Conecta con nosotros

NBA

Jamal Murray se hace grande en Denver Nuggets

Jamal Murray se ha convertido en un anotador temible y una pieza principal en el esquema de futuro de Denver Nuggets.

Jamal Murray es un claro ejemplo del brillante futuro que tienen los Denver Nuggets si los prometedores jóvenes que empiezan a hacerse un hueco en la liga continúan su progresión. El jugador de segundo año ha cargado con muchas responsabilidades desde su llegada a Colorado, con la misión de devolver a los “Playoffs” a un equipo que lo necesita de manera acuciante.

 

Inicio decepcionante

El inicio de la temporada 2017-2018 no fue del todo bueno para el “sophomore” canadiense. Su increíble potencial ofensivo se veía muy mermado por su pésima defensa. Un jugador joven con un cuerpo poco atlético tiene todas las papeletas para ser un mal defensor, expectativas cumplidas. En su primer año, fue el peor defensor dentro del segundo peor equipo defensivo de toda la NBA (114 puntos concedidos cada 100 posesiones con él en pista). Cualquier rival le superaba con facilidad, lo cual no ayuda en un esquema defensivo que ya de por sí necesita muchas mejoras.

Además, su comienzo dubitativo en el lanzamiento exterior hacía que las dudas cada vez fueran más razonables, ya que estamos hablando de un titular indiscutible jugando fuera de su posición natural en un equipo que aspira a seguir jugando después del 15 de abril. Más minutos y más lanzamientos por noche que no se traducían en una gran mejora ni individual ni global. Las lesiones de Nikola Jokic, Paul Millsap y Wilson Chandler dejaron a los dos “guards”, Gary Harris y Jamal Murray, como principales armas ofensivas del equipo, una llamada que no tardaron en responder.

 

La mejora de Jamal Murray

El arsenal ofensivo de Jamal Murray sigue aumentando y estamos empezando a ver todo su potencial, especialmente desde la lesión de Millsap, a mediados de noviembre. El mes de diciembre ha significado la explosión del base canadiense. Supera los 19 puntos por noche de media con un 47% en tiros de campo y un increíble 46% en triples tirando 3’5 por noche. También supera las tres asistencias y los cuatro rebotes por encuentro, números máximos de carrera.

Además, también está sorprendiendo su facilidad para penetrar con éxito pese a no ser un atleta prolífico, lo que le convierte en una amenaza aún mayor en el apartado ofensivo. Bajo el aro es la zona desde la que han salido una gran cantidad de sus tiros, siendo superados por poco por los lanzamientos de tres puntos. Un buen 60% le avala en estas lides, además de que solo le taponan una vez de cada 11 intentos. Muchos intentos vienen tras un corte a canasta y recibiendo pases de Jokic o Plumlee, interiores con gran visión de juego, o bien tras una conducción suya desde el exterior.

Precisamente, esa conducción de balón es algo en lo que también ha mejorado bastante. En vez de encasillarse como un tirador de “catch&shoot”, sigue trabajando en sus aptitudes como base y generador de juego, con una buena capacidad de bote y una zancada potente que le permite ser una amenaza en jugadas de aclarado creadas por su todavía latente capacidad asistente.

Precisamente es esta habilidad de transformación en base puro un aspecto a mejorar. Lógicamente, un jugador que lleva toda la vida siendo escolta no se va a convertir en John Stockton de la noche a la mañana, aunque le vemos progresar en sus aptitudes de pasador y organizador de juego, siempre a la sombra de Nikola Jokic, el verdadero cerebro pensante de la ofensiva de Denver Nuggets. La falta de un base que marque el camino en la franquicia le permite seguir desarrollando este tipo de cualidades que pueden hacer de él uno de los mejores “combo guard” de toda la liga. Aun así, las asistencias por noche siguen subiendo y se ven destellos que dejan claro que está entrenando y mejorando en este aspecto.

 

¿Cambio de rol?

El papel de ejecutor le viene muy bien al bueno de Jamal, aunque es lógico que las cosas cambien cuando vuelva Paul Millsap, el gran fichaje del verano, el cual tuvo la mala suerte de sufrir una lesión que le tiene apartado de las canchas desde hace dos meses. El exjugador de Atlanta Hawks es un anotador decente que puede aportar entre 15 y 20 puntos por noche. Además, su presencia al lado de Jokic va a inclinar la balanza ofensiva de la franquicia de Colorado hacia una base interior, donde se concentran las dos estrellas.

Harris, Chandler, Murray y el resto de exteriores pasarán presumiblemente a tener el papel de anotadores puros, dejando la organización en manos del pívot serbio principalmente, capaz de crear tiros para sus compañeros con una facilidad pasmosa. Veremos a un Jamal Murray mucho más activo sin balón, buscando el espacio para tirar desde el exterior o penetrar con fuerza.

Ahí está el dilema de Michael Malone. Si tus dos interiores pueden anotar y generar con facilidad y tanto Harris como Chandler son vitales en el apartado defensivo, ¿es bueno que Murray juegue de titular teniendo un papel solo de anotador o se debería apostar por dar la titularidad a un base más puro?

A decir verdad, las opciones son pocas, ya que la irregularidad de Emmanuel Mudiay y la inexistencia de Monte Morris en el equipo nos dejan sin más opciones, a no ser que se salga al mercado en busca de un base (en verano se hablaba mucho de George Hill, el cual está en la lista de posibles salidas de Sacramento Kings). Ahora bien, Jamal Murray en el banquillo, donde el líder es Will Barton, puede ser contraproducente.

Si juntas a dos de los mejores anotadores saliendo del banquillo, sabiendo que ninguno de ellos es un asistente prolífico y que Mason Plumlee no es un organizador tan bueno como Jokic, los esquemas ofensivos en la segunda unidad podrían ser un colapso que acabara con varias posesiones malas todas las noches, ya que ambos exteriores son ejecutores por naturaleza. Lo lógico sería que, aunque vuelva Millsap, Murray siga siendo titular y continúe en su mejora como base para ejercer como tal en aquellos partidos en los que Jokic no está inspirado.

 


 

Recordemos que este chico solo tiene 20 años y ya es una pieza clave en un equipo con un brillante futuro. Estamos ante un anotador prolífico que puede convertirse en un jugador muy completo si sigue trabajando en sus carencias en los muchos años de carrera que le quedan por delante.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This