Conecta con nosotros

Opinión

Klay Thompson y los Warriors amenazan la competitividad de la NBA

El escolta planea renovar hasta 2023 con los Warriors perdonando decenas de millones. Tendríamos favorito al anillo hasta ese año.

Klay Thompson apunta a seguir por mucho tiempo en la Bahía | Guillermo Mayol (The Wing)

Marcus Thompson, periodista de The Athletic, publica en exsluviva que Klay Thompson negocia estos días con los Warriors una renovación a la baja para mantenerse en Oakland y que los actuales campeones puedan alargar su hegemonía.

 

Klay Thompson, la pieza que faltaba por unir

Los Warriors basan su dominio actual en la NBA sobre su death line-up, formada por Curry, Klay, Iguodala, Dray y Durant. El único que amenaza la posible ruptura del big four de San Francisco es Klay Thompson, pero si finalmente renueva con un contrato generoso, Golden State mantendría sus piezas principales hasta 2023.

Klay termina contrato en 2019 y los siguientes son Iguodala y Green en 2020. Andre será ya todo un veterano para entonces y, si continúa, será sin duda con una firma a la baja. El caso de Green será parecido al de Klay, ya que tendrá que renovar por debajo de su valor, aunque en su caso es un perfil del que se supone menos fuera de Golden State.

En el caso de Klay Thompson la duda que asalta es evidente, ¿hasta qué punto podría ser la estrella en otro equipo? Con más balón y más millones de por medio, uno de los Splash Brothers podría convertirse en uno de los mejores anotadores de volumen de toda la NBA, además de añadir su habitual eficiencia, ahora por las nubes como cuarta opción ofensiva de los Warriors.

Esta temporada promedia 20 puntos por partido con una eficiencia en tiro del 58’5%, la más alta de su carrera, una cifra elevadísima para un anotador exterior up-tempo. Si no renovase, saldría al mercado con 29 años y para firmar un último gran contrato, muy lucrativo debido a todo lo que ha conseguido en Oakland y a la importancia actual del triple.

 

¿Cuánto dinero dejaría Klay sobre la mesa?

Thompson tiene un año más de contrato por 18’9 millones y ha dejado muy claro en múltiples ocasiones que es feliz en San Francisco, que quiere renovar. La idea que plantea The Athletic es que renovaría este verano por cuatro años y 102 millones, lo que le uniría a los Warriors por un total de cinco años y unos 121 kilos.

De esta manera, Klay Thompson perdonaría decenas de millones para continuar con su felicidad en la Bahía. El sacrificio económico del escolta sería enorme, uno sin precedentes en la NBA. Un movimiento que situaría sus ingresos medios desde 2019 hasta 2023 en 25’5 kilos.

La situación salarial de los Warriors es, evidentemente, muy complicada. Klay perdonaría unos 50 millones, 10 por año, para que desde las oficinas de San Francisco puedan cuadrar cada renovación futura. Como vemos en la tabla, Kevin Durant es posible que firme año a año con opciones de jugador, para dotar de mayor flexibilidad al equipo si hiciera falta.

Stephen Curry tiene el contrato de designated player, por lo que su ficha es muy alta y cada año irá a más, hasta los 45 kilos. Justo para el verano que el nuevo contrato de Klay Thompson entraría en vigor, Durant podría perdonar un par de millones más y podrían cortar a Shaun Livingston, con casi 8 millones no garantizados.

Y ya para 2021, podrían ajustar sin problemas su masa salarial al terminar sus contratos Draymond Green (18’5M) y sobre todo Iguodala (17’2M). Faltarían las renovaciones de secundarios, donde entran sus rondas del Draft -como Jordan Bell o Patrick McCaw- y veteranos por el mínimo, véanse David West o Zaza Pachulia.

 


 

El caso más cercano al de Klay es el que vivió Kyrie Irving en Cleveland, pero las situaciones no podrían ser más diferentes. Mientras que Kyrie quiso salir de la sombra de LeBron y su relación distaba de la ideal, Klay vive feliz en San Francisco.

Nadie puede negar que busque lo mejor para sí mismo con la renovación: se mantiene de esta manera en el perenne candidato al título, y solo los Celtics y LeBron -si elige bien su próximo destino- pueden amenazar esa hegemonía a corto plazo.

¿Cuál es el problema de este asunto? Si bien la organización de los Warriors y cómo han montado este proyecto es una oda deportiva de la máxima potencia, desde elecciones secundarias en el Draft, pasando por la Agencia Libre, hasta el desarrollo de jugadores, Klay Thompson renovaría muy por debajo de su valor.

Los millones que perdona Klay se unen a los que ya perdona (y seguirá perdonando) Kevin Durant. Los Warriors rompen de esta manera el sistema salarial de la NBA, amenazando con ello toda posible forma de competitividad para los próximos años. Tendríamos al equipo más potente de la historia de la NBA por mucho tiempo.

Porque en la historia de la liga, muchos equipos han jugueteado con el valor de sus estrellas, recortando algunos millones, para añadir fondo de armario a sus equipos. Pero jamás se habría visto un caso así, una ingeniería financiera complicada y meticulosa, medida hasta el más ínfimo detalle, programada para un equipo que pretende arrasar. Un equipo cuyo mayor enemigo es su propio éxito.

Comentarios

Más en Opinión

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This