Conecta con nosotros

NBA

Lonzo Ball ajusta la mirilla y afina su puntería

El rookie de los Lakers ha tenido graves problemas para ver aro, pero en los últimos partidos está cambiando la dinámica.

lonzo ball

Lonzo Ball tiene infinidad de miras puestas en él. Mucha presión para un jugador recién aterrizado en la mejor liga de baloncesto del mundo y el joven base de Los Angeles Lakers empieza a saber lidiar con ella.

El último número dos del Draft de la NBA tiene además presión por partida doble, como si ser un «pick» tan alto no fuese suficiente presión, ya que mucha gente está esperando a que Lonzo falle para poder criticar…a su padre. Las constantes bravuconadas de LaVar Ball no benefician en absoluto al jugador, pero él tiene que saber evadirse y dedicarse a jugar al baloncesto, algo que cada vez hace con mayor precisión.

En estos primeros 30 partidos de temporada, Lonzo Ball ha demostrado que es un jugador especial a la hora de encontrar a sus compañeros en jugadas rápidas, coger el rebote y apenas lo tiene capturado ya está soltando la asistencia a otro jugador de oro y púrpura que está corriendo para anotar solo al contraataque. Lonzo hace que los Lakers corran, con uno de los “pace” más altos de toda la competición.

Su gran virtud, el pase, no ha dejado lugar a la duda. Ahora bien, las mayores críticas han llegado a la hora de su acierto en el tiro.

 

El poco acierto lastra el inicio de Lonzo Ball

Lonzo Ball empezó la temporada con unos porcentajes que bien se podrían aplicar a una frase del propio Kobe Bryant tras un muy mal partido de los Lakers. “Nos pones en un bote a lanzar balones al océano y no metemos una”.

Sus porcentajes en los siete partidos en octubre fueron muy flojos, quedándose en un 33.3 % en tiros de campo, 28.6 % en triples y un 55.6 % en tiros libres. Lejos de mejorar, en noviembre la situación comenzó a ser más preocupante y sus porcentajes cayeron hasta un 30.4 % en tiros de campo, 24.3 % en triples y un paupérrimo 42.9 % en tiros libres en 14 partidos disputados por el rookie de los Lakers.

Dichos guarismos han sido el centro de las críticas de los analistas de la NBA y de las mofas de los aficionados menos simpatizantes con los Lakers y, sobre todo, con LaVar Ball. Razón no le ha faltado a las críticas. Los porcentajes de acierto de Lonzo han sido demasiado malos incluso para un novato en la liga, pero con jugadores de 19/20 años hay que tener paciencia, algo a los aficionados al deporte (sea cual sea) no suelen estar muy acostumbrados.

 

Confianza, constancia, y resultados

Demostrando buena cabeza, Lonzo Ball está acabando el año 2017 con una notable mejora en su tiro. Se está quitando la espina. Si algo hay que reconocerle al «rookie» es que no se esconde, tal y como demuestra su cantidad de tiros tanto en octubre, como en noviembre y diciembre, y es que son prácticamente idénticas. A pesar de fallar y fallar y fallar, Lonzo ha seguido asumiendo tiros e intentando que la pelota empezase a entrar con más frecuencia.

En los nueve partidos que han disputado los Lakers en lo que llevamos de diciembre, Lonzo Ball ha empezado a anotar. De ese 30.4 % en tiros de campo ha subido a un 43.8 %, del 24.3 % en triples ha llegado a un decente 38.3 % y en los tiros libres apenas se encuentra con el 50 % de acierto, lo que supone una mejora pero sigue estando lejos de lo que debería acertar un base en la NBA en este apartado. Bien es cierto que su paso por la línea de tiros libres es casi testimonial, ya que acude solo un par de veces de media por partido a la franja de castigo de Shaquille O’Neal o DeAndre Jordan (y la vieja enemiga de Andre Drummond).

Encadena ya cinco partidos superando los 13 puntos, dejando grandes actuaciones como la del enfrentamiento de los Lakers ante los Warriors, con 24 puntos y muy buenos números desde la larga distancia, con un solo fallo en los seis lanzamientos de tres que intentó.

 


 

Lonzo acaba de llegar a la NBA, y merece un tiempo de adaptación. No todos los rookies pueden ser como Jayson Tatum, que parece que lleva en la NBA varios años desde que pisara la liga hace apenas dos meses. Algo que no podemos discutir es que su mecánica no es la más ortodoxa que hemos visto en la NBA, pero el rookie va afinando la puntería y empezando a sentirse cómodo y confiado con su tiro. Las críticas irán cediendo en ese aspecto, todo mérito del trabajo y la mejoría del propio Lonzo.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This