Conecta con nosotros

Power Rankings

Power Ranking: 10 mejores jugadores sin anillo de la NBA

¿Quiénes formaran parte de este desdichado club de leyendas de la NBA?

Keith Allison (CC) NBA

Allen Iverson fue uno de los grandes iconos de la NBA a principio de siglo. Keith Allison (CC)

La NBA es una liga llena de historias de superación y gloria. Simplemente en los últimos años podríamos destacar un par de ejemplos que darían para una película. El anillo de Nowitzki con los Mavericks, la vuelta a casa de Lebron con la respectiva consecución del primer campeonato de los Cavs o el «Anything is possible» de Kevin Garnett son una buena prueba.

Pero no todo son finales felices. Desgraciadamente existe una lista bastante grande de leyendas de la NBA que se tuvieron que retirar sin haber ganado el anillo. En una liga como esta en la que solo un equipo puede alcanzar la gloria es algo normal que esto suceda. Cada año los equipos «contenders» se lo juegan a un todo o nada y en esa batalla siempre hay un perdedor.

En este Power Ranking venimos a hablar justamente de ellos. De los 10 mejores jugadores que jamás alcanzaron la máxima gloria que se puede conseguir en una cancha de baloncesto.

 

Karl Malone

Dos MVP, segundo máximo anotador de la historia de la NBA y parte de uno de los mejores dúos jamás recordados, la pareja Stockton-Malone. El Cartero es el mejor ejemplo de lo que comentábamos anteriormente. Uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA que se quedó a las puertas de la gloria por compartir época con los Bulls de Jordan.

Hasta dos veces, en las míticas finales de 1997 y 1999 los Jazz se dieron de bruces contra «el mejor equipo de la historia». Después de gastar todas las oportunidades en Utah buscó su final de película en los Lakers formando un «Big Four» junto con O’Neal, Bryant y Payton. Esta vez no hubo final feliz y los angelinos fueron derrotados por los Pistons. Al menos le queda el consuelo de ser uno de los mayores dominadores de la zona jamás visto, que no es poco.

 

Charles Barkley

Nadie habría imaginado que aquel joven bajito y gordinflón iba a llegar convertirse en uno de los mejores interiores de la historia de la NBA. Charles Barkley medía 1,98 y no tenía la mejor forma física, aún así el ala-pívot se convirtió en uno de los grandes nombres propios de los 90. Quizás ese fue su mayor problema jugar en la década de los Thomas, Jordan, Olajuwon y compañía.

Tan solo llegó a unas finales en el 93 donde perdió ante los Bulls 4-2. Esos seis partidos nos dejaron duelos increíbles entre Jordan y El Gordo que sin duda tienen un lugar muy especial en las hemerotecas. Años después de su retiro reconoció que antes del segundo partido de la serie le dijo a su hija «soy el mejor jugador del mundo y voy a ganar el partido«. Tras la victoria de los Bulls se encontró a su hija llorando y declaró «Creo que Michael Jordan es mejor que yo».

Polémico, ególatra y experto dominador del lenguaje para desconcentrar a sus rivales ahora al menos podemos disfrutar de sus comentarios como analista de la liga.

 

Elgin Baylor

El jugador más longevo de la lista. Quizás uno de los grandes olvidados cuando se habla de mejores aleros de la historia. Baylor tuvo la mala suerte de coincidir con los Celtics de Bill Russell y Red Aurbach y formar parte de esos «desdichados» Lakers que disputaron 8 finales perdiendo todas y cada una de ellas.

Su mala suerte llegó un poco más lejos y al inicio de la temporada que por fin daría a los Lakers el anillo de campeón, se retiró por problemas en las rodillas. 10 veces All-NBA, 11 veces All-Star, Baylor dominó la posición de alero como pocos lo han hecho. Al menos siempre le quedarán el anillo honorífico que le dieron los angelinos en el 72.

 

Patrick Ewing

El hombre destinado a volver a llevar a la cima a los Knicks se quedó a las puertas. La franquicia aún sigue esperando ese momento. El pívot es otro de los jugadores de la lista en pertenecer a la dorada época de los 90. En su caso supo aprovechar las ausencias de Jordan y llegó a dos finales en el 94 y en el 99. En las primeras sería parado por Olajuwon y en las segundas por Duncan.

Considerado como el mejor jugador de la franquicia neoyorquina, Ewing era un pívot de los de antes. Fuerza, potencia, juego muy físico y sobre todo una capacidad innata para hacerse con el control de la zona cuando quería. Seguramente si hubiese nacido algo antes se hablaría más de el. Para la posteridad quedan todos sus duelos con los jugadores más míticos de los 90 en la que para muchos fue la mejor etapa de la NBA.

 

Steve Nash

El jugador más actual de esta lista y al que quizás la mayoría hemos visto jugar más. Una visión del juego y capacidad de pase que pocos han tenido eran las características principales de uno de los mejores bases de los últimos 20 años. El canadiense fue el principal protagonista de los Suns del Run and Gun de Mike D’Antoni pero la coexistencia con los Spurs de Popovich, Mavs de Nowitzki y Lakers de Kobe le dejó sin anillo.

El dos veces MVP intentó cerrar su carrera por la puerta grande formando el gran proyecto de los Lakers con Kobe, Pau, Howard. Como todos sabréis ese equipo acabo en un auténtico fracaso y en la descomposición de los últimos Lakers de élite.

 

John Stockton

Ya habíamos hablado su alma gemela, tocaba hablar de el. John Stockton. Para muchos el mejor base tradicional que ha pisado jamás una cancha de la NBA y sus récords en asistencias (15,806) y robos (3265) son un gran argumento a su favor. Al igual que Malone y que muchos jugadores de esta lista tuvo la mala suerte de vivir en la mejor época de la liga pero sus 11 All-NBA en 19 años demuestran la grandeza de su carrera.

 

Allen Iverson

The Answer es uno de esos jugadores que tienen algo especial. Su altura de 1.83 le hacía las cosas muy complicadas para ser un jugador de baloncesto, pero Allen Iverson nunca hizo mucho caso a los estándares establecidos.  Un MVP, 11 All-Star, tres All-NBA y cuatro veces máximo anotador demuestran que los bajitos saben meterla.

En 2001 se quedó muy cerca de alcanzar la gloria pero los Lakers de O’Neal y Bryant fueron demasiado para A.I. Su cabeza y las lesiones nos privaron de disfrutar de el durante más años. ¿Quién sabe hasta donde podría haber llegado Iverson con una cabeza amueblada?

 

Tracy McGrady

La historia de T-Mac y de Iverson son bastantes parecidas. Ambos demostraron tener un talento descomunal, se convirtieron en dos de los mejores anotadores de la liga pero la cabeza y las lesiones les privaron de una carrera más exitosa y sobre todo de un anillo. Al menos a ambos les queda ser dos de los jugadores con una mayor legión de fans.

El siete veces All-NBA, siete All-Star y dos veces máximo anotador de la NBA nunca estuvo cerca de disputar unas finales. A Los Magic y Rockets que capitaneó les faltaban piezas para ser contenders y quizás la mayor pega de su carrera es su corta trayectoria en Playoffs.

 

Reggie Miller

¿Pensabais que habíamos terminado con los jugadores de los 90? Aquí llega Reggie Miller, la leyenda de los Pacers. Para muchos considerado como uno de los mejores tiradores y el mejor triplista, antes de la llegada de Allen y Curry, Miller fue otro de los jugadores que se quedó sin anillo por la tremenda competencia de la época.

Su derrota en las finales del 2000 ante los Lakers fue la vez que más cerca estuvo de conseguir la gloria. En su palmares siempre quedará ser uno de los pocos jugadores con 25.000 puntos, 4.000 rebotes, 4.000 asistencias y 1.500 robos durante su carrera.

 

Pete Maravich

Terminamos el Power Ranking con quizás el jugador que más curiosidad provoca. Pete Maravich maravilló al mundo desde la NCAA. Con 44.2 puntos de media en cuatro años, Pistol Pete ostenta el récord de máximo anotador en al liga universitaria. En la NBA no tuvo tanta suerte y es que a pesar de brillar como nadie con el balón sus problemas físicos y personales le terminaron alejando de las canchas.

Su dominio del juego, su visión y su alegría en la cancha le convirtieron en un jugador tremendamente popular que nunca tuvo una oportunidad de hacerse con el anillo. Desgraciadamente tras verse obligado a dejar su carrera mientras jugaba en los celtics, con 40 años en un amistoso con unos amigos cayo al suelo desplomado por una ataque al corazón. Curiosamente el día de su retiro había alegado que lo hacía ya que no quería morir de un ataque al corazón.

Comentarios

Más en Power Rankings

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This