable 29% en tiros tras bote. Solo se ha jugado un triple, el cual falló. En total, un 43% en tiros de campo, mejorable, aunque no desastroso. No ha ido mucho a la línea de personal, aunque sigue con un pésimo 44%, algo en lo que necesita trabajar, especialmente si la mayoría de sus tiros siguen siendo en penetración.

Obviamente, necesita trabajar mucho en aumentar su rango de tiro para no estancarse, además de compensar un poco la mayor carencia de Ben Simmons, el base titular. En la universidad, Markelle Fultz demostró ser un tirador fiable desde todas las distancias, un anotador nato. La lesión ha sido un punto de inflexión muy importante y va a costar que recupere esa mecánica que tenía antes. Relacionado con los tiros de larga distancia, también debe aprender a jugar sin balón y encontrar su hueco, algo que también le permitiría jugar con Simmons más minutos. Es un apartado del juego difícil de dominar, por lo que sólo los años le pueden dar esa capacidad.

Nunca fue un creador de juego nato, aunque sí capaz de organizar un ataque de manera fluida y con una visión más que decente. El estilo de los Sixers se basa en el movimiento rápido del balón y la anotación tras asistencia, por lo que deberá adaptar un poco su estilo para buscar al tirador abierto o al pívot en pick&roll, algo que ha hecho con éxito en estos 10 últimos partidos, combinando con Ilyasova y Richaun Holmes respectivamente, a los que ha repartido bastantes asistencias.

En el apartado defensivo tampoco se ha hecho notar demasiado ni para lo bueno ni para lo malo. Ha mostrado ganas de esforzarse puntear tiros y seguir con su par, aunque ha caído en errores de novato a la hora de esquivar bloqueos o hacer faltas, lo cual es normal. Es muy rápido y tiene cuerpo para defender a casi cualquier base de la liga, por lo que, si trabaja y se adapta bien al sistema defensivo de Brett Brown, puede llegar a ser un jugador más que decente protegiendo su canasta, además de que tiene buena capacidad para robar el balón. Lo justo será juzgarle cuando lleve más rodaje y se enfrente a rivales verdaderamente complicados.

Markelle Fultz es un jugador muy completo, capaz de marcar la diferencia en ambos lados de la cancha de varias maneras, con esa versatilidad que caracteriza a las estrellas de hoy en día. Hace falta tiempo y esfuerzo para convertir todo su potencial en hechos reales, pero los detalles que nos deja están ahí. Anoche mismo, con su equipo jugándose la tercera plaza del Este en el último partido de la temporada, se ha hecho un triple-doble saliendo desde el banquillo, siendo el jugador más joven de la historia en conseguirlo, superando a Lonzo Ball. 13 puntos, 10 rebotes y 10 asistencias en solo 25 minutos para cerrar con buenas sensaciones su primera temporada regular, en la cual solo ha podido disputar 14 partidos. En los últimos 10 partidos, sus baremos son de 7’6 puntos, 3’4 rebotes, 4’6 asistencias y un robo en casi 18 minutos de media, lo cual no está nada mal teniendo en cuenta lo que se jugaba su equipo y su vuelta tras una lesión rara.

 


 

Markelle Fultz tiene mucho trabajo por delante. Ha pasado un año difícil, por lo que su incorporación en este último tramo de temporada para afrontar el momento más importante de la historia reciente de la franquicia es una bendición para los 76ers. Su aportación en postemporada será muy bienvenida, más aún si sirve para avanzar rondas en la siempre sorprendente Conferencia Este. La mayor parte de sus carencias ya no tienen que ver con la lesión, sino con su juventud e inexperiencia, algo que solo se arregla con el paso de los años, por lo que es seguro que el base será un elemento diferencial en el futuro a corto y medio plazo.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This