Conecta con nosotros

NBA

Lou Williams, el reducto contemporáneo del sexto hombre anotador

Crawford, Barbosa, Terry… Su tiempo es otro y Lou Williams es su heredero directo. Uno que deambula por la NBA.

Lou Williams destrózo esta pasada jornada a los Golden State Warriors con 50 puntos. Una actuación colosal que no es casualidad. El guard vive su mejor temporada y, por primera vez en su carrera, está realmente asentado en un equipo. Aunque de nuevo puede durar poco. La guerra de un jugador tan estético como único.

 

Un jugador muy especial

En la era de la versatilidad nacen nuevos jugadores, nuevos perfiles. Los jugadores se transforman y adaptan para sobrevivir. Pero hay unos pocos que resisten y Lou Williams es uno de ellos. Un jugador inusual para este tiempo, con una carrera complicada y sin estabilidad.

Lou no es un jugador constante en los puntos, es de rachas. Capaz de sumar grandes cifras, dobles dígitos incluso, en cinco o tres minutos. Anoche, 27 en el tercer cuarto. Un microondas anotador. Puede lanzar, y lo hace, a gran nivel en catch&shoot desde el triple e incluso puede pasar el balón, pero no es su sello. Lo que diferencia a Lou Williams es su anotación, su profunda gama de recursos que usa tantas veces de maneras inverosímiles.

Los Angeles le sienta muy bien

El 19 de enero de 2013 marca la carrera de Lou Williams. Vivía su primera temporada con los Atlanta Hawks después de siete años en Philadelphia. Jugador joven y aún con algo de proyección, el combo guard se estableció como clave de aquellos Hawks post Joe Johnson. Justo cuando Williams mejor se sentía, una lesión de cruzado terminó su curso.

Volvió un año después, tras una dura recuperación, y las sensaciones no eran las mismas. Menos minutos, menos importancia y peores resultados. Lou Williams parecía falto de confianza y esto en un jugador así es mortal para su carrera. Precisaba un cambio de aires. Se marchó traspasado a Toronto Raptors. Salía de Atlanta por la puerta de atrás.

Y menos mal que salió. Llegar a los Raptors revitalizó la carrera de Lou Williams. Esa misma temporada recuperó su propia fe y se llevó el premio al Sexto Hombre del Año. Firmó, sorprendentemente, con los Lakers el siguiente verano y encontraría en Los Angeles su ciudad favorita. La primera temporada fue similar a la que vivió en Canadá, aunque con resultados y eficiencia peores. Su siguiente curso significaría uno de sus picos de carrera, con actuaciones inauditas con los oro y púrpura como 40 puntos a Memphis o 38 a Utah, aunque el equipo no acompañaba y terminaban en derrotas.

Los casi 19 puntos que anotaba con los Lakers por partido y su contrato -más el plan de Magic Johnson- dibujaban su futuro lejos del equipo. Y así fue. Llegó traspasado a los Rockets, de nuevo, otro cambio. No cuajó al lado de Eric Gordon, el Sexto Hombre del curso pasado, aunque supuso una mejora para el equipo de Mike D’Antoni. Hasta que, en verano, fue traspasado de nuevo: cinco equipos en cuatro temporadas.

¿Y ahora en los Clippers? Lou Williams regresa a Los Angeles y es evidente que la ciudad le gusta. Vive el mejor baloncesto de su carrera, aunque más por la situación del equipo que por su nivel en sí. Es expiring (7M) y se postula como candidato a salir traspasado -otra vez- a un contender. Sería su sexto equipo en cuatro temporadas, aunque los Clippers quieren renovarle durante el próximo mes, como indica Charania.

Promedia 22.9 puntos por encuentro con sus mejores porcentajes, todo career-highs. Es el tercer líder anotador en lo que llevamos de 2018 solo por detrás de Curry y DeRozan y el primer Clipper desde World B. Free en 1979 con tres partidos de 40 puntos en una temporada. Tiene 31 años y muestra su mejor versión en su 13ª temporada en la NBA.

 

Lou Williams, único en su especie

Jamal Crawford, Jason Terry, Leandro Barbosa… Pese a que dos de ellos continúan en la NBA, su tiempo quedó atrás. Son jugadores de otro baloncesto y Lou Williams es su directo heredero. Aunque otros jugadores comparten rasgos, el propio Eric Gordon o Will Barton, no son esa clase de guards compulsivos, deliciosos para los ojos del espectador. E incluso del rival.

Las franquicias ya no invierten en jugadores como Lou Williams. De hecho, cada vez tenemos menos como él a nivel élite. Las franquicias quieren prototipos físicos, jugadores para ambos lados de la cancha. Quieren a Jayson Tatum, a Ben Simmons, a Kristaps Porzingis. No les vamos a culpar.

Lou Williams deambula por la NBA pese a su valor por jugar en un tiempo no correspondido. Es por eso precisamente que buscaría la estabilidad a largo plazo con los Clippers, incluso renunciar a dinero o a los Playoffs. Quiere asentarse.

Lou Williams es el único reducto contemporáneo del sexto hombre anotador impulsivo. Una rareza de la NBA.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This