Conecta con nosotros

Especiales

La Kyrie Irving dependencia de los Celtics pide traspasos

Los verdes son un equipo maravilloso con Kyrie Irving en pista y un desastre sin él. Necesitan soluciones.

Kyrie Irving ya es el líder de un proyecto, lo que quería con su marcha de Cleveland | Guillermo Mayol (The Wing)

Nadie esperaba que tras el durísimo revés de la lesión de Gordon Hayward estos Boston Celtics se alzasen como jefes de la Conferencia Este. Mientras se escriben estas líneas son líderes del Este con un récord de 37-15 y claros candidatos a pisar Las Finales en una conferencia más abierta que nunca.

Pero tienen un problema, la dependencia de Kyrie Irving en la ofensiva.

 

La defensa, seña de identidad de los Celtics

Los Celtics se establecen desde el inicio del curso como la mejor defensa de la NBA. En el camino se han encontrado altibajos, pero se trata de un equipo joven, atlético, versátil y con mucha garra. En el lado más oscuro de la cancha son máquinas y reflejan una eficiencia defensiva de 99.7 puntos encajados por cada 100 posesiones.

Los problemas de este equipo llegan en ataque.

 

La ausencia de Hayward y la juventud de Tatum

Alex Güell (The Wing)

Con Gordon Hayward todo sería muy diferente. Los Celtics contarían con un jugador que encaja a la perfección en la idea de juego de Brad Stevens y que serviría para repartirse el peso ofensivo con Kyrie Irving. Esa batuta la recogió sin miedo Jayson Tatum.

Pese a que el rookie nos deja con la boca abierta, todavía es un novato. Este joven de 19 años promedió 14,2 puntos, con un espectacular 47% en triples y por encima del 50% en tiros de campo, durante los primeros 39 partidos. Y entonces llegó el temido rookie wall.

Tatum y los Celtics lo notaron: Jayson bajó a 10 puntos de promedio, con un 33% en triples y menos de un 40% en tiros de campo. Durante esos 11 partidos, desde el 31 de diciembre al 27 de enero, los Celtics registraron el segundo peor ataque de la NBA y perdieron cinco de los encuentros.

Todo sea dicho, su peor racha, lo cuál habla maravillas del conjunto de Brad Stevens.

 

La Kyrie Irving dependencia

Estos Celtics son muy diferentes cuando está Kyrie Irving en pista y cuando está en el banquillo. Por mucho que Al Horford sea All-Star -y merecido- los verdes necesitan la presencia del base como punta de lanza de su ataque. Aparte de su habitual rendimiento en el clutch y tiros imposibles, Kyrie Irving rompe el sistema y acierta prácticamente noche tras noche. Sin él pierden a su principal finalizador y destructor.

Los números son muy claros. Con Kyrie en pista los Celtics registran 108.4 puntos por cada 100 posesiones, la mejor cifra del equipo con un mínimo de 30 minutos totales disputados en la temporada. Esta cifra les colocaría como el sexto mejor ataque de la liga. Y, por el contrario, cuando Irving se sienta los Celtics caen a 97.8 puntos, la peor marca del equipo y que sería, con mucha diferencia, la peor de la NBA.

Es decir, con Kyrie Irving en pista los Boston Celtics son de la élite ofensiva y sin él son un equipo incapaz de anotar.

 

Soluciones a corto plazo

Eso es lo que necesitan estos Boston Celtics: soluciones a corto plazo. La vuelta de Gordon Hayward y su situación en el próximo Draft, en el que tienen muchas opciones de tener una de las mejores elecciones, les otorga tranquilidad de cara a la próxima temporada.

Pero la situación actual, esa Kyrie Irving dependencia, exige refuerzos para ayudar hasta el final de la temporada. Se pensaba en dos nombres principalmente: Lou Williams y Tyreke Evans. Ambos terminan contrato y encajan en el rol de anotador y nivel de peso creador que precisan los verdes. Sí que es cierto que el primero sería más caro que el segundo, por lo que en The Wing nos decantamos por Evans como mejor opción.

La otra posibilidad que se contemplaba era un refuerzo ofensivo en el puesto de pívot, pero las opciones eran más limitadas. Ahora se abre un nuevo abanico con la salida de Greg Monroe al mercado. El pívot ha acordado su buyout con los Suns y tras pasar por los waivers será agente libre. Además de los Celtics, los New Orleans Pelicans también quieren al ex de los Bucks y seguro recibirá más interés.

 


 

Danny Ainge no dudará en reforzar el equipo y no necesita cortar a ningún jugador para hacer espacio en la plantilla. La llegada de Lou Williams/Tyreke Evans es muy necesaria para recoger esa fuerza anotadora de Irving y, en función de lo que esté interesado en traspasar, llegará uno u otro. Cuesta mucho imaginar que ninguno de los dos terminará de verde la semana que viene.

El caso de Greg Monroe parece más claro y apostamos por su fichaje por los verdes. Le ofrecerían un rol interesante, un sistema defensivo ideal y un entrenador que hace maravillas con los jugadores. Greg Monroe se vería muy beneficiado de la presencia de Brad Stevens.

Mientras, los Celtics quieren alcanzar Las Finales con Kyrie Irving como su estrella de la mano de refuerzos que eliminen la sujeción ofensiva con el base. Y sin duda se emocionan con un posible regreso prematuro de Gordon Hayward, el mejor fichaje que pueden hacer en Boston.

Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This