Conecta con nosotros

NBA

Los Lakers llevan 17 derrotas en 20 partidos, ¿qué ocurre?

La defensa de Lakers pasa de ser élite a una de las peores. Los resultados y el vestuario se resienten.

julius randle los angeles lakers

Keith Allison (CC)

Los Angeles Lakers pierden otro partido. Ya no es sorpresa que los angelinos caigan, de hecho la sorpresa sería todo lo contrario. Su temporada comenzó con mucha emoción -Lonzo Ball y las demás caras nuevas- y con buenas sensaciones. Todo ello se esfuma en un tramo nefasto de 20 partidos.

 

Los Lakers pasan de una defensa de élite a una de las peores

La NBA nos trajo durante los primeros 18 partidos un renovado equipo de Luke Walton. El ataque no funcionaba bien, pero la defensa era una auténtica maravilla. Cambios defensivos, agresividad, mucho rebote y velocidad al contraataque. Los oro y púrpura te ejecutaban desde su defensa para terminar en rápidas canastas. ¿Dónde queda todo eso? En los primeros 18 partidos.

Porque en los siguientes 20 Los Angeles Lakers vuelven a ser ese equipo al que acostumbran desde hace años. La defensa se supera con una facilidad pasmosa y el balance defensivo es prácticamente inexistente. Permiten porcentajes altísimos a sus rivales y su poderío en el rebote disminuye. Los números son muy claros.

Los problemas de lesiones, la falta de comunicación (un líder veterano que ejerza de líder vocal), mucha juventud en pista, menos minutos en las alas para Corey Brewer (gran rendimiento defensivo el suyo en el primer tramo de curso)… Muchos puntos explican el descenso de productividad defensiva, donde residía la clave de su éxito.

 

¿Tiene solución el drama de Los Angeles Lakers?

Al igual que ya demostraron ser capaces de defender a alto nivel pueden volver a hacerlo, ¿no? Sí, es cierto. Los Lakers han probado ser una muy potente fuerza defensiva, pero no parece que puedan volver a ese rendimiento. Estos problemas defensivos -y de rendimiento- se potencian por la incertidumbre que rodea a varios jugadores clave. Entre ellos, Jordan Clarkson y Julius Randle.

Los Lakers mantuvieron una reunión antes de fin de año para comentar las frustraciones del equipo. Su ataque funciona mal desde el primer partido. Algo comprensible con un base rookie (Lonzo), una referencia aún verde (Ingram), jugadores que deberían ver más minutos pero cuyo futuro les deja un rol menor (Randle y Clarkson) y más jóvenes y jugadores de calidad limitada. Pero no su defensa, cuyo nivel está a unos niveles inesperados hace mes y medio.

 


 

Nueve derrotas seguidas, doce en los últimos trece partidos y 17 en los últimos 20. Ese es el balance de estos Lakers. Más allá de su rendimiento -y de no tener pick, algo que agradecen los Celtics- el cielo se oscurece para la franquicia púrpua y oro.

Ese plan de Magic Johnson, liberar salarios y no renovar a jóvenes prometedores en busca de LeBron James o Paul George, ¿cómo podrá llevarse a cabo bajo estas circunstancias? Ni se desarrolla en la dirección correcta, ni se atrae a los grandes nombres. Por mucho que sean los Lakers.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This