Conecta con nosotros

NBA

Los Jazz apuestan por el continuismo

En Utah hay un reto osado, casi imposible. Para llevarlo a cabo tienen un plan: mantener un bloque que ilusiona.

Llega LeBron al Oeste y el caos se apodera de la conferencia. En Oklahoma se gastan más de 300 millones en un equipo candidato a llegar a las semifinales de conferencia, en Houston renuevan a Paul a precio de oro a la espera de negociar con Capela y mientras los Lakers firman a Cadwell-Pope, Rondo, McGee o Lance Stephenson, San Antonio decide que hacer con Kawhi. Y todos, buscando la manera de detener a los todavía más villanos Golden State Warriors. También Utah Jazz. 

En Utah han optado por la manera clásica: mantener el bloque que funcionó el año pasado. Tras renovar a Favors, Exum y Neto del roster de 2018, los Jazz se presentarán en 2019 con solo dos novedades: la salida de Jerebko y la firma de Grayson Allen, a falta garantizar los contratos de Udoh y O’Neale, cuestión de tiempo. Y una vez cerrada la plantilla, rezar a la Virgen de Salt Lake City para que Gobert, Exum o Ricky Rubio, los más propensos a caer lesionados, puedan jugar toda la temporada.

Utah Jazz peleará por meterse en Playoffs tras una buena temporada

Los Jazz mantienen el bloque del pasado curso | Scott Ripley (The Wing)

El equipo de Donovan Mitchell

La que empezará en Octubre ya no será la temporada post-Hayward, será la primera temporada al completo del equipo de Donovan Mitchell. El neoyorkino firmó una temporada rookie-of-the-year-esca y se ganó, desde ya, ser el dueño y señor de la franquicia. Es su equipo y desde esa base, el objetivo es conseguir el factor pista en los playoffs. Mejorar las prestaciones de 2018. En su primer año, tardó 12 partidos en afianzarse como titular; en los últimos 28 partidos no bajó de 12 puntos. 

Mitchell se ha ganado a la afición de Salt Lake City dentro y fuera de la pista y se ha convertido en el líder prometido para la comunidad mormona, que han ganado rondas de playoffs en años consecutivos por primera vez desde 2008. El equipo ha creado un vínculo muy fuerte entre los miembros, ya sean all-star como Gobert o role-players como Crowder, Exum y Neto. La plantilla se unió. Tras ganar el DPOY, el center francés aseguró estar orgulloso de lo que están construyendo en Utah.

 

The Wing: directo de la Agencia Libre NBA 2018

 

Utah Jazz: equipo compacto, banquillo perfecto

Si Donovan es la estrella y Gobert el referente, Quin Snyder es la mente detrás de este gran proyecto. El entrenador que ha conseguido sacar provecho a Ingles, de quién no se esperaba mucho, que ha revalorizado a Crowder tras salir de Cleveland hundido o que ha hecho de Exum un combo-guard de 11 millones al año. Muchísimo trabajo en un equipo donde todo el mundo sabe su rol. Y donde destacan, por encima de todos, los nombres de Jae Crowder y Joe Ingles. Los forwards, en su figura de 3 and D, se han convertido en los engranajes que hacen que el vestuario esté compacto y preparado para cualquier reto. El paso extra, de competitividad, agresividad y compañerismo, viene de su parte.

Llegaron prácticamente como novatos a playoffs –Ricky Rubio y Mitchell debutaban en post-temporada– pero cumplieron con nota: en seis noches pudieron con Oklahoma y consiguieron a robar una victoria en Houston. Y ahora, con el mismo equipo, planean el reto más complejo jamás visto en la NBA: asaltar el Oeste. Desde Salt Lake City, prácticamente al margen de los focos, con un sophomore como estilete y dos europeos como referentes, además de un rookie problemático y un equipo sin estrellas. Todo está su en contra; todo menos el plan continuista de Dennis Lindsey y Quin Snyder.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This