Conecta con nosotros

NBA

Los Lakers, LeBron James y el «modo Playoffs» dejan sensaciones pésimas

Aún pueden alcanzar los Playoffs, pero la impresión es la contraria. Mucho a corregir.

lebron james lakers
Los Lakers no arrancan pese a la vuelta de LeBron James | Guillermo Mayol (The Wing)

Los Lakers están en una situación muy complicada. Después de un cierre de traspasos en el que Anthony Davis se escapó, la carrera por los Playoffs desprende peores sensaciones para los oro y púrpura a cada partido que juegan.

La vuelta de LeBron James tampoco supone victorias para los Lakers. Hay partidos de sobra para entrar, pero el tiempo y el calendario juega en su contra. ¿Qué les ocurre?

LeBron James regresa de la lesión y pone el modo Playoffs

Hace unos días LeBron revolucionaba las redes al decir que activaba antes de tiempo el «modo Playoffs». Cuando James dice esto, hay que tenerlo en cuenta. No en vano han sido años de sometimiento en el Este en Playoffs.

«Soy un jugador de baloncesto. Ponme en el campo y voy a hacer jugadas ofensivas y defensivas. Yo sacrifico mi cuerpo. Me sacrifico por el equipo«, decía LeBron.

Curioso que esas palabras lleguen cuando su implicación defensiva vuelve a estar a niveles pésimos desde que volvió de la lesión. Una baja que, recordemos, le tuvo más de un mes fuera. La más grave de su carrera.

Si bien no es lo peor ni lo más preocupante de la defensa de los Lakers, que James hable de aumentar su implicación y sacrificarse y deje estas imágenes es terrible. Y no es solo este partido, contra Houston el pasado 21 de febrero dejó secuencias similares.

Ofensivamente adquiere más peso. Más balón y más tiros. Promedia triple-doble desde su regreso, con 24,5 puntos, 10,5 asistencias y 10,6 rebotes. ¿Problemas? La efectividad desciende, especialmente en el triple, donde está viviendo su mejor temporada (31% desde la vuelta) y perdiendo más balones.

Muchos se preguntan si su estado físico es el ideal. Que si esta lesión ha tocado la máquina atlética que siempre ha sido el rey. Es cierto, hay vídeos en los que parece correr y saltar menos. Luego veo esto y se me pasa.

Físicamente está muy bien, pero claro, el tiempo pasa por todos y tiene 34 años. Algún bajón físico debe existir. Y si queréis otra jugada, por aquí la tenéis.

El problema se aleja del físico. El problema de LeBron James reside en su grado de implicación defensiva, que como bien sabemos es muy irregular en los últimos años y deja tramos vergonzosos para un jugador de su talla.

La defensa del resto de los Lakers tampoco mejora

Si lo leído hasta ahora os hace pensar que los Lakers defienden mal por LeBron, nada más lejos de la realidad. Este equipo que comenzó la temporada siendo una referencia atrás es ahora uno de los peores.

Han pasado de ser una defensa de entre las diez mejores de la NBA a ser la cuarta peor defensa desde el 19 de enero. Un dato terrible para unos Lakers cuyo ataque tiene graves carencias y necesita que su defensa se imponga en los partidos.

La imagen de esta noche ante Memphis es pésima. Un equipo con muchísimos cambios que acaba de perder una referencia como Marc Gasol dominó ofensivamente a los Lakers. No, no es broma. Noah, Wright y Valanciunas parecían All-Stars.

Brandon Ingram es capaz de lo mejor y lo peor. Contra los Celtics le hemos visto secar a Kyrie Irving, para después recibir destrozos de jugadores secundarios. Otro desaparecido es Josh Hart, 3&D del que se esperaba una gran temporada y que muestra una peor defensa que la pasada temporada.

JaVale McGee y Tyson Chandler tampoco están al nivel de hace unos meses, en especial el segundo. De hecho el periodista Eric Pincus asegura que los Lakers están pendientes de DeAndre Jordan por si los Knicks le cortan.

¿Está roto el vestuario?

Me cuesta pensar esto cuando poco después del cierre de traspasos los Lakers consiguieron una de las mejores victorias de la temporada ante los Celtics en el Garden. Pero evidentemente la situación no es la ideal allí dentro.

LeBron ha dado varios palos públicos a los jugadores tras las derrotas y la sensación es que algo no funciona. Sobre todo cuando uno ve a estos Lakers defender, es evidente que existen problemas de comunicación.

Si la relación en el vestuario es mejorable, el resultado en la pista también.


También es momento de hablar de Magic Johnson. La planificiación de la plantilla para la temporada ha fallado. El traspaso por un tirador como Reggie Bullock debió llegar antes y la salida de Ivica Zubac sacó al mejor pívot de los Lakers en ese momento.

Por supuesto hay otro factor a tener en cuenta: las lesiones. No es solo LeBron James y ahora mismo está de baja Lonzo Ball, fundamental para la defensa del equipo. Eso sí, tu equipo y la defensa no dependen de un jugador de segundo año.

El calendario de los Lakers situaba equipos sencillos en estas primeras jornadas y lo más complicado para el final. Se supone que deberían ganar ahora y subir mucho, pero visto lo visto, quizás es mejor que solo se enfrenten a equipos de Playoffs. Porque cada vez que los Lakers se enfrentan a un equipo a priori peor dejan una imagen lamentable.

Y los Playoffs, aún alcanzables, pintan más lejos cada día por sensaciones. Y de llegar, mucho debe cambiar la situación -y LeBron- para no recibir un 4-0 en Primera Ronda.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This