Conecta con nosotros

NBA

Los Indiana Pacers y su lucha post-Oladipo

El conjunto de Indianápolis se sustenta en su ética de trabajo para mantenerse en el Este sin su estrella.

Sí, los de Indianápolis están cuartos en la Conferencia Este. Un partido y medio les separa de los terceros, unos Philly 76ers en racha, mientras se mantienen un encuentro por encima del quinto puesto, ostentado por los Boston Celtics. A partir de esa posición, el nivel de la conferencia cae en picado. No ha sido fácil para los Indiana Pacers permanecer en la lucha. Más de uno les veía cayendo más allá del quinto puesto cuando Victor Oladipo dijo adiós a la temporada.

Sin embargo, en las siete semanas que lleva el escolta recuperándose, su equipo ha sabido mantenerse en forma. Bojan Bogdanovic y Myles Turner han dado un paso adelante, consiguiendo que los de Indy no decaigan en nivel. Por supuesto, esta imagen de los nuevos Pacers no ha pasado desapercibida, y el conjunto seguirá siendo un hueso duro de roer para cualquiera que se enfrente con él en los Playoffs y lo que resta de campaña. Cinco nombres (por encima de los demás) han impactado el motor que es el sistema de Nate McMillan: Bojan Bogdanovic, Myles Turner, Wesley Matthews (recién llegado), Darren Collison y Domantas Sabonis. Y esto ha dado como resultado que Indiana sea uno de los equipos tapados de la liga. Porque sí, sin Oladipo, también saben jugar.

 

Diversificación de los apartados del juego

Indiana Pacers, Nate McMillan

El entrenador de los Pacers, ¿tapado para Entrenador del Año? – Alex Güell (The Wing)

En este epígrafe hay que halagar indudablemente el trabajo de Nate McMillan. Allá por 2016, la gerencia vio algo en él y se le ascendió a head coach de Indiana Pacers. Desde entonces, ha impuesto una ética de trabajo legendaria en los gimnasios y el parqué. Ignorancia sería no apreciar sus sistemas, liderazgo y cultura. Gracias a ello, los Pacers supieron exprimir a Victor Oladipo la pasada campaña y lograr unas 48 victorias que nadie esperaba. Esta temporada, el conjunto iba a por un reto más ambicioso, pero la pérdida de su jugador referencia a mitad de curso les ha frenado un poco. Sin embargo, van en buen camino para superar las 47.5 victorias que Las Vegas les daba a inicio de curso.

Su récord es de 12-12 desde que su estrella está en el dique seco, lo que les ha servido para mantenerse en el top 4 de su conferencia. Sin embargo, ostentar el séptimo peor calendario restante (según Tankathon) es uno de los obstáculos para llegar a su particular meta. Oladipo se lesionó, y las tareas se repartieron.

Bojan Bogdanovic está asimilando la referencia en ataque desde que su compañero cayó. Son 21.3 los tantos por encuentro que anota desde el 24 de enero. Acierta un 50.3% desde el campo y un 39% desde el perímetro. Nate McMillan sabe cómo encontrarle a base de pizarra. Wesley Matthews ha supuesto un respiro en este apartado apuntándose a la lista de referencia exterior. Intenta 6.3 triples por partido, anotando más de un 40% de los mismos. En defensa, a sus 32 años, sigue tan estelar como siempre. Chad Buchanan y Larry Bird hicieron un buen trabajo en los despachos añadiéndole al roster.

Bojan Bogdanovic, un obrero en Indianápolis

La organización corre a cargo de los generales del parqué. Darren Collison y Cory Joseph suman 10.6 asistencias por partido entre ambos desde que Oladipo se lesionó. Además de esto, la plantilla de McMillan tiene más jugadores capaces de generar juego, ya sea desde el drible (Matthews, Young) o en la zona (Sabonis, Young, Turner). Todo ello ha metido a Indiana en el top 10 de conjuntos que más asistencias reparten, siendo octavos con 25.9 por encuentro. El 62.9% de sus tiros son asistidos, séptima mejor marca de la NBA. Marchan también quintos en ratio de asistencias/pérdidas (1.88) y terceros en ratio de asistencias (18.9). El movimiento de balón y gran número de pases en un equipo en mayúsculas son muy importantes. Una vez más, aplauso para Nate McMillan.

De la defensa hablaremos en un apartado específico. Sin embargo, paramos aquí para mencionar a sus protagonistas. El ancla es, sin duda, Myles Turner. Pívot del cual se dudaba en el Draft de 2015, que cayó al onceavo puesto para suerte de Indiana Pacers y que lidera la liga en tapones por encuentro (2.8). Se ha convertido en lo que su potencial dictaba: un protector del aro de élite que ayuda lo suficiente en ataques y boxouts y que es muy generoso en pista. Su presencia ayuda mucho a los Pacers.

Tras el ancla cabe destacar otros jugadores. Thaddeus Young ha alcanzado su tope en la liga como ‘lockdown defender‘, mientras que Wesley Matthews sigue haciendo las cosas por las que llegó a la liga: anotar y defender en gran volumen. La presencia de estos tres jugadores, sumando a otros perros de presa como Darren Collison o Cory Joseph, ayuda mucho a la ética defensiva que McMillan ha impuesto en estos Indiana Pacers.

 

Indiana Pacers es igual a esfuerzo defensivo

El conjunto de Indianápolis se postulaba a finales de enero como el segundo mejor en defensa de toda la liga. Concretamente, el día 23 de dicho mes, en el cual Victor Oladipo se lesionó, la cosa comenzó a decaer. La defensa de élite que observamos en los Indiana Pacers ha disminuido su nivel, es cierto. Sin embargo, no nos confiemos: son la séptima mejor defensa de la liga desde entonces, con 107.9 de ratio defensivo. En el global, la temporada les sigue sirviendo para marchar como la tercera mejor defensa, por detrás de Milwaukee y Utah. La asfixia constante a la que someten a los equipos es una maravilla.

Nate McMillan limita tres factores a los oponentes, los cuales son grandes artífices de esta defensa de élite. En primer lugar, haciendo alusión a la gran organización que tiene el conjunto y que antes resaltábamos, Indiana se sitúa cuarta entre los equipos cuyos oponentes anotan menos tras pérdida. Es decir, cuidan mucho el balón, sus líneas de pase son claras y el contrario nunca les pilla en un arrebato, por lo que los contraataques y las pérdidas son limitados.

Otra clave: los puntos permitidos en segunda oportunidad. Son el octavo mejor conjunto de la liga en ese apartado. La seguridad en los rebotes defensivos y contar con interiores de la talla de Sabonis y Turner ha supuesto una mejora en la intimidación tras fallo del rival. Por último, solo permiten 44.6 tantos en la pintura por partido a sus rivales, cuarta mejor marca de la liga. Como decimos, poseer intimidación y seguridad en tu propia zona limita los puntos de segunda oportunidad, las incursiones y penetraciones, además de permitir salir con el balón controlado y poder generar más contraataques de vez en cuando. El hecho de marchar terceros en robos, con 8.9 por encuentro, solo agiliza la idea de que es un equipo que se deja el alma en el parqué. Cortar las líneas de pase lleva trabajo.

En definitiva, una defensa de élite es signo de un conjunto unido, donde las individualidades no importan. Es prácticamente una definición de los Indiana Pacers. Los que los han visto jugar cada noche saben que salen a darlo todo en cada encuentro. La defensa gana partidos, y anillos.

 


 

Para concluir, cabe destacar que los Indiana Pacers post-Oladipo son un conjunto hecho y derecho. Un equipo con una base sólida, que son los esquemas de McMillan. Una ética de trabajo legendaria les respalda, y una serie de jugadores que te suenan de poco pero que encajan mejor que las piezas de un puzzle mantienen al conjunto luchando noche tras noche. Perder a Victor Oladipo fue un golpe bajo, pero ha dado al equipo una identidad de confianza que asusta. Son impredecibles y capaces de lo mejor.

Bojan Bogdanovic, Wesley Matthews, Domantas Sabonis, Myles Turner, Thaddeus Young… Todos son uno. La camiseta destaca por encima de los demás, y en Indianápolis lo saben. Aún sin su estrella van a terminar por encima de lo que dictaban las apuestas, y miedo daban con Victor sano en el parqué. Ojalá y lleguen lejos en Playoffs. Aún sin hacerlo, serán un destino interesante en la agencia libre. Las posibilidades que abre una gran cultura son increíbles.

¿Debe tener Indiana miedo de tener el séptimo calendario más difícil? ¿O deben tener los conjuntos miedo de enfrentarse a la tercera mejor defensa de la liga? Ahí lo dejamos.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This