Conecta con nosotros

NBA

La crisis Durant-Green que podría acabar con los Warriors

KD quizá abandone los Warriors en verano, pero Green podría no sentirse respaldado por la directiva y pedir el traspaso.

Kevin Durant podría abandonar los Warriors en verano

Kevin Durant podría abandonar los Warriors en verano | Guillermo Mayol (The Wing)

Lunes, madrugada en España y tarde-noche en el horario latino y americano, Los Ángeles, California. Un Clippers-Warriors de temporada regular y sin trascendencia más allá de la sorpresa que supuso que los locales vencieran a los campeones.

Sin embargo, puede ser el principio del final. Un final mucho más abrupto y cercano del que todos podamos pensar. El encontronazo verbal entre Kevin Durant y Draymond Green tras la última posesión del tiempo reglamentario (no es el primer pique entre estos dos compañeros de equipo) podría ser un catalizador de consecuencias insospechadas. El final de una dinastía.

Los culpables, tal como dicen en The Athletic, dependen de a quién preguntes. Kevin Durant o Draymond Green serían los más evidentes, los dos protagonistas, pero incluso culpar a Kerr o Bob Myers (GM) no sería descabellado.

 

El motivo

Antes de desgranar quién y porqué tiene la culpa, es mejor entender qué ha pasado. La situación que ha desencadenado esta gran bola de nieve es una y muy clara, el mercado de agentes libres. Mientras que Draymond Green o Klay Thompson, estrellas «originales» del proyecto de Golden State Warriors, han anunciado en reiteradas ocasiones que quieren seguir formando parte de la franquicia o que el dinero no va a ser un problema; el caso Kevin Durant ha sido una historia completamente distinta.

Habiendo firmado ya dos contratos de 1+1 en los cuales se sabe de antemano que no ejercerá su opción de jugador; Kevin Durant ha estado jugando con los Warriors y la NBA. Una parte está clara, mantener salarialmente un equipo de estas características no es fácil, así que la «excusa» de Durant y la directiva era poder mantener la flexibilidad salarial temporada tras temporada, ajustando los millones arriba o abajo según las necesidades.

En realidad lo que Durant ha hecho con estos contratos es jugar con la agencia libre. Nunca, repito, nunca ha dicho públicamente que no habrá agencia libre en realidad y que quiere seguir en Oakland. De hecho, todo lo contrario. Siempre ha mantenido las puertas abiertas con frases típicas y tópicas como «Nunca se sabe qué puede ocurrir.» o «Ya veremos cómo se desarrolla todo en verano, ahora estoy centrado en jugar y ganar.»

Los culebrones de Durant se han alargado temporadas enteras y algunos jugadores parecen haberse empezado a cansar del proceso de reclutamiento continúo, rumores y desestabilización en una dinastía a día de hoy imparable. Uno de ellos, el que más lo ha repetido y con una voz más alta y un tono más desafiante, Draymond Green.

 

¿De quién es la culpa?

170112 DET at GSW-16

Cómo decía al principio, más de uno habrá y en distintos grados de culpabilidad se repartirá este pastel. Lo que está claro es que Durant ha mirado siempre por él, mientras que Green ha puesto al equipo por delante desde el primer momento. Ninguna de las dos posturas es intrínsecamente negativa, pero la una con la otra difícilmente se avendrán.

Draymond Green, todos sabemos cómo es. De hecho algunos jugadores han querido quitar hierro a la discusión del lunes con un escueto: «Eso es solo Green haciendo cosas de Green.» En realidad va mucho más allá. Lo que estaba haciendo Dray era ejercer de portavoz de un pensamiento existente en el vestuario de los Warriors: No podemos aguantar más la situación de KD queriendo centrar todos los focos cada año, incluso durante la regular season; no ayuda al equipo.

Uno de los que apoyan este mensaje parece ser Steph Curry, que según The Athletic se presentó en casa de Green tras el incidente y le mostró su apoyo. Otro, Klay Thompson, que por cierto también será agente libre este verano pero ya ha reiterado que le encantaría vestirse toda su carrera con la misma camiseta; no como Durant. Las tres patas del Big Three original.

Pero Kevin Durant no está solo, o no lo parece por lo menos. Cubriéndole la espalda tiene a Steve Kerr y Bob Myers, los que de verdad toman decisiones cuando toca hablar de dinero. No han mostrado su posición públicamente, pero la suspensión y multa (120.000 dólares nada menos) a Green nos dan una pista. No es tanto el partido de suspensión o el dinero, es el mensaje que envías con ello. Green, te has pasado y nos hemos cansado de ti – parecen decir desde las oficinas.

 

¿El final de una dinastía?

Parecen palabras mayores, parece una discusión más en un momento de tensión. No lo es; o por lo menos puede no serlo. Ya desde el Training Camp la situación ha sido incómoda, con los medios preguntando más sobre el mercado de 2019 que sobre la temporada que se acercaba, sobre el threepeat. Para los Green, Curry o Klay el mensaje que reciben es claro: Esto no va de los Warriors, va de Durant. Normal que no quieras eso, más cuando tú ya has pasado por ello y no has generado un solo rumor al respecto (declaraciones claras sobre el futuro y firmas de contrato rápidas llegado el momento).

Pero parémonos un momento, estamos hablando del suceso del lunes. Analicemos qué ocurrió.

Como véis en el vídeo del tweet de nuestro compañero Manuel de la Torre, en el momento en que se reúnen todos en el banquillo ya se puede ver a KD hablar visiblemente alterado con Iguodala y, simultáneamente, a Cousins calmando a Green en otro lado. Según fuentes de la franquicia, la discusión posterior en el vestuario no debe ni transcribirse, incluyendo varios «bitch» o frases como «Who the f*ck you think are talking to?» (¿Con quién co*o te crees que estás hablando?).

Pero lo peor llega cuando va a iniciarse la prórroga. A los 60 segundos de vídeo se ve un primer plano de KD y se le puede leer en los labios claramente «That is why I’m out» (Por eso estoy fuera de aquí). Obviamente, no se refería al partido. Los problemas con Green, que vienen de lejos, podrían empezar a ser insostenibles.

No estamos diciendo que Durant ya haya decidido su futuro, pero los rumores existían. Han existido siempre de hecho, esto solo lo agrava.

El problema llega con Green; porque si se va KD pero el resto se mantiene la dinastía puede continuar. Ya han ganado sin él. Sin embargo, con la suspensión y la multa desde la gerencia parecen estar diciendo «preferimos a KD antes que a Green». Según fuentes, su asombro cuando se le comunicó la suspensión fue muy grande. De nuevo, no por el hecho, sino por el gesto.

Con ello y con la relación amor-odio entre Kerr y Green, no sería del todo descabellado que Draymond le pidiera a la franquicia ser traspasado en algún momento. Si no me queréis, me voy. Y ahí es dónde verdaderamente reside el problema. Uno u otro estará fuera la próxima temporada casi con total seguridad; pero ¿y si se van los dos? Green no siente respaldo de la gerencia y KD… siempre ha hecho la suya y puede decidir marcharse.

 


 

El presente más cercano parece que se resolverá con una pipa de la paz un tanto forzada. Durant ya ha declarado no haber vuelto a hablar con Green desde entonces, aunque afirma que la temporada es muy larga y seguro que tendrán tiempo para conversar.

Pero que a nadie le sorprenda que la historia de los Warriors termine en verano. Cuando a Iguodala se le ha preguntado sobre esta nueva crisis interna su respuesta ha dejado un claro mensaje entre líneas:

Iggy: «Shaq y Kobe no se llevaban muy bien.»

Periodista: «Pero aquello terminó de una manera que no querrías que terminara esto, ¿no?»

I: «Ganaron tres anillos seguidos. ¿No es eso lo que uno quiere que pase?»

P: «Supongo que todo tiene un final.»

I: «Todo tiene un final

 

Foto Draymond Green: Scott Daniel Cooper / starting5online.com

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This