Conecta con nosotros

Mercado

Klay Thompson, un máximo salarial por explotar

El escolta no quiere perdonar ni un dólar; pero si potencian su juego puede valer todos los millones que pide.

Todavía no han acabado los Playoffs y ya hay rumores sobre algunos de los agentes libres más codiciados a pesar de que su mente está, o debería estar, en las pistas y en llegar lo más lejos posible en la postemporada. Y es que, mientras los Golden State Warriors están sufriendo ante unos Houston Rockets que están sabiendo contener a su death lineup, uno de sus miembros más importantes como es Klay Thompson ha sido protagonista de una noticia que puede no haber hecho mucha gracia a la gente de la Bahía: el escolta no quiere ni hablar de rebajas y este julio quiere estampar su firma en un contrato por valor de 190 millones de dólares a repartir en las próximas cinco temporadas (38 millones al año de media).

El rumor, además, incluía el factor morbo; y es que Adrian Wojnarowski afirmaba que, según sus fuentes, si los Golden State Warriors no le ofrecían ese máximo salarial lo iría a buscar a la ciudad de Los Angeles, pero teniendo a los sorprendentes Clippers como su primera opción por encima de los Lakers de LeBron James. Parece que los de oro y púrpura ya se llevan su primer jarro de agua fría y todavía no ha comenzado la agencia libre.

Pero el debate no cambia ya sea en San Franciso, Los Angeles o en cualquier otra gran urbe de los Estados Unidos: ¿es Klay Thompson un jugador con la calidad suficiente como para merecer ganar casi 40 millones de dólares por temporada? Por lo general, existen varias reticencias a ello… Pero Thompson es un jugador que no ha podido explotar todo su potencial, por lo que ofrecerle ese máximo salarial no es solo asegurarse a un gran defensor y uno de los mejores tiradores de la liga; sino también una oportunidad darle más protagonismo y que sea ese perfil de jugador que merecen ese tipo de contrato.

 

Primero, ¿qué es Klay Thompson?

Klay Thompson, que cumplirá 30 años en septiembre, es uno de los mejores shooting guards de toda la NBA. Buen tamaño para la posición y talento para ser relevante en los dos lados de la cancha. Defensivamente, es un stopper de élite bastante opacado por los focos del ataque de los Warriors. Controla bien a su marca en el cuerpo a cuerpo y es inteligente para cerrar espacios y saltar a las ayudas; sin Thompson cubriéndole las espaldas en defensa, probablemente veríamos mucho menos la mejor versión de Stephen Curry.

En ataque no hay nadie que no conozca lo que es Klay Thompson en estos Golden State Warriors: un anotador en catch and shoot. Los datos así lo demuestran; esta temporada, el 80.9% de las canastas anotadas por el de California han venido a partir de una asistencia, subiendo ese porcentaje hasta el 91.3% cuando hablamos de lanzamientos anotados desde el triple. Con un 25.2% de USG, Thompson ha promediado 21.5 puntos por noche, una cifra que habla de la mejor cualidad del escolta: su eficiencia.

Klay Thompson ha promediado en las cuatro campañas anteriores un true shooting del 59%, un dato que es una auténtica burrada para un exterior. En la 2018-19, un año donde el escolta ha bajado sus prestaciones, es del 57%. ¿Peor? Sí. ¿Sigue siendo increíblemente bueno? También. Tirador por encima del 40% cada temporada como profesional, ha rozado el 50% en tiros de campo en las últimos cinco años y fiable lanzador desde tiro libre, estando por encima del 80% e incluso rozando el 90 alguna vez, siempre salvo en una ocasión.

Todo esto es perfecto pero… ¿es suficiente para llegar a los 38 millones que pide? Probablemente no.

 

Ahora bien… ¿y qué puede llegar a ser?

Si Klay Thompson es un defensor y tirador de élite, su precio debería rondar, millón arriba, millón abajo, los 30. ¿Cómo llega su rendimiento a merecer los otros 8-10? Dándole el protagonismo que nunca ha tenido porque nunca lo han necesitado.

Con Curry, Durant y Green como compañeros; es lógico que Kerr haya infrautilizado las cualidades de Thompson con el balón en las manos; pero si acaba firmando por esa cantidad y, sobre todo, si Kevin Durant acaba abandonando los Warriors; el entrenador haría muy bien en aumentar el rol de su escolta y así refrescar el juego de su equipo.

Es complicado tener argumentos convincentes de algo que no ha ocurrido; pero tenemos un buen ejemplo en la temporada 2014-15. En ella, Klay Thompson tuvo el mayor protagonismo de su carrera con un USG del 27.1%. ¿Y qué pasó? Thompson aumentó sus estadísticas sin bajar ni un ápice su eficiencia.

En el apartado generador nunca será un James Harden, ni siquiera un DeMar DeRozan; pero con el protagonismo adecuado puede sumar fácilmente algo más de 3 asistencias, seguir asentado en torno a los 22 puntos con grandes porcentajes y liderar la defensa del backcourt. ¿En serio un jugador así no merece un máximo?

 

Los escuderos suman, y mucho

Puede ser que Klay Thompson no tenga madera de jugador franquicia o, como mínimo, que necesite a su lado a un generador primario. Pero los escuderos son muy importantes en una plantilla NBA y Klay Thompson es el mejor de la liga en este papel. El mejor segunda espada merece un reconocimiento similar a la estrella y, por eso, esos 190 millones de dólares pueden no acabar siendo  inmerecidos para un escolta eficiente, talentoso, defensivo e inteligente.

Por ejemplo, Los Angeles Clippers buscan una gran estrella y llevan sonando desde hace meses tanto Kevin Durant como Kawhi Leonard. Si consiguen a uno de ellos, sería un movimiento muy inteligente ir a por Klay Thompson (si hacen el espacio para dos máximo deshaciéndose de Danilo Gallinari) como escudero, siendo la segunda espada anotadora, apoyando (y apoyándose) a Shai Gilgeous-Alexander, asumiendo más balón pero sin grandes excesos y pudiendo explotar además el resto de sus virtudes.

Doc Rivers y los Clippers merecen una estrella

 

Más allá del juego, la cuenta de los Warriors: en negativo

Lo menos importante y, por eso, lo último de la lista. Klay Thompson tiene argumentos para ganar esos 190 millones en 5 temporadas en cualquier equipo. Pero es que, además, los Golden State Warriors le deben una a Thompson. El escolta perdonó muchos millones en su anterior renovación (68 millones repartidos en 4 temporadas) y ahora que ve como Stephen Curry cobra lo que merece, que Kevin Durant tampoco va a perdonar nada y que el propio KD puede irse; el escolta californiano considera con bastante sentido que este es su momento de cobrar su valor de mercado e, incluso, algunos millones más aprovechando que alguien se los va a ofrecer.

De hecho, aunque pueda sonar una locura viendo los Playoffs que está haciendo Kevin Durant, si yo fuera los Golden State Warriors me centraría en mantener el núcleo original de Curry-Thompson-Green y luego asumir el impuesto de lujo histórico que supondría renovar también a KD si el jugador quiere seguir en la Bahía.


El tema de los contratos por el máximo salarial en esta época es algo complicado; hablamos de tantos millones que cualquier ser humano corriente como nosotros nos asustamos al pensar que alguien puede ganar esa cantidad por jugar al baloncesto sin ni siquiera ser un candidato al MVP. Pero más nos vale adaptarnos a la nueva NBA y asumir que el talento de Klay Thompson habría sido un máximo en otras épocas menos pudientes y, por lo tanto, también merece serlo ahora.

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This