Conecta con nosotros

Especiales

El juego interior de Atlanta, forjándose a fuego lento

Los de Georgia tendrán que ingeniárselas para crear un nuevo sistema de juego interior para sus jóvenes bigs

John Collins será el diamante en bruto de este nuevo interior de los Atlanta Hawks - Deadspin

John Collins será el diamante en bruto de este nuevo interior de los Atlanta Hawks – Deadspin

Los Atlanta Hawks se han entregado a la reconstrucción esta temporada. Tras ser el único equipo junto a los San Antonio Spurs en conseguir meterse en «Playoffs» en los últimos diez años seguidos, se puede decir que la regularidad es algo que ha caracterizado a la franquicia durante este periodo de tiempo.

Pero ahora, algo va a cambiar en la franquicia, mientras el nuevo dúo Budenholzer-Schlenk se va conociendo, e intercambiando conceptos. El primero, alumno Spur, aboga por el movimiento de balón, interesante y principal clave del juego de Atlanta en estos últimos años, y el segundo, proveniente del ecosistema Warrior, tiene en la cabeza el espaciado y el tiro.

Por eso, en esta temporada de reconstrucción, la fusión de conceptos puede hacer mella en el sistema de juego de los de Georgia, sobre todo en el interior, para el cual cuentan con piezas ‘desconocidas’, a priori, tras trabajar consecutivos años con «bigs» del calibre de Paul Millsap y Al Horford.

La rotación de interiores de este año de Atlanta, a falta de algunos días de Agencia Libre y, por tanto, posibilidad de firmas y traspasos de por medio, es la siguiente: en el cuatro, John Collins y Taurean Prince (sin descartar apariciones esporádicas de DeAndre Bembry en un quinteto «small ball»); y en el cinco todavía no tiene pinta de estar cerrada la cosa, dado que Miles Plumlee es un contrato del que los fans quieren que Atlanta se deshaga (37.5 millones en tres años para un «center» que roza el aprobado), Mike Muscala no parece el adecuado para asumir el rol de titular, aunque sí sea una gran pieza para el banquillo, y Diamond Stone es un jugador todavía por pulir.

Los ala pívots, renovados

Comenzando por el puesto de ala pívot en el equipo, tras la marcha de Paul Millsap a Denver, donde formará una interesante pareja con Nikola Jokic, nos quedan tres jugadores favoritos a asumir los minutos de esta posición, como son el «rookie» John Collins y los «sophomores» Taurean Prince y DeAndre Bembry.

El titular, sin lugar a dudas, será el rookie, dado que los otros dos no son cuatros puros, sino que Prince es el alero titular, un 3&D en desarrollo de 22 años, y DeAndre Bembry tiene el perfil de alero que hace de todo, point forward, e incluso defensa y rebote. Se parece mucho a James Johnson, en referencia a la NBA.

De Collins hay que destacar que tendrá que adaptarse a la NBA al ser este su primer año en la liga. En Wake Forest dejó unos nada desdeñables guarismos de 19.2 puntos por encuentro, junto a 9.8 rebotes y 1.6 tapones en 26.6 minutos por juego. Se trata de un cuatro de perfil no muy atlético, por lo que tendrá que ganar masa muscular a medida que avance su estancia por la liga.

Sin embargo, su poco atletismo y más que dudosa agilidad las compensa con potencia y fluidez, las cuales compenetra con su increíble capacidad anotadora. Fueron nada menos que 40.1 puntos por 100 posesiones los que anotó el año pasado en la NCAA. Su ataque se resume en transiciones, infinidad de recursos en el poste y tiros de media distancia, los cuales debe todavía mejorar para que podamos verle en más situaciones de «catch and shoot«. Es un jugador con poco IQ, aunque se supone que un entrenador con capacidad como Budenholzer será capaz de hacerle entender los esquemas y crear situaciones para su gran «skillset» ofensivo.

Donde sí nos tenemos que parar es en sus debilidades. No es un gran pasador como Millsap, por lo que coach Bud contará con menos opciones en un interior algo verde. Su defensa deja mucho que desear, algo que también contrasta con los cincos disponibles actualmente, y como hemos destacado, su coeficiente tampoco es alto. Lo mejor de todo es su margen de mejora, algo natural en cada novato, dado que John no ha alcanzado todavía la veintena.

Taurean Prince hará las veces de cuatro suplente. El 3&D tendrá que repartir sus minutos entre la posición de alero y la de ala pívot para compenetrar la pobre situación interior con la que Atlanta cuenta en los inicios de su reconstrucción. No obstante, el jugador puede funcionar en quintetos de small ball. Se alzará como alternativa a Collins abriendo el campo, ya que este jugador sí tiene la capacidad de anotar triples, no como el rookie. Su defensa también supondrá un plus y mejorará la del jugador de primer año en la segunda unidad.

Taurean Prince verá su rol aumentado la próxima campaña en Atlanta - Keith Allison (CC)

Taurean Prince verá su rol aumentado la próxima campaña en Atlanta – Keith Allison (CC)

Por último, destacar a DeAndre Bembry, que posiblemente también tenga minutos en esta posición. El sophomore disputará la gran mayoría del tiempo como alero, pero es posible que tenga también la oportunidad de demostrar sus habilidades defensivas en un quinteto con altura menor para complementar las rotaciones de los Hawks. Este jugador dará más posibilidades a Atlanta tanto de tres como cuatro dadas sus capacidades, a desarrollar, de subir el balón, rebotear, defender e incluso anotar si se da la oportunidad.

El puesto de pívot, todavía sin definir

La rotación de pívot en Atlanta todavía no parece tener gran claridad. Actualmente, el conjunto cuenta con tres jugadores con posibilidad de disputar minutos en esta posición, como son Miles Plumlee, Mike Muscala (que recientemente firmó con Atlanta como agente libre) y Diamond Stone (un pívot sophomore que debe pulir su juego).

En primer lugar, vamos con el que, en teoría, está más preparado para ser titular, al mismo tiempo que es el que tiene más papeletas para salir de la franquicia. Miles Plumlee, que llegó junto a Marco Belinelli en el traspaso que envió a Dwight Howard a Charlotte, cuenta con un contrato demasiado alto visto su rendimiento en pista. Son 37.5 los millones que posee garantizados para los próximos tres años, mucho dinero si tenemos en cuenta que este año solo ha disputado 10.8 minutos de media, dejando unas estadísticas de 2.5 puntos y 2.1 rebotes, y siendo poco eficiente en pista. Tan pronto como los Bucks le firmaron el contrato, supieron que habían cometido un error. Los aficionados no le quieren en la franquicia y tiene pinta de que se le buscará salida tarde o temprano.

La quinta temporada de Mike Muscala en la NBA será de mayor importancia para el jugador - Keith Allison (CC)

La quinta temporada de Mike Muscala en la NBA será de mayor importancia para el jugador – Keith Allison (CC)

Mike Muscala es el segundo jugador que vamos a analizar en esta posición. El de Minnesota ha ido aumentando sus minutos e importancia en la plantilla año tras año en los Hawks tras debutar en 2014, y parece que la campaña 2017-18 será la cúspide de su rol como pívot suplente, con gran cantidad de minutos. Mike no es el típico jugador que siempre aporta lo mismo, sino que, con 26 años, ha conseguido añadir a su juego el tiro de tres, anotando el año pasado 46 de sus 110 intentos, es decir, un 41.8% de los mismos, que extiende las posibilidades y el espaciado que tanto gusta a la nueva fusión de estilos anteriormente comentada en Atlanta entre Budenholzer y Schlenk. Este último, cabe destacar, hizo un gran trabajo consiguiendo que el big man acordara un contrato por diez millones en dos años, teniendo en el segundo una opción de jugador. Un suplente con amplias prestaciones a un precio tan barato es una gran jugada para un GM con poca experiencia en su puesto.

Por último, toca destapar la gran incógnita que es Diamond Stone. El sophomore llegó a la franquicia recientemente, en el traspaso a tres bandas que dejó en los Hawks los derechos de Stone, un «pick» de primera ronda de Houston para 2018 y al contrato de Jamal Crawford. El año pasado, Diamond no contó apenas para LAC, jugando en total siete encuentros dispersados por todo el calendario, con una media de minutos de 3.4 por noche. Este verano, el jugador ha estado trabajando su cuerpo en el gimnasio, y según pudimos observar anoche en el único partido que ha disputado de la «Summer League», parece más esbelto. Anotó 11 puntos, recogió cinco rebotes (cuatro de ellos ofensivos) y puso un tapón en los 14 minutos en los que estuvo en pista. Si bien es cierto que la liga de verano no puede tomarse muy en serio en referencia a estadísticas, sí que puede proporcionar al espectador una noción de cómo vienen físicamente los jugadores, o cómo han mejorado en ciertos aspectos de su juego. En el caso del sophomore, sí que hemos apreciado su mejoría en eficiencia y mejor instinto en el rebote, aunque poco más. Sigue siendo una total incógnita su desarrollo para el año próximo.

Para finalizar, parece obvio que esta posición todavía no está finiquitada para la franquicia de Georgia. Quedan dudas, sobre todo en llegadas de interiores, como por ejemplo Alpha Kaba, elegido en el último puesto del reciente Draft, el cual puede que no recale en el Mega Leks esta campaña y tenga minutos en Atlanta. Otra posibilidad, menos remota, es la adición de un agente libre, como por ejemplo Roy Hibbert, Festus Ezeli o Jeff Withey que harían las veces de big barato y contribuyente.

Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This