Conecta con nosotros

NBA

La Death Lineup con LeBron de pívot es la mejor opción de Lakers

Un Quinteto de la Muerte como el de los Warriors pero en versión Laker. Tiene sentido, la pregunta es cómo jugarán.

lebron james sixers

De Cleveland a Los Angeles, LeBron cambia el destino de los Lakers | Guillermo Mayol (The Wing)

La firma de LeBron James por Los Angeles Lakers es una realidad. El Rey se vestirá de púrpura y oro los próximos cuatro años para establecer su reino en el Salvaje Oeste, una prueba que será recordada en su legado como éxito o fracaso.

Más allá de la dificultad de la misión, la locura se desatará dentro de poco en California. El jugador más mediático, la estrella más potente y brillante del firmamento NBA, junto a la segunda franquicia más valiosa y una de las más populares del planeta. Esto fue solo un adelanto y era la Summer League.

 

Sin una segunda estrella junto a LeBron

Los Lakers deben acostumbrarse -y nosotros también- a que LeBron es la estrella de su equipo. La luna de miel tras el fichaje ya ha terminado y es el momento de pensar en cómo serán Los Angeles Lakers en el año uno de LeBron James.

La plantilla está cerrada. Salvo algún pequeño movimiento y ultimar el roster ya sabemos quienes serán los jugadores que completen la rotación de Luke Walton. Magic tenía el papel de buscar una segunda estrella tras la llegada de James, pero Paul George renovó con Oklahoma y sobrepagar por un traspaso de Kawhi Leonard carecía de sentido.

LeBron James firma por Los Angeles Lakers… ¿sin espacio para otra estrella?

Magic traspasó en febrero a Jordan Clarkson y a Larry Nance, sumándose la marcha en la Agencia Libre de Julius Randle a Nueva Orleans. Hubiese sido un contrasentido desembolsar los contratos de jóvenes muy útiles como estos tres para sacrificar más talento joven por Leonard.

Los Lakers de LeBron se construirán entre los jugadores de este año, veteranos con contratos bajos y las estrellas que esperan sumar en 2019 (Kawhi, Durant, Klay, Cousins, Butler, ¿Kyrie?…) en un mercado plagado de excelentes nombres.

 

Rondo, Lance, McGee… Los fichajes confusos de Magic

Nadie esperaba hace un año, incluso hace un mes, que Rajon Rondo, Lance Stephenson, Michael Beasley y JaVale McGee fuesen futuros compañeros de LeBron James. Fichajes que chocan con el estilo al que acostumbra LeBron desde su etapa en Miami: tiradores para abrir la pista, algo que solo Beasley puede hacer y tampoco se trata de un especialista desde el triple.

Rondo, Lance, Michael y JaVale responden a un perfil de veterano diferente al que vemos con el Rey. Tampoco la plantilla en general responde a ese perfil de 3&D que tanto casa con LeBron. De hecho solo están en ese papel Kentavious Caldwell-Pope y Josh Hart.

Con estos jugadores llegamos a una de las premisas principales del plan de Magic en colaboración y aceptado por James: probar a un LeBron diferente. En los Lakers quieren construir un equipo distinto a lo habitual alrededor de LeBron, incluyendo un estilo prácticamente opuesto por parte del cuatro veces MVP.

 

Un LeBron sin balón y al poste

En Miami, Wade era quien se repartía con James el peso de la generación, mientras Bosh hacía de interior abierto. En Cleveland, Irving replicaba el papel de Dwyane y Love el de Chris. Los Mike Miller, Ray Allen o Shane Battier eran sustituidos por Kyle Korver, JR Smith o Jeff Green; al igual que el rol de interior atlético, como Chris Andersen o Tristan Thompson.

Los dos equipos de los años más gloriosos de la carrera de LeBron comparten muchas características. Pero los Lakers que veremos esta próxima temporada serán diferentes, por lo menos esa es la idea.

LeBron James y su nuevo proyecto en Lakers

Según contó ESPN poco después de conocer el fichaje, LeBron habló con Magic sobre desarrollar su juego hacia una vertiente similar a la que mostraron Jordan y Kobe en las etapas finales de sus carreras: un menor peso generador y mayor uso del poste.

Hace unos meses ya dijo el propio James que en la siguiente etapa de su carrera quería jugar sin balón, algo que jamás hemos visto. LeBron es uno de los mejores bases de la historia de la NBA y sabe desde hace tiempo que quiere probar algo opuesto. Muestra de ello es la continuidad de Lonzo Ball o los fichajes de Rondo y Lance, playmakers para liberar a LeBron.

A nivel defensivo los Cavs de estos últimos cuatro años si quedan muy lejos de lo que podían ofrecer los Heat del big-three. Magic y Rob Pelinka tenían la tarea de traer refuerzos en esta faceta y los encuentran en los mismos Rondo, Stephenson y McGee, más los jóvenes Hart o Caldwell-Pope.

 

La plantilla de los Lakers: año uno de LeBron

Guillermo Mayol (The Wing)

Nueve jugadores componen la rotación principal de los Lakers para Luke Walton, diez con James, a los que divido en tres categorías:

Veteranos

Fácil, ¿no? Rondo, Lance, Beasley y Mcgee forman esta parte. Todos apuntan a roles destacados, aunque dependerá en gran medida de lo que hagan los jóvenes. Rajon es uno de los jugadores más inteligentes de la liga; Stephenson, un buen revulsivo para el banco; Beasley, un sólido anotador denostado por sus primeros años de carrera; y McGee, un defensor y finalizador correcto.

Jóvenes que encajan con LeBron

Pocas dudas tengo acerca de lo útiles que serán Josh Hart, Kentavious Caldwell-Pope y Kyle Kuzma durante este primer año. Son los tres mejores triplistas del equipo y jueguen como juegen los Lakers tendrán muchos tiros desde el exterior. Hart y KCP encajan en el papel de 3&D, mientras Kuzma es el forward abierto que siempre conecta con el 23.

Jóvenes por probarse junto a LeBron

Dos jugadores para cerrar a los nueve que divido, y son Lonzo Ball y Brandon Ingram. Los dos mayores talentos oro y púrpura, las esperanzas de la temporada. De su adaptación, aprendizaje y rendimiento dependerán buena parte de los logros colectivos de la primera temporada y, muy posiblemente, su continuidad en el proyecto.

 

Aparte de los nueve y LeBron, encontramos otros jóvenes que pueden tener minutos y sorprender, pero la temporada angelina se basa en los tres grupos anteriores. Y, por supuesto, el papel de Luke Walton y la relación que establezca con James y este renovado equipo, tema a tratar en otro artículo.

 

Los dos principales problemas de la plantilla de los Lakers

Peter Wong

Eric Pincus, periodista especializado en los Lakers, charló con varios ejecutivos durante la Summer League y uno de la mítica franquicia californiana le confesó lo siguiente:

“Puede que no lo veamos el primer día, pero el staff quiere nuestra propia versión del Quinteto de la Muerte de los Warriors con Lonzo, Hart, Ingram, Kuzma y LeBron”.

La idea está muy bien tirada y se relaciona perfectamente con los dos problemas de la plantilla.

El puesto de pívot

JaVale McGee, Ivica Zubac y Moritz Wagner. Siendo realistas, la de los Lakers será una de las dos o tres peores rotaciones de cincos de toda la NBA. McGee viene de tener un papel testimonial durante varios años en los Warriors y cuando ha jugado ha dejado destellos en defensa y ataque. Ahora se enfrentará al reto de pasar del mejor equipo del planeta, con un rol en el que apenas toca el balón y rodeado de una defensa élite, a un equipo donde debe aportar. Veremos sus verdaderas lagunas.

Zubac y Wagner parecen condenados al ostracismo en el primer año de LeBron. Zubac apenas jugó la pasada temporada y este curso pinta incluso peor, ya que el alemás recién elegido en el Draft puede ofrecer un tiro exterior que vendría muy bien a la rotación con cuentagotas.

Había formas de renovar a Randle y a Brook Lopez, pero Magic y Pelinka prefirieron otro tipo de refuerzos. Quizás dejar escapar a Julius termine siendo un error.

Falta de talento diferencial

La realidad de los Lakers es que la plantilla tienen un nivel de talento diferencial muy bajo. LeBron es el único All-Star y entre los veteranos solo Rondo -y en circunstancias favorables- es capaz de ser determinante durante muchos minutos de una serie de Playoffs.

De los jóvenes podemos esperar más o menos, pero su desarrollo guiará el camino de la temporada. Ingram y Ball son dos grandes proyectos, pero aún verdes, con años de trabajo por delante y sin experiencia en la postemporada.

Los Cavs apuestan por competir con Kevin Love

La idea de imitar a los ‘Hampton 5’ es acertada por la evolución del baloncesto hacia la versatilidad y el espaciado y la falta de un interior que marque diferencias. Pero también va a exigir mucho de LeBron James.

 

¿Cómo jugarán los Lakers de LeBron?

La primera clave es el uso de balón que tendrá James. En los Cavs de esta última temporada sin Kyrie hemos visto una dependencia máxima de lo que hiciese con el balón. De hecho tuvo un uso del 35%, el más elevado de su carrera desde la 2009/2010, la temporada anterior a marcharse a Miami. Esto en los Lakers no será así, el LeBron-sistema ya no funciona si lo que buscas es vencer a estos Warriors.

Tampoco veremos a LeBron perder totalmente la pelota. Ahora toca imaginarle en acciones de pick&roll en las que McGee pone los bloqueos y le rodean Lonzo, Ingram o Hart. Desde su bote pueden seguir aprovechando un gran número de ventajas, aunque pasen a un plano secundario de la ofensiva.

A falta de conocer el quinteto titular del equipo, el juego en 2×2 entre LeBron y McGee parece un arma que deben aprovechar los Lakers desde el inicio. Pueden rodearles de tiradores y hacer algo más clásico y seguro del juego de James. La especialidad de McGee en ataque es bloquear y continuar al aro, un estilo de interior con el que LeBron ya ha demostrado conectar en ataque. Además LeBron prefiere generar desde el lado izquierdo y McGee finalizar por el centro y la derecha, encajan muy bien sobre el papel.

Es aquí donde Hart (40’9%), Caldwell-Pope (38’5) y Kuzma (37) cobran gran importancia, al igual que la mejora y consistencia en el tiro de tres para Ingram y Lonzo. Los pases de lado a lado de LeBron representan una de sus mejores bazas y Luke Walton viene de los Warriors del extra pass, por lo que seguro quiere seguir aprovechando la visión del Rey.

Ya desde el poste, uno de los lugares predilectos de LeBron para generar el ataque, puede encontrar esos pases hacia tiradores y, además, un mejor entorno. El balón puede llegar a él desde diferentes jugadas que suele usar Walton y tiene en Ingram un valor muy importante cortando hacia el aro. Al igual que Brandon, Ball y Kuzma son otros dos jugadores muy capaces de atacar la canasta sin balón.

Sin conocer las alineaciones que trabaja el cuerpo técnico es muy difícil, pero con los jugadores que tienen los pistoleros deben ser muy apreciados. Hart, Kuzma, KCP e Ingram son los principales triplistas y deben buscar rotaciones para que siempre haya dos de los cuatro en pista.

La parte más interesante es la de LeBron sin balón y lo primero que quiero ver es a Lonzo entendiéndose con James. Ball apenas ha jugado mucho pick&roll en su primera temporada, solo 4’1 posesiones por partido (lejos de las 10’5 de Schroder o las 10’8 de Kemba) junto a una efectividad muy baja de 0’63 puntos por posesión. Pero con LeBron como bloqueador la historia cambia.

Más balones a Lonzo para jugar el pick&roll o el pick&pop con LeBron abren muchísimas opciones. Ball es un generador excelente y en su primera temporada ha demostrado una visión y un entendimiento del juego muy elevados. Tener a LeBron como continuador es muy diferente a tener a Julius Randle. LeBron genera una atmósfera defensiva en movimiento en consecuencia a su desplazamiento: sería un 2×2 entre dos de los jugadores con más IQ de toda la NBA, siendo uno de ellos un acaparador constante de defensas. Los tiros abiertos y cortes de compañeros serían un auténtico festival.

La conexión entre Lonzo y LeBron apunta a ser muy especial. Salvando distancias, una similar a la que mostró con Kyrie mucho antes de jugar con él.

¿Y cómo gestionarán a Brandon Ingram? Con tres playmakers además de LeBron, Ingram debe centrarse en la consistencia anotadora sin balón (triples y cortes) y la defensa. LeBron dijo que veía en él un “futuro All-Star” y Brandon debe aprovechar este año para aprender y conseguir regularidad. Su año sophomore fue algo decepcionante, aunque la curva de la temporada muestra progresión.

La progresión silenciosa de Brandon Ingram

También habrá que fijarse en la forma de rotar veteranos y jóvenes. Lance, Rondo y LeBron no pueden coincidir juntos en pista, sería un abuso de jugadores amasadores de balón y un grave problema para el espaciado. Sin embargo, uno entre Rondo y Stephenson, LeBron y Beasley pueden jugar juntos mientras las dos posiciones restantes sean para tiradores.

De hecho, los fichajes de los veteranos han despertado muchas bromas en redes sociales y los Lakers empiezan a recibir el apodo del ‘Meme Team’. No podemos olvidar que Beasley y LeBron coincidieron en Miami y, según Brian Windhorst, James tiene muchísimo respeto por el ex de los Knicks. También McGee y Beasley son buenos amigos, como han contado en las últimas semanas. La química jugará un factor fundamental en este equipo.

En cuanto a la distribución de los playmakers sin tiro, Rondo y Lance (Lonzo tuvo rachas de tiro muy buenas la pasada temporada, el potencial está ahí), al lado de LeBron, todo parece idílico sobre el papel. LeBron prefiere el lado izquierdo; Rajon se ajusta a las necesidades del equipo y, pese a que tiende ligeramente más hacia la zona izquierda, su generación se muestra muy equilibrada; y Stephenson prefiere la cabecera y el lado derecho. Todos contentos.

Estos últimos años y más tras la salida de Kyrie se ha apreciado como los Cavs disponían de muy pocas variantes ofensivas. Todo se limitaba a darle el balón a James y, de vez en cuando, bloqueos y engaños a través de los movimientos de Korver. Muy poco trabajo táctico en Cleveland.

El baloncesto vira más que nunca hacia los extremos: los Rockets de los aclarados verticales y los Warriors de los pases horizontales (pese a unos Playoffs en los que han abusado del uno contra uno). Luke Walton usaba dos esquemas principales la pasada temporada que con LeBron pueden explotar un rendimiento altísimo: el spanish pick&roll y la UCLA high post offense.

Por último, la gran duda. ¿Puede ser LeBron el Draymond Green de estos Lakers? Su dominio y su capacidad dicen que sí; sus últimos años, que no. James tendría que descargarse muchísimo en ataque para centrarse en defensa, algo que puede hacer Green y parece sumamente complicado para LeBron: uno será la gran referencia ofensiva, el otro sirve como generador entre anotadores de élite y su principal tarea es defender.

Además desde que salió de Miami el esfuerzo de LeBron en defensa durante la temporada regular es muy bajo, alcanzando momentos de desconexión dignos del James Harden de hace un par de temporadas. A eso hay que sumar su escasa experiencia como pívot durante los últimos años y el verdadero interés que puede tener en esta opción dentro de unos meses.

 


 

El primer año de LeBron en Los Angeles será de prueba. De prueba para Lonzo e Ingram, para Luke Walton, incluso para el propio LeBron. La plantilla no basta para vencer a equipos del Oeste como Warriors, Rockets o Utah salvo que los jóvenes sorprendan y rindan a niveles de All-Star.

Sabe raro y suena muy duro malgastar un año de James, más cuando se acerca a cumplir 34 años por mucho que muestre el mejor nivel de baloncesto de su carrera. Pero cuando el Rey decidió trasladarse a California aceptaba un compromiso a largo plazo en el que él mismo quiere testar a los jóvenes y con motivos más allá de lo deportivo.

Luces, cámaras… y LeBron

Los Lakers volverán a Playoffs, aunque puede pasar de todo durante la temporada. Entre los diferentes ejecutivos de los oro y púrpura que hablaron con Pincus, unas de las declaraciones fueron: “el roster de octubre puede que sea diferente al de febrero”.

Pero no todos tienen tan claro que los Lakers vayan a terminar como uno de los mejores del Salvaje Oeste. Un ejecutivo de otro equipo de la misma conferencia dijo que no ve a los Lakers en Playoffs y otro se mostró muy escéptico con la idea de LeBron haciendo de cinco.

Me cuesta ver a estos Lakers en el top cuatro del Oeste. Warriors, Rockets o Jazz son mejores equipos con más recorrido, y Oklahoma, Pelicans y Blazers pelearán por los siguientes puestos. Los Lakers dejan más dudas y, para mí, entrarán en Playoffs sin ventaja de campo para la Primera Ronda, hagan o no traspasos.

Sobre el nuevo rol de LeBron James creo que los jóvenes tendrán más peso en el funcionamiento del Rey como una pieza diferente de lo que parece, en especial Lonzo e Ingram. Si los jóvenes crecen, se adaptan al lado de LeBron y marcan diferencias, James podrá trabajar de otra forma.

Obviamente usar a LeBron de cinco y enfrentarle a Draymond, Capela, Towns o Gobert en Playoffs es un plan arriesgado, pero me parece mejor que confiar en JaVale McGee. La Death Lineup con James puede ser una opción excelente si Kawhi llega el próximo verano y tienen una estrella para el entramado defensivo (tendrán para ofrecer un contrato por el máximo).

Mientras tanto, LeBron como falso interior en los Lakers es más un parche que una verdadera solución.

 

 

Bibliografía: Clean The Glass, nba.com/stats, Basketball Reference y Bball Breakdown

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This