Conecta con nosotros

Mercado

Jonathon Simmons, un refuerzo mágico a buen precio

18 millones por tres temporadas para un precio muy bajo por Simmons… ¿Se nos escapa algo?

Locker Dome

En una agencia libre donde se han acordado cientos de millones de dólares, pocos le sabrán tan bien al jugador como los que aparecen en el nuevo contrato de Jonathon Simmons por los Orlando Magic de cara a las tres próximas temporadas. El alero ha tenido que superar muchos obstáculos para llegar donde está ahora; pero a base de trabajo ha conseguido instalarse de manera muy estable en la NBA. Lejos quedan ya los partidos en ligas semi-profesionales, el pagar por ir a pruebas para equipos de la D-League o los contratos por una cantidad insuficiente (al menos para una familia estadounidense con cuatro hijas como en este caso); ahora ya tiene los dólares, solo le queda demostrar en la pista que vale lo invertido.

Jonathon Simmons es un jugador con el aro entre ceja y ceja, una rara avis dentro de los esquemas de Popovich pero muy útil a la hora de romper las dinámicas defensivas rivales. Ha madurado mucho como jugador en las dos temporadas que ha estado en la NBA, sabiendo aprovechar más su físico y siendo más importantes de lo que los números (6.2 puntos, 2.1 rebotes y 1.6 asistencias) reflejan. De todos modos, el haber sido un jugador de menos de 20 minutos por partido le ha restado valor en el mercado y de los nueve millones de dólares que se preveía que firmase ha pasado a una media aproximada de seis (y en su tercer año con un único millón garantizado).

 

¿Cómo encaja en los esquemas de Vogel?

Por tiempo, calidad y salario; no hay ninguna duda que es una contratación más que interesante para unos Orlando Magic faltos de jugadores físicos en las posiciones de escolta/alero. Jonathon Simmons será, junto con el rookie Isaac, el contrapunto perfecto a los anotadores como Fournier, Ross o Hezonja; equilibrando así el róster.

Gracias a su estilo de juego, aportará puntos cada noche por su agresividad y su efectividad desde la línea de tiros libres y, bien utilizado, puede ayudar en la creación de juego por su buen manejo de pelota, una cualidad que ya destacó el propio Gregg Popovich:

«Es un muy buen pasador, él ve cosas más allá de lo inmediato. Cualquier puede observar a ese jugador abierto, pero él puede ver más allá de esa primera opción y puede anticiparse a lo que pasa en la cancha».

Además, es uno de los mejores defensores de perímetro de la plantilla de Orlando, un aspecto que era vital en los Pacers de Vogel y que en esta nueva andadura no ha podido desarrollarlo a su gusto por el corte de jugadores con los que contaba.

Por estructura del equipo y edad, el ya ex-jugador de los Spurs debe aspirar a un rol de importancia en los Orlando Magic, incluso un líder dentro de un vestuario que necesita pesos pesados desde hace temporadas.

Aunque en la complexión física no tiene nada que ver, las cualidades baloncestísticas de Jonathon Simmons se asemejan con las de Jonathan Isaac: poco lanzamiento exterior, buena defensa y el uso de su físico para marcar las diferencias sobre el parqué. Pese a tener poca experiencia en la NBA, Simmons no solo podría ser útil como jugador, sino también como mentor de la joven joya magic.

 

¿Producto «exclusivo» spur?

Una de las mayores reservas que existen con los jugadores que que solo han estado en los San Antonio Spurs como profesionales es el no saber a ciencia cierta si son tan buenos como parecen o si han salido beneficiados por un sistema colectivo que ensalza al grupo y que siempre ha hecho brillar a jugadores que, una vez fuera de «Ciudad Paraíso», han resultado ser un gran «bluff».

Ser un jugador que se ha ganado los minutos gracias a romper los esquemas más que beneficiarse de ellos es un punto a favor del optimismo magic, que saben que Jonathon Simmons no lleva consigo una firma spur al uso y aterrizar en Orlando en su plenitud física debe ayudarle a no quedarse encajado en un rol concreto.

 

Dudas tras su salida de SA

Tal vez nunca se llegue a saber a ciencia cierta qué pasó en estas últimas semanas entre la «office» de los Spurs y Simmons; pero todo parece que la relación no era tan ideal como se creía. Los de San Antonio renunciaron a su derecho preferencial cuando le retiraron la oferta cualificada por (teóricamente) estar demasiado lejos de los nueve millones que pedía; pero es que esa cantidad también está demasiado lejos de la que ha terminando aceptando. ¿No había tanto interés en su renovación como se decía o el jugador era más problemático de lo que se mostraba al público?

 


 

La pregunta es muy sencilla; ¿hubiera protagonizado tantas noticias Simmons, un sophomore de casi 28 años que ha promediado seis puntos esta última temporada, si no hubiera jugado estas dos últimas temporadas en los San Antonio Spurs dirigido por uno de los mejores entrenadores de la historia?

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This