Conecta con nosotros

NBA

Julius Randle y la posibilidad de jugar de pívot como salvación

Julius Randle tiene una temporada muy importante para su futuro no sólo en Lakers, si no también en la NBA.

Julius Randle entra en su tercera temporada completa con los Lakers de Los Ángeles. Tras perderse su primera temporada al lesionarse a los doce minutos de la temporada, sólo ha tenido dos años para realmente jugar con el equipo de California. En estas dos temporadas, Julius Randle ha tenido altibajos en su rendimiento. Lo que no ha cambiado ni un ápice, sin embargo, es su estilo de juego.

Julius Randle llegó a los Lakers como un ala-pívot con pocos recursos para anotar lejos del aro y como un mal defensor. Puntos que todavía están por mejorar. Sin embargo si hemos visto como ha progresado en su manejo de balón (que ya lo tenía) o en su capacidad reboteadora. En general, Julius Randle se ha dedicado a potenciar su juego en lugar de ampliar su repertorio, algo que lo está dejando en un jugador ciertamente limitado en varios aspectos del juego.

Julius Randle

Keith Allison (CC)

Este verano, puede que haya encontrado un punto de inflexión importante. No hablamos de conocimientos o de condiciones baloncestísticas. Eso es algo que va a tener que demostrar noche tras noche a lo largo de la temporada. Pero sí que ha transformado su físico de una manera drástica. Algo pasado de peso, no tenía la fineza suficiente para algunos movimientos en ataque. No acababa de tener piernas para correr en los dos lados de la pista. Pero este verano, en tan sólo tres semanas, Julius Randle pasó de tener un 12,7 por ciento de grasa corporal a tener un 8,6 por ciento. Bajó algo más de diez libras de peso. Y eso ha seguido así, la transformación sigue su curso y ya hemos visto destellos del cambio físico de este jugador en la pretemporada.

A la espera de ver si confirma esta mejoría en su físico y a la espera de ver si progresa como jugador a lo largo de temporada, lo cierto es que la situación de Julius Randle es un tanto complicada ahora mismo.

Como ya hemos visto, Julius Randle es uno de los muchísimos jugadores del Draft de 2014 que no han firmado la extensión pertinente para evitar entrar en la Agencia Libre el próximo curso. Gary Harris o Andrew Wiggins son algunos de los privilegiados en esa faceta. Pero Julius Randle entrará el próximo verano en el mercado libre como Agente Libre Restringido, lo que significa que Los Ángeles Lakers tendrán la posibilidad de igualar cualquier contrato que el jugador acepte con franquicias externas.

Pero ahora mismo, en el futuro más inmediato, la agencia libre no es el principal problema de Julius Randle. Su problema es la competencia. En el puesto de ala-pívot encontramos otros dos grandes talentos del equipo. La constancia y el trabajo de Larry Nance Jr y la emergencia de Kyle Kuzma. Que ojo, paciencia. La Summer League y la pretemporada no deben decirnos mucho, pero este chico tiene madera. Si consigue pulirse, puede ser lo que ha demostrado.

Sin embargo, hay algo que puede salvar a Julius Randle y es la evolución hacia el puesto de «center». Y no sólo hablamos de su evolución si no la evolución que puede tener Larry Nance Jr. En el puesto de center, este año los Lakers cuentan con Brook Lopez, Ivica Zubac y Andrew Bogut. Una gran subida de nivel la llegada de Brook Lopez pero lo más importante va a ser el «fit». 

Años anteriores, en Los Ángeles Lakers, si ha faltado algo en la pintura ha sido defensa y tiro exterior. Hombres como Thomas Robinson, Tarik Black o los propios Julius Randle y Larry Nance han dominado los tableros. También han anotado muchos puntos en la pintura. Sin embargo el tiro exterior venía siendo un problema, especialmente el pasado curso donde se intentó un baloncesto rápido pero que carecía de «spacing». 

Pues bien, esta temporada han llegado dos hombres que pueden cambiar esa dinámica en el equipo. Antes, cuando Julius Randle cogía el balón en un aclarado, el pívot que le acompañaba esperaba por dentro intentando estorbar lo mínimo posible. Este año (si empieza de titular y comparten muchos minutos), tendrá a Brook Lopez esperando incluso en la línea de tres puntos. Eso le va a dar una oportunidad enorme para este jugador que es, sobre todo, un penetrador con balón muy potente. Incluso si juega minutos de cinco, puede encontrar en Kyle Kuzma otro aliado exterior para hacer bailar a los pívots rivales por dentro. También incluso si Larry Nance Jr sigue mejorando su tiro exterior pueden compaginarse bien en ataque.

Pero claro, estamos hablando de la evolución de otros o de la compenetración con nuevos compañeros. Eso no le salvará de cara al verano. Por eso es necesario que mejore en muchos aspectos. Si además consigue ser un jugador útil para el puesto de cinco, tendrá muchas opciones de quedarse en L.A. el próximo curso.

A la espera de saber si consiguen deshacerse de Luol Deng u otros jugadores como Jordan Clarkson, los Lakers tendrán aproximadamente el 50 por ciento del cap space disponible el próximo verano. Algo que pueden destinar a dos contratos máximos a las posibles llegadas de hombres como Paul George, LeBron James o DeMarcus Cousins. Si bien las opciones para los puestos de ala-pívot, alero o escolta son más amplias, el puesto de center estará caro.

Ahí es donde entra Julius Randle. Si consigue ser más activo en defensa, sigue potenciando su habilidad para repartir juego desde el poste y mejora su tiro exterior, puede ser el «pívot secreto» para la próxima agencia libre. Con la llegada de un jugador del calibre de LeBron James o Paul George, quizá atraigan algún jugador más a precios reducidos.

Ahora mismo, Julius Randle debe ganarse ese contrato. Todo lo que han hecho Los Ángeles Lakers este verano ha sido con un fin: encontrar flexibilidad salarial de cara al próximo verano. Se sacrificó a D’Angelo Russell con el fin de encontrar esa espacio. Timofey Mozgov era una losa pero no es la única que queda en L.A. Luol Deng sigue en el punto de mira y no parece haber manera de que rentabilice su contrato, con lo que los Lakers deben aprender a vivir con él, al menos de momento.

Y eso han hecho este verano. Con la adquisición de Kentavious Caldwell-Pope seguirán teniendo flexibilidad el próximo curso. También Brook Lopez dejará muchos millones disponibles. El crecimiento de Brandon Ingram seguirá su curso y si llega a la prometida envergadura de Kevin Durant puede incluso llegar a ser otro ala-pívot en potencia, desplazando aún más a Randle al puesto de pívot.

«LA Bestia» tiene que dar un paso adelante, pero quizá ni eso sea suficiente. Imaginen que tiene un buen año pero también lo tiene su competencia. ¿Y si lo traspasan en febrero junto a alguien como Jordan Clarkson o Luol Deng? Quizá pueda ser la llave que termine dando la flexibilidad necesaria a los Lakers. Hay que tener en cuenta que los Lakers pueden pasar el límite salarial si firman a una o dos estrellas y luego firman a Julius Randle con sus respectivos «bird rights». También corren el peligro de que si pronto en la Agencia Libre el jugador firma con otro equipo no igualen a tiempo y luego las estrellas que persiguen marchen a otras tierras.

 


 

Julius Randle tiene en su mano la mejoría. Puede convertirse en un gran pívot en small-ball. Puede ser un gran interior si los Lakers consiguen un buen pívot. Puede ser un jugador medio o puede ser un fracaso.

Ahora está en sus manos ganarse el respeto de la liga y un contrato lucrativo ya sea en una de las franquicias más históricas como los Lakers o en otra ciudad en busca de nuevas aventuras.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This