Conecta con nosotros

NBA

Josh Richardson y el perfeccionamiento del ‘role-player’ perfecto

Hace de todo y todo bien. Continúe o no en Miami (poco inteligente sería traspasarle) es el año de Josh Richardson.

Josh Richardson es mucho más que un jugador de rol en la NBA | Guillermo Mayol (The Wing)

«Apenas sabía quién era», confesaba Erik Spoelstra el pasado 20 de septiembre durante el training camp de los Miami Heat, en las instalaciones de Florida Atlantic University. El protagonista de las declaraciones, y del texto, no debería haber llegado tan lejos.

De hecho nadie esperaba que Josh Richardson llegase a la NBA. Mucho menos que consiguiese establecerse.

 

La explosión de Josh Richardson

Es pronto. Apenas llevamos cuatro partidos de temporada y la muestra es mínima. Eso sí, evidencia lo que en Miami buscan desde hace meses. Cuando terminó el curso anterior ante los Philadelphia 76ers en Primera Ronda de Playoffs, Spoelstra dejó claro que uno de los objetivos en la 2018/2019 sería darle más peso a Josh Richardson en ataque.

«No solo lanza con confianza, además nos hace jugar. Se está empezando a dar cuenta de que puede hacer muchas más cosas sobre la pista». La fe de ‘Spo’ es ciega en Josh Richardson. Confía tanto en él que en los cuatro primeros partidos es el jugador con más lanzamientos intentados de la plantilla, por delante de Dragic y Wade.

La clave para ver el siguiente nivel en Josh Richardson es que aumente su peso en ataque. En más de 33 minutos por partido lanzaba menos de 11 tiros por encuento la pasada temporada. El cambio es radical para la nueva temporada. Vemos al jugador de los Heat más tiempo en pista y con más balón, mucho más balón.

Ante Orlando y Washington disputó 37:35 minutos y 38:25, en ambos terminó con 21 lanzamientos y ocho de ellos anotados. La contundente derrota ante Charlotte y su mala actuación le dejaron, con un tres de 11 en tiro, menos de 27 minutos en pista. Y contra los Knicks esta pasada madrugada ha vuelto a lucirse, casi 35 minutos y una serie de 8 de 14.

La nueva tendencia es abismal: acumula un 24’6% de uso de balón cuando la pasada temporada apenas superaba el 18%.

 

«No había expectativas para Josh»

Keith Allison (CC) – (modificado por Alex Güell)

Elección 40 del Draft de 2015 y en una plantilla llena de veteranos. «No había expectativas para Josh» comentaba Spoelstra. Y así era. Venía de ser referencia como senior en la universidad de Tennessee y ‘All-Sec Selection’, un jugador completo que destacaba por su defensa.

La apuesta de Miami por Josh Richardson se debe a Chet Kammerer, veterano scout de los Heat y por aquel entonces vice presidente del personal de jugadores. Lo tuvo claro al ver a Josh y él mismo recomendó escogerle. Un acierto de esos que vale una medalla.

Los Heat mantienen la confianza en Justise Winslow

Su año rookie fue complicado. Empezó calentando el banquillo de los Heat y disfrutando de plenos poderes en la G League. Se ganó el derecho de recibir minutos en la NBA y tuvo un rol determinado en la última temporada de Wade y Bosh juntos. Aprendió de primera mano de dos futuros Hall of Fame. Como el propio Josh Richardson cuenta, aprendió de ambos, en especial de Chris Bosh. Y se suman a la lista de mentores Goran Dragic, Joe Johnson o Luol Deng.

Cada temporada para Josh ha supuesto un escalón nuevo, un paso más en su carrera. Cuando llegó a la NBA muy pocos conocían su nombre. Tres años después se gana un hueco a peso, por su nivel, su proyección y su contrato. Es turno de dejar los escalones y pasar al siguiente nivel.

 

El siguiente nivel de Richardson: ‘rising star’

De la G League y calentar banquillo, a ser una de las promesas destacadas de la NBA. Josh Richardson es a sus 25 años una fuerza diferencial en la liga, una presencia influyente en ambos lados de la pista. Los Heat no tienen plantilla para competir por el título y por su situación salarial no pueden afrontar grandes cambios hasta dentro de un par de veranos. ¿El camino? Hacer de Josh Richardson su propia estrella.

La pasada temporada se convirtió en el quinto jugador de 1’98 metros o menos en toda la historia en registrar 100 robos, 100 triples y 70 tapones en una misma temporada. Y solo el tercero en acumular más de un 2% de robos y tapones y más de dos triples por cada 100 posesiones. ¿Qué mas buscas en la era moderna del triple y la defensa?

A esto le sumamos que terminó la 2017/2018 como uno de los mejores defensores individuales. Cerca del aro permitió un 6’7% menos de acierto a los rivales. «Pienso en mí como uno de los 10 mejores defensores de la NBA» decía Josh Richardson al terminar la temporada. Y razón no le falta, pese a ser exluido de los mejores quintetos defensivos. Varias voces se alzaron criticando la ausencia de JRich.

En ataque ofrece mucho más que un excelente tiro de tres. Un 38% en triples la pasada temporada, un 44% desde la media distancia y un 60% alrededor del aro. Richardson es un anotador muy capaz a los tres niveles y hay que añadir su dimensión de creador y facilitador de juego. Sin ser un ‘playmaker’ de primera categoría es un jugador fiable y extremadamente inteligente.

A todas sus virtudes y posibilidades, que residen como os comento en aumentar su peso en ataque, se une la renovación que firmó hace más de un año, el pasado 18 de septiembre de 2017. El salario de Josh Richardson es una auténtica ganga hasta el verano de 2021, cuando tendrá una opción de jugador con 28 años.

Los altos salarios que acumulan los Heat solo permitirán una ventana, la del verano de 2020, para hacer importantes incorporaciones mientras disfrutan de este chollo. Es por eso que se plantearían su traspaso si les permite adquirir una estrella o liberar salarios y conseguir más activos, pero ¿les interesa? ¿Interesa pagarle más de 25 kilos a Jimmy Butler con casi 30 años o tener un jugador de rol modélico con techo para crecer y un contrato ganga? Yo lo tengo claro.

 


 

Deberíamos hablar más de Josh Richardson. Saber lo que pasará dentro de varios años es imposible, incluso dentro de unos meses. Varios equipos llamaron en agosto a las oficinas de Miami preguntando por el jugador y se negaron a traspasarle. Solo parecen interesados en moverle a cambio de Jimmy Butler y Pat Riley aseguró a la plantilla hace unas semanas que de momento no habría cambios.

Los Heat tienen muchas limitaciones. Su plantilla es guerrera y hay lesionados, veremos cómo funcionan cuando James Johnson, Wayne Ellington, Dion Waiters y Justise Winslow estén plenamente recuperados. Y cuánto balón le quitan a Josh Richardson.

La defensa de los de Spoelstra seguirá siendo élite, una de las cinco mejores de la NBA posiblemente. ¿Y el ataque? Ahí llegan los problemas. No hay suficiente para competir en Playoffs y existe demasiado como para quedarse fuera. El mayor atractivo de la temporada es disfrutar del último baile de Dwyane Wade.

Y mientras tanto aprovechar para crear una estrella, o al menos para perfeccionar al jugador de rol perfecto: mucho carácter (trató de reclutar en verano a LeBron), trabajo, defensa criminal y presencia ofensiva completa y creciente. Es el año de Josh Richardson y deberíamos hablar más de él.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This