Conecta con nosotros

Opinión

Luces, cámaras… y LeBron

La marcha de James rumbo a Los Angeles Lakers atiende a más aspectos aparte de lo meramente deportivo.

LeBron puede reflotar a los Lakers, pero también prepara su camino más allá del baloncesto.

LeBron puede reflotar a los Lakers, pero también prepara su camino más allá del baloncesto. / Foto: Guillermo Mayol (The Wing).

Lo que era un secreto a voces en los mentideros de la NBA se ha convertido finalmente en realidad. El mes de julio ha arrancado con la resolución del mayor foco de conflicto abierto en la competición. No siempre el mejor jugador del planeta sale al mercado. Considerando la magnitud del protagonista y su historial previo en este tipo de situaciones, se esperaba que la decisión sobre su futuro se anunciara tras un desfile, un videoclip junto a Beyoncé y Jay-Z o una escena post-créditos en la última de Los Vengadores. Vaya decepción. LeBron James ha cambiado y ha preferido dar un paso a un lado mientras veía el mundo arder.

Los Angeles se convertirá en la nueva residencia de ‘El Rey’, mientras que el dorado y púrpura de los Lakers decorará su castillo. Pocas sorpresa en cuanto a una elección que ya se daba por hecha desde casi un año atrás. Aunque se llegó a especular con otros posibles destinos, finalmente no precisó reuniones con otras franquicias ni un largo culebrón para tomar su sendero preferido.

Es más, según apunta el periodista Brian Windhorst, LeBron ya tenía su decisión tomada desde hace un tiempo y su círculo más cercano ya conocía la solución a la incógnita. James mantuvo una larga charla con Magic Johnson antes de que la noticia se hiciera oficial, y parece que salvo una metedura de pata tremebunda del General Manager de los Lakers, las maletas ya estaban facturadas dirección a L.A..

Aunque parezca una historia de amor perfecta, cabe preguntarse por los motivos de esta nueva y esperada unión. Como si de una película de sobremesa en Antena 3 se tratase, este romance oculta muchas capas bajo la superficie. No hay que ser un lince para observar que, deportivamente, la firma de LeBron por los Lakers tiene algunas lagunas. Con 33 años (aunque no los aparente), ocho Finales de NBA consecutivas y ante el que posiblemente sea el último contrato de su carrera, una franquicia sin aspiraciones inmediatas no parece el lugar indicado para James. Hay mucho más detrás de este nuevo capítulo de la decisión.

 

LeBron llega a Hollywood

Efectivamente, la llegada de ‘El Rey’ a Los Angeles tiene mucho que ver con el aspecto más conocido de la ciudad. El lujo, el famoseo y la industria cinematográfica seguro que han sido pesos importantes en la balanza, y su traslado a la soleada California se ha ido cociendo a fuego lento hasta el desenlace final. Que si una gran mansión, que si los hijos ya están matriculados en un colegio local, que si acumulo créditos como productor en diversas series,… blanco y en botella.

De este razonamiento surgen varias incógnitas. L.A. no es la única ciudad que acumula las anteriores características, y los Lakers no son la única franquicia de baloncesto de la localidad. Bueno, razonemos. Si Los Angeles era el destino, ¿por qué no haber elegido a los Clippers? Fácil. El equipo de Doc Rivers ya está lejos de la zona noble de la Conferencia Oeste y con la marcha de DeAndre Jordan, ya nada queda de aquella edad dorada de no hace tanto. Es más, nos engañaríamos si dijéramos que los Clippers y los Lakers están en el mismo estatus pese a los resultados recientes.

Si LeBron buscaba una ciudad importante donde agrandar aún más su fama, Nueva York podría haber sido una opción atractiva. Me imagino la carcajada de James si alguien le hubiera planteado este cambio de aires. Vale, ‘La Gran Manzana’ mola, pero el ya ex de los Cavaliers no está tan loco como para ponerse la camiseta de los Knicks (nadie lo está), y sin duda que no se le ha perdido nada allá por Brooklyn para firmar con los Nets. Tenían que ser los Lakers.

La productora SpringHill Entertainment precisa que su líder esté cerca del eje central de su industria, y lo que era una empresa en auge puede convertirse en una compañía a tener en cuenta en Hollywood. La figura de LeBron James ya mueve millones y millones por sí sola, no obstante, su periodo en los Lakers puede inflar todavía más unos números astronómicos. Y de esto no solo se beneficiará el hijo predilecto de Akron ni su productora. Los Lakers van a sacar buena tajada en lo económico de la llegada de ‘El Rey’. Veremos si en un futuro cercano también lo pueden hacer en lo deportivo.

Por lo pronto, LeBron ya prepara el lanzamiento como productor ejecutivo y protagonista de Space Jam 2; su segundo gran papel en el cine tras su aparición en la comedia Trainwreck, donde se interpretó a sí mismo. James lo ha hecho todo en el mundo del baloncesto, no obstante, se encuentra ante su desafío más grande. Como Space Jam 2 sea un bodrio que arruine el legado de la película original, o se acabe uniendo a los Monstars para derrotar a los Looney Tunes, el de Ohio va a redescubrir el concepto de odio.

 

Make the Lakers Great Again

Lance Stephenson será compañero de LeBron.

Lance Stephenson es una de las incorporaciones de los Lakers. / Foto: Keith Allison (CC)

Sean cuales sean las razones no tan ocultas para la decisión de LeBron, el mantra parece claro. Los de oro y púrpura quieren salir del abismo de la competición que tantas burlas les ha traído a la puerta, y hacerse con los servicios del mejor jugador del mundo no parece un mal primer paso. Puede que la mera vitola de los Lakers les haya valido para convencer a James, éste no se va a contentar con jugar sin máximas aspiraciones durante cuatro campañas. Lo van a tener difícil ante el monstruo creciente de los Warriors, pero Magic Johnson tiene la imperiosa necesidad de renovar la corte de ‘El Rey’ para osar a aspirar al cetro de los campeones.

Desde este mismo verano, Los Angeles pretendía volver a erigirse como capital del baloncesto mundial con un plan de reunión de estrellas como antaño. El primer paso, y el más seguro a la vez, parecía la llegada de Paul George a la ciudad que le vio nacer. Primer strike. El alero acabó renovando con los Oklahoma City Thunder ante la inoperancia de la gerencia Laker, que al parecer no correspondía al mismo nivel el amor de George.

El segundo, algo más complicado y aún sin resolver, tenía un nombre y apellido claro. Kawhi Leonard es sin duda el culebrón de lo que llevamos de verano, y aunque parece que su predilección por retornar a L.A. es evidente, los Spurs no van a vender barata la piel de su estrella; y menos a los Lakers. Gregg Popovich no es partidario de negociar con un rival directo, por lo que los planes de Magic y compañía de momento están incompletos.

Ante la imposibilidad de rodear de figuras a la alargada sombra de LeBron, la gerencia de la franquicia angelina se ha puesto manos a la obra con las contrataciones de jugadores como Rajon Rondo, JaVale McGee y Lance Stephenson, que junto a la presencia de Lonzo Ball y familia, puede convertir al vestuario de los Lakers en el más entretenido de toda la liga. Lindo polvorín se pude liar.

 


Parece que la faceta como hombre de negocios de LeBron James le ha empujado en una dirección muy clara. El ex de los Cavaliers afronta desde ya sus últimos pasos en una carrera que le ha colocado en el Olimpo de los mejores jugadores de la historia de este deporte, y quiere dejar todo bien atado su futuro lejos de las pistas. El mundo del cine parece haber captado la atención de James, por ello su traslado a Los Angeles era tan lógico desde que los rumores empezaron a salir hace un año.

Claro está que LeBron no ha llegado a los Lakers para hacer el paripé, hacer las maletas e irse a un despacho. Magic Johnson debe tramar algo para contentar los deseos deportivos de ‘El Rey’, y el atractivo de la franquicia puede haberse multiplicado exponencialmente para futuros agentes libres. De momento todo es un brindis al sol, pero si algo han demostrado los Lakers a lo largo de la historia es que no necesitan muchos fuegos artificiales para atraer nuevos jugadores. Con la ciudad y la etiqueta de la franquicia basta. Hace tiempo que el show dejó el Staples Center; ahora ha llegado el artista más grande de todos.

Comentarios

Más en Opinión

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This