Conecta con nosotros

NBA

Marc Gasol y la relación de amor con Memphis

La época de Marc en los Grizzlies se acaba, pero su historia con la ciudad nunca se cerrará.

marc gasol

Marc Gasol en su visita a Toronto | Alejandro Gaitán (The Wing)

Llegó con 15 años, perdido, sin hablar inglés y con un físico distante a lo que definiríamos como prodigioso. Siendo, por aquel entonces, el hermano de Pau Gasol. Y mientras el hermano mayor se hacía hombre en la NBA, el mediano de los Gasol tenía una de las aventuras más insólitas de su corta carrera: un cambio de high-school para poder jugar a baloncesto, su primera vez en Memphis.

Hasta esta semana, probablemente. Marc saldrá en el mercado de traspasos, los Grizzlies buscan reconstruir y su camino, por primera vez en una década se separa.

Han sido, redondeando, 770 partidos, casi todos como titular, más de 11.500 puntos, 1100 tapones, 2500 asistencias y casi 6000 rebotes. Y por si parece poco, Marc es líder de la historia de la franquicia en minutos, tiros anotados, tiros libres anotados y lanzados, rebotes y rebotes defensivos, tapones (pérdidas y faltas), puntos, defensive win-shares y win-shares, box plus/minus y VORP*. Y el mejor jugador de la mejor época de la historia de la franquicia, además de un DPOY y unas finales de conferencia.

Casi nada. Carne de retirar la camiseta en lo alto del FedEx Forum.

Gasol y Conley deben ser pasado de los Memphis Grizzlies

Amarga despedida

El de los Nuggets será, casi con toda seguridad, el último partido de Marc en Memphis vistiendo la camiseta de los Grizzlies. Una ciudad que le ha marcado tanto o más que Girona, donde tiene su casa en España. «Mi relación con los Grizzlies va a cambiar, pero no con la ciudad de Memphis» decía en rueda de prensa. «Si toman una decisión, lo entenderé y no me lo tomaré como algo personal» me dijo antes del partido ante Toronto. Porque Marc es así.

Su respeto, honor, lealtad y amor hacia Memphis es natural, es inherente a lo que la ciudad le ha dado a cambio. Desde 2001, con un impasse de varios años. De tener este cuerpo a conseguir, mediante una dieta vegana, un pico de forma a los 30 años de edad. De ser el faro de la franquicia, el líder del grit’n grind, a que la prensa local le señale por la salida de Fizdale. De ser el hermano de Pau a ser Marc Gasol. 

Pero la vida son ciclos, y el de Marc en Memphis se acaba. Saldrá de Tennessee con un nuevo destino y la opción de ser agente libre este verano y poder elegir dónde seguir su carrera. Pero no por eso dejará la ciudad en el pasado. Opciones no le faltarán, claro. La desgracia ha querido que sus últimas dos temporadas hayan sido de balance negativo, como sus dos primeras. En medio, seis años seguidos de playoffs.

Dos culpables, Hollins y el famoso grit’n grind. 

Blake Griffin, Memphis Grizzlies

Conley, Marc Gasol y Randolph ante los Clippers | Verse Photography

El grit’n grind

Marc, Mike Conley, Tony Allen y Zach Randolp, liderados por Lionel Hollins, se convirtieron en la cuna del baloncesto defensivo, el paradigma del nasty basketball. Una identidad, una forma de vida. Una manera de arraigar una ciudad sin mentalidad deportiva (sin MLB, NFL, MLS y NHL) a una de las franquicias más jóvenes de la NBA. El mayor reto, con la cara de Marc como protagonista y marca registrada.

Cuatro rondas de playoffs ganadas, incluyendo el viaje a unas finales de conferencia de 2013, superando a Clippers (4-2) y Thunder (4-1) antes de caer ante los Spurs pese a partir desde el seed 5. «Es la gente, es la cultura, lo que defienden…» decía Marc sobre Memphis. «Hacen su trabajo, lo hacen bien y no les importa lo que el resto digan sobre Memphis». En la misma línea de la carrera de Marc: sale, cumple –generalmente por encima de las expectativas– y no le importa lo que la gente diga.

Pero por mucho que no le importe el qué dirán, Marc es un competidor. Hay dos razones por las que siempre eligió Memphis por encima de cualquier otra oportunidad: lealtad y ganar. Ahora, con los Grizzlies lejos de playoffs, la opción de conseguir por fin el preciado anillo de la NBA se atisba poco probable sin una salida. Y la lealtad, en una NBA distinta a la que se encontró cuando llegó, vale poco.

Salir de los Grizzlies es la opción sensata, para Marc Gasol y para la franquicia. Ambos necesitan un nuevo rumbo y empezar de cero. Pero un divorcio para nada separará los caminos de Marc y la ciudad.

«Nació en España, pero Marc es hijo de Memphis».


* También es segundo en partidos (a dos de Conley), tiros intentados, tiros fallados, rebotes ofensivos, asistencias (!!), offensive win-share y tercero en robos.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This