Conecta con nosotros

NBA

Jusuf Nurkic, el segundo mejor Blazer de la temporada

Nurkic está siendo una pieza imprescindible para los de Oregón en la carrera por un puesto en el Oeste.

jusuf nurkic

Jusuf Nurkis se consagra en Portland | Pablo Espinosa (The Wing)

Los Portland Trail Blazers se elevan, un año más y bajo la batuta de Terry Stotts, como un hueso duro de roer. Luchando por el tercer puesto de su conferencia y a seis partidos del liderato de la misma, es uno de los tantos ‘cocos’ existentes en el Salvaje Oeste. Su líder y capitán desde hace algunas temporadas y para todas las que vengan por delante es, sin duda, Damian Lillard. Sin embargo, surgen dudas cuando pensamos en la segunda espada del conjunto. Y es que CJ McCollum viene bajando el nivel, mientras que Jusuf Nurkic está creciendo cada vez más.

 

‘The Bosnian Beast’ se hace grande

El bosnio, con limitación de minutos y tiros, se postula como uno de los jugadores que más ha mejorado. No sus estadísticas -que también-, sino su efectividad. Career high en prácticamente todos y cada uno de los registros existentes: puntos, rebotes, asistencias, robos, tapones, %eFG, porcentajes de tiro de campo, triple, tiros libres… Todo en su máximo de minutos por partido durante su estancia en Portland, que como decimos, son limitados: 27.3.

Su habilidad de pase es una de los dones más infravalorados del bosnio. Es un pívot top 10 en asistencias entre los de su misma posición. Habilidoso para ofrecer pases desde el pick and roll, para sacar el balón en el poste, pasar bajo canasta e incluso asistir tras rebote ofensivo (3 por partido).

Su porcentaje de asistencias (17.1%) es el más alto de su carrera en un año donde ha disminuido su uso de balón (23.2%), lo cual es una gran señal. ¿La única preocupación del bosnio? El número de pérdidas por partido se asemeja al de un guard: 2,3. Debe ajustar el cuidado del balón para ser más productivo en ataque.

No obstante, el interior es de lo más productivo de su equipo. El jugador tiene un ratio neto de 9.6 en pista, mientras que Portland disminuye su ratio neto total en 5 puntos si él está sentado en el banquillo. En total, Blazers son 11.2 puntos mejores en ataque y 3.2 en defensa cuando el bosnio se quita el chándal.

Sus 1’5 tapones por partido le convierten en una amenaza en torno al aro. Es capaz de defender bigs y también guards. No olvidemos que, a sus 24 años, todavía tiene mucho margen de mejora. Es muy valioso para los Blazers en defensa por el valor sobre el jugador al que reemplaza. Además, su footwork, gran punteo de tiros e inteligencia en cambios y defensa del bloqueo y continuación le convierten en un gran activo y jugador two-way.

Los interiores de Portland no destacan por su defensa en particular (Kanter, Leonard, Harkless), por lo que son, en múltiples ocasiones, dependientes de Jusuf Nurkic (y lo que su estancia genera: desequilibrios, emparejamientos, mismatches…) para ganar o perder un encuentro. Un ejemplo es el partido de ayer ante Oklahoma, donde perdieron por no tener un protector del aro en la prórroga tras su expulsión. Otro ejemplo de su gran extensión defensiva es esta joya ante Boston.

Incluso podríamos atrevernos a observar similitudes con Nikola Jokic en su juego. Ambos son grandes pasadores (salvando las distancias), reboteadores, defensores (en un sistema al que puedan acoplarse) y aportan en anotación. Parece que todo se pega, y los interiores europeos del Este tienen un perfil muy característico con muchas cosas en común.

 

 

¿Jusuf Nurkic o CJ McCollum?

Este epígrafe no tiene como objetivo la elección entre uno u otro, ya que es bastante difícil comparar ambos perfiles por su diferencia de posición. Sin embargo, sí que surgen severas dudas sobre quién debería ser la segunda espada, o de si el bosnio debería recibir más minutos para aumentar su productividad a corto-medio plazo.

El escolta despegó allá por la temporada 2015-16, cuando gano el premio al jugador más mejorado, pasando de 7 a 21 puntos por encuentro. Desde la 16-17, la producción de CJ viene decayendo, tanto en anotación como en otros apartados. Se ha convertido en un jugador más irregular, con unos porcentajes peores que hace dos años y que asiste menos (2.9 este año, su peor registro desde que juega más de 30 minutos por partido).

cj mccollum, Jusuf Nurkic, Portland Trail Blazers

McCollum lleva un par de temporadas difuso en su actuación – Pablo Espinosa (The Wing)

Sin embargo, es un jugador bastante acertado, sus porcentajes (45.7 TC, 37.2 T3) siguen siendo aceptables, su uso no es muy alto (24.9) y solo comete 1.6 pérdidas por encuentro. Anota más de 21 tantos por partido y ha demostrado que puede llegar a ser determinante en algunas ocasiones. Su equipo es 5.5 puntos mejor con el en pista.

A Nurkic ya le hemos dedicado un apartado y sabemos de lo que es capaz, siendo más positivo que CJ en 7 minutos menos por encuentro. Ambos son piezas importantes del Big Three incuestionable en Portland. Pero todo aficionado conoce la delicada situación salarial de los de Oregón. Cuyo propietario podría dar un volantazo a la situación en cualquier momento.

El contrato de Jusuf (48×4, 8 millones no garantizados) es más asequible que el del escolta (106×4). El primero sería UFA con 28 años, y el segundo con 30. De decidir cambiar de tornas el proyecto, sería más fácil deshacerse de un contrato que aportaría mayor libertad salarial. 

 

 

El futuro de Portland puede brillar

jusuf nurkic, Portland Trail Blazers

El bosnio transforma totalmente la estructura de su equipo – Pablo Espinosa (The Wing)

La franquicia podría no tener que plantearse un «CJ McCollum o Jusuf Nurkic» si espera un par de años. Los contratos de Leonard (11 millones), Harkless (10’5) y Turner (+17) habrán finalizado entonces y las manos de los de Oregón quedarán desatadas. Y menos mal que Brooklyn aceptó quedarse a Allen Crabbe…

El contrato del bosnio, como decimos, es una ganga como pocas en la liga, y van a tener que aprovecharse de los años que le resten para contar con un pívot de nivel y adecuar su plantilla a ello. Puede ser que Jusuf Nurkic no haya terminado de explotar, ya que solo tiene 24 años… Con la duración de los contratos de sus estrellas y de sus lastres, Portland tendrá que realizar una gran postemporada en 2020 y rezar por dos años de proyecto perfectos.

En la plantilla del conjunto, no obstante, no se guían por lastres. Hay un gran compañerismo y los salarios no importan. El propio Nurkic contó a Sports Illustrated que el éxito del conjunto deriva de la aceptación de los roles por parte de los jugadores:

«Hay muchos jugadores que no entienden sus roles en la liga. Creo que somos uno de los pocos equipos donde los jugadores entienden sus roles. Y no solo los entienden, los aceptan […] Es un deporte de equipo, no puedes pensar solo en ti mismo».

 


 

La aparición del interior en Portland ha sido mano de santo. Y no solo su aparición, sino lo que ha desatado, desde su juego hasta su contrato. El bosnio y su poco salario pueden tener la llave del futuro de Portland. Al mismo tiempo que Nurkic adapta su juego y demanda más minutos a Stotts, el entrenador debe figurarse nuevas piezas para un futuro con menor carga salarial, pero donde la profundidad de banquillo seguirá siendo igual de importante.

Portland estaba perdido en un mar de dinero. Jusuf Nurkic ha llegado, ha aceptado una suma a la baja, produce como una estrella y ha abierto un nuevo camino en el futuro de una franquicia que solo veía un proyecto con fecha de caducidad.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This