Conecta con nosotros

Opinión

¿Debe Michael Jordan traspasar a Kemba Walker?

Arriesgarse a pagarle 221 millones (o que se marche gratis) o traspasarle aprovechando su pico de producción MVP.

mitch kupchak charlotte hornets kemba walker

Kemba Walker arrasa con las estadísticas en su último año de contrato | Keith Allison (CC)

A doble pantalla mientras veo el Boston Celtics contra Charlotte Hornets de anoche y escribo estas líneas. Disfruto muchísimo con el duelo de Kyrie Irving y Kemba Walker. Dos bases jugones, de uno contra uno y una cantidad irreal de recursos.

A doble pantalla mientras me planteo el pasado, presente y futuro de Kemba Walker. Mientras pienso en que hace menos de medio año Michael Jordan quería traspasarlo. Mientras pienso que, precisamente ahora, cuando más se habla de una renovación por el máximo para Walker, pueda ser el mejor momento para un traspaso.

 

Kemba en su ‘contract year’ es muy divertido… de momento

35, 40, 36, 35, 45 y 39. Estos son los minutos que ha jugado Kemba Walker en los últimos seis partidos, asumiendo un total de 143 tiros, un promedio de 23’8 por encuentro, el más alto de la NBA en este tramo. Y sí, este Kemba es extraordinario. Promedia 32’2 puntos en estos seis partidos y casi 40 minutos de media. Como dice Sergio, está en modo superhéroe.

El caso es que este nivel es insostenible. Primero por el equipo y segundo por el propio Kemba. El #15 está sosteniendo a un equipo muy limitado y, pese a sus actuaciones, están con 8 victorias y 8 derrotas en el último puesto que da acceso a los Playoffs del Este.

Kemba Walker, más estelar que nunca en su “contract year”

Y también por el propio Kemba. Este nivel de minutos y peso es inaguantable para cualquier cuerpo humano. La carga física y mental es sobrehumana y en algún momento terminará por sobrepasarle. Especialmente cuando los Hornets entren en alguna mala racha, que seguro llegará, y si Walker se desploma ligeramente el equipo se hundirá como el Titanic.

 

¿Qué pasará entonces con Kemba Walker?

Pongámonos en el supuesto de que mantiene sus cifras en unos niveles normales dentro de la situación que vive en Charlotte (todos los balones pasan por sus manos). Lo más normal es que terminen fuera de Playoffs, porque si entran deberían darle a Kemba el MVP y el Entrenador del Año. ¿De verdad es Kemba Walker un jugador en el que invertir 221 millones de dólares en cinco años?

Es muy pronto todavía y la competencia por entrar en uno de los tres mejores quintetos de la temporada es salvaje. Pero si Kemba Walker entra, pese a que situación colectiva es peor que otras para conseguirlo, ¿vas a pagarle una media de 45 millones por temporada? Qué queréis que os diga, yo no lo haría. Ni en Charlotte ni en ningún equipo. Al igual que tampoco me llevaría a John Wall y su contrato con esos 47 millones para 2023 por muy top 5 bases que sea. Estas cifras de jugador franquicia creo que deberían estar reservadas para la élite más exclusiva de la liga. Los Harden, Curry, Durant, LeBron y Davis de la liga.

Si no alcanzase los All-Team, Kemba se puede llevar unos 160 o 170 millones por parte de los Hornets. ¿Se lo pagaría? Sin dudarlo. Primero por lo que representa para la franquicia, segundo porque es un motivo para ir al pabellón de un equipo de bajo tirón y, por supuesto, porque es diferencial. Una media de 34 kilos por año es, en mi opinión, una apuesta acertada y merecida.

 

El contexto de los Hornets lo complica todo

Este año Charlotte es uno de los equipos que más dinero paga a su plantilla. Irónico cuando su mejor jugador cobra 12 millones y Nico Batum, Bismack Biyombo, Marvin Williams, Cody Zeller y Michael Kidd-Gilchrist cobran más que él. Con el mejor me refiero a Kemba Walker, por si alguno duda.

Hasta el verano de 2020 no tendrán espacio para movimientos, de hecho para la próxima temporada y sin el contrato de Kemba pueden alcanzar más de 107 millones. Para 2020 e incluyendo una hipotética renovación de la estrellasuperarían los 90 kilos para tener en plantilla a Kemba, Batum, Zeller, Malik Monk, Miles Bridges y Devonte’ Graham. No hace falta ser un genio para darse cuenta de que faltarían muchos jugadores y mucha calidad.

El sueño de Michael Jordan, el problema de los Hornets

Y en este primer verano con espacio te encuentras con un equipo que posiblemente venga de, como mucho, meterse en Playoffs y caer en Primera Ronda, con espacio para (con suerte) un contrato por el máximo y sin atractivos mayúsculos.

Kemba tendría 30 años y su declive estaría cada vez más cerca, de los jovenes todos apuntan a buenas carreras NBA (en especial Monk y Bridges) pero sin talento All-Star y un equipo que jamás ha atraido agentes libres de primera fila y sin fichas para hacer grandes movimientos. La situación mejora al saber que el año próximo tienes que renovar -si continúan en el equipo- a Monk y a Bridges.

 

La solución en Charlotte pasa por arriesgar con Kemba Walker

Michael Jordan quiso traspasarle el año pasado y, lo cierto, es que tenía sus motivos lógicos. Le quedaba este año por razón de 12 millones (ganga) y podía aprovechar para quitarse algún peso muerto en los contratos. Al final decidió no mover a Kemba y su objetivo fue buscar la renovación.

Una extensión que si la hubiese buscado ya el año pasado hubiese salido mucho más barata al equipo, encima con un jugador como Walker que en repetidas ocasiones ha mostrado su amor por la ciudad y el equipo. Esa renovación que ahora busca con tanta ansia Jordan le saldría mucho más cara el próximo verano.

Pero desde las oficinas junto a Mitch Kupchak (veremos si MJ quiere imponerse) tienen dos opciones: o aprovechar su salvaje valor para traspasarle junto a sus derechos bird y soltar algún contrato (Brooklyn Nets) o quedárselo y arriesgarse a si entra en los All-Team o no y a que renueve o se marche. Si se queda fuera de los quintetos la renovación será alta y justificada; si entra y decide quedarse ese contrato hipotecará definitivamente a los Hornets.

 


 

La realidad es que Kemba Walker ha explotado en este inicio de temporada (remarco lo de inicio) por la falta de calidad del equipo. Siempre ha tenido problemas para generar para el resto y esta temporada la diferencia es que todos juegan para él, pero ¿jugarían así si tuviesen mejor plantilla? Creo que no.

De hecho hasta que no llegó Nico Batum a Charlotte, cuando el francés vivía su mejor momento, Kemba Walker no se consagró. Contar con una bombona de oxígeno en la generación le permitió explotar y dar el salto para consolidarse como All-Star. Porque Kemba no ha sido ni será un jugador de calibre MVP como parece en estos 16 partidos que llevamos.

Vosotros, ¿que haríais? Yo me arriesgaría con el traspaso. Uno que al principio pueda parecer que pierdan, pero solo hay que mirar a los Pacers con Oladipo, a LaVine en Chicago o incluso a Marc en Memphis para darse cuenta de que los traspasos de grandes estrellas se valoran con el tiempo. Y a nivel emocional, el de Isaiah Thomas también se superó.

Quizás Jodan debió traspasar (o renovar) a Kemba Walker el año pasado, pero yo usaría este pico de su carrera, el mejor Kemba que hemos visto y posiblemente veamos, para iniciar una reconstrucción que se pide a gritos por los movimientos del propio Michael Jordan en los últimos años.

Comentarios

Más en Opinión

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This