Conecta con nosotros

NBA

Los milagros de Sam Presti

Sam Presti devuelve la ilusión a Oklahoma. Un año después de irse Durant vuelven a tener un Big Three de ensueño.

Sam Presti Oklahoma City Thunder

La vida de un General Manager no es sencilla. Puede que si sea divertida, pero no fácil. Tus decisiones, elecciones y triunfos te hacen grande o enano, salvador o villano. Además, es un trabajo silencioso. Un gran número de ellos pasan prácticamente por el anonimato. No muchos serían capaces de decir quién es el GM de los Atlanta Hawks, de los Orlando Magic o de los propios Golden State Warriors. Sin embargo, hay otros que brillan. Vaya que si brillan. Tanto por hacerlo muy bien, como por hacerlo rematadamente mal. Tanto si te llamas Gar Forman, como si te llamas Sam Presti.

 

Un mago del Draft

Hoy toca hablar del segundo. Sam Presti llegó a Oklahoma en 2007, con una franquicia en plena reconstrucción y con un futuro incierto. Perdona, querido lector, tienes razón… llegó a Seattle y su primera decisión fue draftear a Kevin Durant. Sí, a ese flacucho que decían que no tenía físico para triunfar en la NBA. La cosa no está nada mal como comienzo. Después decidió, con intención de comenzar la reconstrucción, hacer un trade bastante comentado que le hizo desprenderse de Ray Allen y Glen Davis por Jeff Green, Wally Szczerbiak, Delonte West y una segunda ronda con la que se acabó seleccionando a Trent Plaist

File: Ray Allen February 14th, 2006.jpg – Wikimedia Commons

Ahora llegamos a otro acierto: traspasó una segunda ronda a los Suns por Kurt Thomas y una primera del Draft de 2008. Exacto, de ahí salió Serge Ibaka, pero ya habrá tiempo para hablar sobre él. Un par de traspasos y Draft después, Sam Presti vive y participa en otra difícil decisión: mueve al equipo de Seattle a Oklahoma. El verde oscuro de las camisetas pasa al azul eléctrico y la renovación de la franquicia se produce. Te puede gustar o no, pero es innegable que es una decisión valiente.

Como primera acción como flamante nuevo GM de los Oklahoma City Thunder es elegir a Russell Werstbrook y a Serge Ibaka. Un MVP (y ya van dos). En resumidas cuentas: en sus dos primeros años ha seleccionado a dos futuros MVP’S, ha movido a un equipo entero de ciudad y ha conseguido una ronda con la que ha elegido a Serge Ibaka. Por el camino se ha dejado a Ray Allen, Glen Davis y el corazón de una ciudad entera, Seattle

File:James Harden – Wikimedia Commons

La siguiente fecha importante es Noviembre de 2008. Ese día decide poner a Scott Brook como entrenador y con el llegan a unas Finales de la NBA. Llegamos al invierno de 2009 y con las primeras nevadas llegan Thabo Sefolosha (por una ronda que llegó a Chicago y con la que se seleccionó a Taj Gibson) y el agente libre Shaun Livingston.

Así pues, el bueno de Sam Presti se enfrentaba a su tercer Draft como General Manager, y su decisión es elegir a James Harden. Que no es MVP, pero lo ha rozado en dos ocasiones. Es decir, en tres años se ha hecho con James Harden, Russell Westbrook, Serge Ibaka y Kevin Durant. Tres de ellos muy probablemente sean TOP-5 de la NBA en la actualidad. Minipunto para Sam. En el año 2010 elige a Eric Bledsoe (no está nada mal), Craig Brackins y Quincy Pondexter. Pero al primero decidió traspasarlo por una primera ronda que más tarde sería traspasada a Boston por Kendric Perkins y Nate Robinson.

En el siguente Draft se hace con otro jugón, Reggie Jackson. Un buen base que tuvo que lidiar con la explosión del fenómeno Westbrook y que acabó saliendo por la puerta de atrás. Y así se llega en a penas unos años a las primeras Finales de la NBA, año 2012. Pese a eso, se chocan contra el muro de LeBron James, Wade y compañía, y caen de forma estrepitosa. Pero el hecho de llegar ya es importante, con un Big Three sacado del Draft y en una señora Conferencia Oeste.

 

Los problemas no acabaron aquí y es que para mantener al trío Harden-Westbrook-Durant había que tocar los impuestos de lujo, y desde arriba se decidió que no. Esto desembocó en un macro traspaso que hizo que los Houston Rockets obtuviesen a Cole Aldrich, Daequan Cook, James Harden y Lazar Hayward por Jeremy Lamb, Kevin Martin, y unas cuantas rondas del Draft con las que sumaron a Steven Adams, Abrines y Mitch McGary. Fue precisamente en 2013 cuando firmaron a otro miembro del quinteto titular actual, Robertson. Recién mandado desde Golden State Warriors.

En el año 2015 despide a Scott Brook y le da una oportunidad al rookie Billy Donovan. Con él llegan a la Final de la Conferencia Oeste y ponen contra las cuerdas al Campeón de la NBA del pasado año, los Warriors. Una decepción debido a que se llegaron a poner 3-1 en la eliminatoria. Un hecho que marcó un antes y un después.

 

Etapa post-Durant

Sin lugar a duda, el momento más difícil fue cuando perdió a Kevin Durant. Su MVP decidió darle la espalda y unirse al enemigo que le privó de aquella ansiada final. Un golpe que podría haber dejado KO a cualquiera, pero no a él, no a Sam. Ese verano toma la difícil decisión de deshacerse de otro pilar del equipo, Serge Ibaka. A cambio los Thunder obtienen a Oladipo, Sabonis y a Ilyasova. En esa misma postemporada se repesca a Abrines y se convence a Westbrook de que siga (que no es moco de pavo).

jrg1975

Ahora llega la parte bonita y sorprendente, la magia de los trades. La primera obra de arte se produjo cuando convenció a un frustrado Gar Forman que traspasase a Taj Gibson y a su joven promesa Doug McDermott por Joffrey Lauvergne, Anthony Morrow y Cameron Payne. Cabe destacar que a día de hoy tan sólo Payne sigue en los Bulls tras el traspaso y con una mera función de animador del banquillo. En cambio con McDermott y con Kanter, Sam Presti, consiguió hace escasos días a todo un Carmelo Anthony. Pero no nos adelantemos que por el camino se había hecho con los servicios de Paul George.

Es decir: Sam Presti ha dado a Victor Oladipo, Domantas Sabonis, McDermott y Enes Kanter, y a cambio ha conseguido a dos estrellas de clase mundial, Carmelo Anthony y Paul George. En definidas cuentas, un año después de perder a Durant sin recibir nada a cambio, ha formado un Big Three compuesto por Carmelo Anthony, Paul George y Russell Westbrook. Una auténtica maravilla. Una exhibición digna de una estrella. Porque Sam Presti lo es. Oklahoma vuelve a soñar, y de que manera.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This