Conecta con nosotros

NBA

LeBron y su futuro: ¿es compatible con los Rockets y Harden?

Nos espera una temporada de especulación en torno a LeBron. Pero este caso, con los Rockets, es interesante.

LeBron James Cleveland Cavaliers

Erik Drost (CC)

LeBron James termina contrato y abandonará los Cleveland Cavaliers. O al menos eso parece. Se comentan destinos como los Lakers o los Sixers, conjuntos jóvenes y atractivos. Pero, ¿y los Houston Rockets?

 

LeBron James y las maniobras de Morey

Antes de soñar con James en los Rockets y un equipo salvaje, hay que ver las posibilidades. Salarialmente hacerse con LeBron está al alcance de muy pocos y en Houston no están en una situación de flexibilidad salarial.

En realidad sí la tendrán. El próximo verano terminan contrato tres figuras claves del entramado de Mike D’Antoni: Chris Paul, Trevor Ariza y Clint Capela. Renovar a Paul y Capela es básico para el proyecto con LeBron. Ariza no haría tanta falta, aunque a sus 32 años puede aceptar una rebaja salarial importante.

Los casos de Paul y Capela no son sencillos. El base puede firmar un máximo de hasta 35 millones de dólares, cifra imposible de alcanzar si se pretende sumar a James, y Capela -al menos con este tienen los derechos «bird»– termina su contrato «rookie» y debe superar los 15 millones anuales.

Conocemos a Morey y sus habilidades. Traspasaría los incomprensibles 20 millones de Ryan Anderson y posiblemente los casi ocho de PJ Tucker. La situación es compleja, aunque como hemos visto -entre otros con Chris Paul este verano- si una estrella quiere ir a un equipo lo conseguirá. Más todavía si es LeBron James.

 

¿Es compatible LeBron con el proyecto de los Rockets?

No debe haber dudas con el sistema. Rodear a LeBron de tiradores en un esquema que prioriza atacar el aro y el lanzamiento exterior es ideal para él. El «small-ball», adorado por D’Antoni, alcanzaría cuotas muy serias con LeBron de falso pívot. Un equipo construido para destruir a los Warriors.

El reparto de jerarquías es el comedero principal. Los Rockets son el equipo de James Harden, un jugador de la primera línea de la NBA. MVP por rendimiento durante los últimos años. Cuesta la simple idea de ver al Rey delegar en funciones. No es un caso como el de Stephen Curry y Kevin Durant, integrados con roles diferentes y jerarquías aceptadas por su forma de ser. Esto es muy distinto. El hipotético fichaje de LeBron James revolucionaría totalmente Houston.

LeBron dijo tras la salida de Kyrie Irving que su idea era cederle las llaves de Cleveland llegado el momento. ¿Aceptaría ser parte del equipo de Harden? Cuesta creerlo para el próximo curso, aunque sería lo mejor para él. Muchísima menos carga ofensiva al repartirla con dos de los mejores generadores de la historia del baloncesto, que le permitirían mayores descansos y una mayor implicación defensiva.

 


 

Aún estamos demasiado lejos. LeBron siempre dice que no se plantea su futuro hasta que no llega el momento de hacerlo. Es decir, hasta el próximo verano el mejor jugador del planeta no barajará sus opciones de futuro.

Los ejecutivos de la NBA ven serias opciones de que Houston trate de firmar a LeBron y, del mismo modo, ven serias opciones de que LeBron considere los Rockets.

¿Chocarían dos jugadores de calibre MVP y con tanto uso de balón? Imposible saberlo, más en pura especulación, pero la sencilla percepción de un «big-three» de tales dimensiones ya provoca temblores en el Universo NBA.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This