Conecta con nosotros

Draft NBA

Jarrett Culver, el jugador de moda en los mocks

La estrella de los Red Raiders ataca el top 15 del Draft 2019.

En las últimas semanas, Jarrett Culver está empezando a acaparar la atención de los medios. El jugador de Texas Tech está consiguiendo que mucha prensa especializada y analistas de renombre le sitúen muy alto en sus mocks.

El escolta sophomore de los Red Raiders se ha ganado a pulso ser una de las sorpresas de lo que llevamos de temporada. Su despliegue ofensivo y potencial atlético, llaman la atención de scouts y entrenadores.

Jarrett Culver, un prospect al alza para el Draft 2019.

Jarrett Culver, un prospect al alza para el Draft 2019. Foto vía Twitter: @TexasTechMBB

Familia y fe como pilares

No es raro ver cómo los jugadores proyectados en las posiciones más altas del Draft tienen unos genes envidiables. Hijos de ex jugadores, de deportistas de élite en muchas disciplinas o incluso olímpicos.

Jarrett Culver, sin embargo, no tenía nada de eso. Sus padres nunca habían sido atletas destacados en su juventud, pero habían generado una descendencia mucho más prodigiosa que ellos. Su hermano mayor, Trey, se graduó el año pasado en Texas Tech, dejando atrás una carrera universitaria marcada por conseguir la cuarta mejor marca de la historia de la NCAA en salto de altura. Superó los 2.30m, lo que supondría pasar por encima de Yao Ming. Su hermano pequeño, J.J todavía es un joven que sueña con la NBA mientras se deja la piel en los partidos de instituto. Pero para Jarrett Culver, ambos hermanos son personajes indispensables en su vida.

Jarrett nació en el seno de una familia humilde, que tuvo que mudarse de Dallas a Lubbock por el trabajo de su padre, Hiawatha Culver. Precisamente su trabajo como pastor de la iglesia, tendría un papel fundamental en el desarrollo del jugador como persona.

“Dios juega un gran papel, antes de los partidos rezo y leo la biblia, ya es una rutina, siento que Dios está conmigo en la pista y me protege.”

No es extraña esta fe cristiana, pues según el Pew Research Center, el 70% de las personas creyentes en USA se consideran como tal. En los últimos años hemos visto como otros jugadores como Wendell Carter Jr, Kevin Durant o Dwight Howard, hablaban de la importancia de la fe en sus carreras deportivas.

 

Home sweet home

Si nos dicen que hay un jugador de Texas Tech que puede aparecer en las primeras 15 elecciones del Draft 2019 nuestra reacción, casi inevitablemente, es de sorpresa. No es una cuestión de clasismo entre universidades, sino que este equipo no tiene una tradición de prospects NBA.

En los últimos 21 años, los Red Raiders solo han conseguido colocar a dos de sus jugadores en la primera ronda del Draft: Tony Battie (1997, Denver Nuggets) y Zhaire Smith (2018, Philadelphia 76ers).

Eso no quiere decir que no hayan tenido grandes jugadores, pues figuras como Keenan Evans o Andre Emmett tuvieron un gran impacto en la NCAA durante sus carreras colegiales. Pero de cara a los profesionales, el éxito, sin embargo, no ha sido el mismo.

Sin embargo, poco le importó a Jarrett Culver, que llegaba como un jugador sin demasiado renombre más allá de su estado. Tenía ofertas de toda la Big 12, pero él quería estar cerca de su hogar y su familia, por lo que se decidió por Texas Tech, la universidad de su ciudad.

“Somos una familia muy unida, mis hermanos son modelos para mí y me han enseñado mucho. Mi familia lo es todo para mí y lo tuve en consideración en mi proceso de recruit.”

Para algunos jugadores, estar cerca de los suyos es indispensable. Hemos visto a grandes estrellas de instituto como Malik Newman comprometerse con Mississipi State por la presencia de su padre en el Staff. Otros ejemplos como Ray McCallum en Detroit o Mustapha Heron, que pidió el transfer desde Auburn para estar más cerca de su madre enferma, en New York, provocó que haya acabado como pieza clave en St John’s.

Jarrett Culver, estrella emergente de la Big 12.

Jarrett Culver, estrella emergente de la Big 12. Foto vía Twitter: @TexasTechMBB

La eclosión como Sophomore

La primera temporada de Culver en los Red Raiders puede definirse en una palabra: destellos. El que ahora es la estrella, estaba muy por detrás en la jerarquía del equipo. Por delante tenía a un Keenan Evans que ha acabado como uno de los mejores jugadores de la historia de la universidad y a un Zharie Smith, top 20 del Draft 2018.

Pero llegó este año, su temporada sophomore, y ya sin los dos jugadores anteriormente nombrados, tuvo que asumir el rol de líder del equipo. El reto era y sigue siendo grande, pero está cumpliendo con creces.

En 15 partidos promedia 18.8 rebotes, 6.9 rebotes y 3.9 asistencias, con un 38% de acierto desde el triple. Estamos viendo a un Jarrett Culver que influye cada vez más en el juego si perder un ápice de eficiencia. Y lo mejor es que todo esto es fruto de su trabajo.

La estrella de Texas Tech, estuvo trabajando el tiro intentando conseguir una mecánica más rápida y lo ha conseguido. Ahora, es un jugador mucho más productivo gracias a su pull up y la facilidad para ejecutar el triple en C&S. En una camada que no destaca por su tiro exterior, poder aportar desde el triple puede ser un factor clave para diferenciarse del resto.

 

Habilidades potenciales de Jarrett Culver

Culver es un jugador que sabe trabajar sin balón. Tiene la inteligencia necesaria para producir sin él, sobre todo saliendo de bloqueos para definir, pero es con el balón en las manos donde su margen de mejora es mayor. Ha estado trabajando el manejo, pero sobre todo la lectura de los bloqueos. Una buena estructura de bloqueos, es básica en cualquier sistema que se precie y suponer una amenaza en estas situaciones te permite tener un impacto más inmediato en el juego.

“En vez de salir y anotar a diferentes niveles, estoy trabajando el Pick and Roll viendo vídeo. Lo entreno, ejecutando y haciendo buenas lecturas, haciendo mi juego más eficiente.”

Otro aspecto en el que tiene potencial es la defensa. Texas Tech es un equipo con un trabajo defensivo excelente gracias al trabajo de su entrenador, Chris Beard. Sin embargo, Jarrett Culver no es el jugador más productivo atrás, pero no por ello le faltan herramientas.

Pese a estar marcado como 6-5, la sensación en pista es de un jugador mucho más grande, más cercano hacia los 6-7 pies. Y sin duda alguna es un aspecto a considerar, pues es capaz de defender a escoltas y aleros a buen nivel por tamaño, fuerza y conocimientos tácticos.

Por último, es necesario destacar el potencial de Culver cerca del aro. No es un jugador extremadamente explosivo con el balón, pero si inteligente y con recursos. Al haber ganado algo de peso, trabaja mucho mejor el contacto, imponiéndose a jugadores menos físicos o más pequeños.

 

Stock en medios de referencia

Si realizamos un pequeño repaso por los medios más conocidos en materia de Draft, veremos la mejora del stock de un jugador que empezó como segunda ronda. Tankathon, en su última actualización, lo coloca en el puesto número cinco para los Hawks, nbadraft.net, por su parte, en el número nueve para los Boston Celtics, misma posición que en Draft Side. Incluso Bleacher Report, en su último Big Board, apuesta por Culver como su número tres.

Lo cierto es que queda mucho por desarrollar todavía, es un jugador en proceso de construcción, pero el margen de mejora puede ser muy atractivo para algunas franquicias. Solo el tiempo nos dirá si Jarrett Culver ha enamorado solo a la prensa o también ha convencido a los scouts y ejecutivos de la NBA.

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This