Conecta con nosotros

NBA

Los San Antonio Spurs con Kawhi Leonard, un coco encubierto

Un escenario que perturba a Rockets y Warriors. Si Kawhi se recupera y llega para Playoffs, mucho ojito con San Antonio.

San Antonio Spurs sin Kawhi Leonard es una sombra de lo que puede llegar a ser teniendo a uno de los mejores jugadores del planeta motivado y sano. Esta temporada ha sido muy dura para el alero californiano. Nueve partidos de 68 posibles es una cifra ridícula. La franquicia texana, como de costumbre, ha sabido reinventarse bajo las órdenes de Gregg Popovich, aunque la salvaje Conferencia Oeste podría vivir los primeros PlayOffs sin los Spurs desde hace 21 años.

 

San Antonio Spurs, cerca del abismo

En menos de un mes, la increíble igualdad que se vive en las cercanías del Océano Pacífico ha hecho que los Spurs pasen de ser terceros a estar, en este momento, novenos, fuera de la postemporada. Quedan 14 partidos en los que hasta ocho equipos pelean por seis plazas de PlayOffs, con un calendario poco prometedor. Siete enfrentamientos contra rivales directos de la lucha y dos contra los mejores equipos de la Conferencia para un total de 12 partidos en el Oeste. Los dos partidos contra el Este son también contra rivales de PlayOffs. La recuperación de Kawhi Leonard se hace eterna y no llega el momento en el que por fin pueda ayudar a su equipo en esta durísima lucha final.

La ventaja de campo en primera ronda cada vez se aleja más de las posibilidades texanas, por lo que no es nada descabellado pensar que, en caso de poder clasificarse, lo hicieran como séptimos u octavos, enfrentándose a Golden State Warriors o Houston Rockets. A priori, esas dos franquicias tienen el deber de barrer a su primer rival en la carrera por el anillo y demostrar la misma superioridad que en temporada regular, pero todos somos conscientes de que unos Spurs físicamente perfectos y sin bajas pueden dar más de un susto a los gigantes del Oeste.

 

Kawhi Leonard, pieza diferencial

No nos confundamos, San Antonio Spurs ha conseguido algo difícil manteniéndose en la pelea con los mejores sin Kawhi Leonard, el jugador más importante del equipo. La buena temporada de LaMarcus Aldridge, ayudado por Gay, Mills y los veteranos como Parker, Ginobili y Pau hacen que aún estén en la pomada. Como de costumbre, el gran hacer defensivo tiene mucho que ver, una labor que se hace más fácil teniendo a uno de los mejores defensores de la liga en la cancha. El bajón del equipo en las últimas semanas tiene mucho que ver con la defensa, que ha pasado a estar en la zona media de la tabla. De hecho, en los pocos partidos que ha jugado, el equipo ha recibido menos puntos con él en pista, siendo el mejor del equipo en este aspecto.

En caso de enfrentarse a uno de los dos gigantes, es el único capacitado para defender a Kevin Durant o James Harden con posibilidades reales de éxito, una parte primordial si de verdad quieres poner en aprietos a los máximos candidatos al anillo. Nadie garantiza que vaya a secar a la estrella rival así sin más, pero tampoco se puede negar que esa es su especialidad. Si una de las superestrellas es anulada y el resto del equipo hace bien su labor, comandados por el gran Popovich, más de un susto se llevarían los grandes.

Recordemos que el año pasado, en el primer partido de las Finales de la Conferencia Oeste, los Spurs tenían la victoria encarrilada (hasta 25 puntos de ventaja) cuando Zaza Pachulia y una más que polémica acción dejaron fuera de juego a Leonard, lo que permitió a los californianos remontar ese partido y barrer a los texanos. Es muy difícil hipotetizar, pero viendo ese partido, quién sabe si ahora mismo el campeón de la NBA de 2017 sería otro. Esto puede pasar de nuevo este año.

Golden State Warriors es una máquina bien engrasada con demasiadas superestrellas como para frenar a todas. En el caso de disfrutar de un duelo texano, las cosas podrían ser distintas. Los Rockets están pasando por encima de toda la liga con su estilo imparable y divertido de la mano de James Harden y Chris Paul. Pero, ¿qué pasa si ellos están bien defendidos? Si Kawhi Leonard y Danny Green, defensores individuales por excelencia, consiguen frenar el estilo de Mike D’Antoni, lo que conlleva parar a sus dos organizadores, la cosa podría ser distinta. Houston es un equipo con muchos tiradores (y Capela) que se nutren de la gran visión de las dos estrellas, por lo que sería curioso verlos funcionar sin una dirección tan clara.

En ataque, es seguro que Kawhi, además de concentrar mucha atención, es capaz de marcharse por encima de los 20 puntos con una facilidad sorprendente, una ayuda que no le vendría nada mal a LaMarcus, muchas veces muy solo en el apartado ofensivo. Por otra parte, contra esos equipos tan grandes todos los jugadores deben dar un paso adelante, algo complicado, pero no imposible bajo la mano de Popovich.

 


 

Tampoco nos vamos a engañar. En un partido pueden pasar muchas cosas, pero en una serie al mejor de siete con ventaja de campo rival, los Spurs, con o sin Kawhi Leonard, tendrían por delante una misión muy complicada. Puede que ganaran un partido, puede que dos incluso, pero las posibilidades reales de ganar la eliminatoria son bajas. Los eternos Spurs pueden quedarse sin jugar PlayOffs después de dos décadas consecutivas y, si se clasifican, es verdaderamente difícil que ganen a los mejores equipos del mundo.

Eso sí, unos Spurs octavos y con Kawhi Leonard sano forman un equipo completamente distinto.

 

Foto: Scott Daniel Cooper/ starting5online.com 

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This