Conecta con nosotros

Playoffs

LaMarcus Aldridge alarga una serie sentenciada

Un enorme partido de LaMarcus Aldridge y un de nuevo rejuvenecido Ginobili dan el primer (¿y único?) punto a los Spurs.

Ganar o morir. Esa fue la mentalidad que debían tener los San Antonio Spurs y LaMarcus Aldridge antes de salir a la pista. Pero sus rivales no tenían ninguna prisa en dejar en K.O a su presa. Tal fue así, que los Golden State Warriors salieron con una tranquilidad en defensa que daba a los Spurs una total libertad para anotar tiros sencillos. De tal manera que dominaron la primera mitad sin casi oposición alguna.

Tal era el desconcierto de los Golden State Warriors, que en la primera mitad, firmaron un porcentaje realmente horrible. 34% en TC y 30% en el tiro de tres. Con Klay Thompson firmando un 2/9 en sus tiros de campo.

 

Kevin Durant lo intentó casi en solitario

Sin Stephen Curry y con un Klay Thompson totalmente anulado como amenaza exterior, fue el alero quién quiso poner la guinda al pastel y barrer a los Spurs. Pero su colosal partido, donde llegó a firmar 34 puntos y 13 rebotes no llegaron a enganchar a sus demás compañeros, hasta tal punto que Steve Kerr no conseguía encontrar otra situación ofensiva que no fuera su alero. Es más, tan solo Klay Thompson (con 12) y Shaun Livingston (con 10), acompañaron a Durant con dobles cifras en anotación.

 

LaMarcus Aldridge cerró el trabajo de los Spurs

En líneas generales, el trabajo de los Spurs fue (excepto en pequeños momentos de la segunda parte) redondo. Supieron llevar el partido a un ritmo calmado y sobretodo, sus exteriores tuvieron valentía. Dejounte Murray con un 3 de 4 en triples, Patty Mills con un 3 de 7 o Manu Ginobili con un 3 de 5 fueron vitales para que los Spurs supiesen mover el balón e ir encontrando tiros liberados. A la vez de dar oxígeno para atacar la zona.

Y fue con eso donde surgió LaMarcus Aldridge. Desde el minuto uno, salió con ganas de dominar la pintura, y así lo hizo. Actuó como poste cuando los suyos lo necesitaban para mover y en los momentos clave, como ejecutor sin fallo. Tanto que hasta se vino arriba con el triple, anotando tres de tres y demostrando que hoy era imposible que fallara.

 

 

Y luego, Manu

Es imposible no mencionar al argentino. De nuevo, nos volvió a brindar uno de esos días donde parece que la edad es tan solo un número. Desatascó a los suyos en ataque cuando era necesario y nos regaló otro de sus clásicos movimientos.

 

 


A pesar de todo, el partido les salió bien a los de Ettore Messina porque los Golden State Warriors no salieron con hambre de ganar el partido. La eliminatoria vuelve el martes a la noche al Oracle Arena para el quinto partido y muy difícilmente vaya a pasar más allá de este cruce. 

Comentarios

Más en Playoffs

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This