Conecta con nosotros

NBA

Los Indiana Pacers triunfan bajo el «Oladiposistema»

Solo Sabonis y Bogdanovic están acompañando a un Oladipo que se ha consolidado en la élite de la NBA.

Victor Oladipo Indiana Pacers

Victor Oladipo, Indiana Pacers/Keith Allison (CC)

Los Indiana Pacers ya no son ni una revelación ni una novedad, el conjunto de McMillan sigue en la zona alta del Este tras los buenos resultados de la pasada temporada. No obstante, este nivel no está surgiendo ni gracias a las nuevas incorporaciones ni a Myles Turner, que acaba de firmar una suculenta renovación; sino que lo está siendo debido a un Victor Oladipo que sigue a nivel All-Star y, en segundo plano, a un Domantas Sabonis que pide a gritos el puesto de pívot titular.

Aparte de Myles Turner, que está haciendo su peor baloncesto como profesional, las tres firmas principales de la última agencia libre no están funcionando. Ni Doug McDermott, ni Tyreke Evans ni Kyle O’Quinn están rindiendo como se espera de ellos y los Indiana Pacers, cuartos del Este pero con un récord apretado de 8 victorias y 6 derrotas, no pueden permitirse el lujo de no poder contar con sus mejores versiones en una temporada que se antoja muy larga para todos.

 

Las piezas del puzzle no encajan

En Indianápolis hay muchas esperanzas puestas en que los nuevos fichajes funcionen y aporten fortaleza desde el banquillo. Pero, de momento, esto no está siendo así y la responsabilidad está recayendo esencialmente en los mismos jugadores que ya la habían asumido la campaña pasada, provocando un cierto estancamiento en el juego de unos Pacers a los que nadie menosprecian.

Especialmente llamativo es el papel que está teniendo Tyreke Evans. El que fuera ROY en el 2010 había llegado a Indiana como el fichaje estrella después de haber recuperado su mejor versión en los Memphis Grizzlies con algo más de 19 puntos por noche. Pero en estos primeros partidos no ha aparecido ese jugador y, además, McMillan lo demuestra con los minutos que le da en cancha. A excepción de sus meses finales en los New Orleans Pelicans, previos al traspaso de DeMarcus Cousins que lo llevó a Sacramento; Evans está jugando menos que nunca en sus 10 temporada en la NBA, anotando, asistiendo, reboteando y lanzando en mínimo de carrera. Sus 10.3 puntos de promedio no son suficientes para un jugador de su condición. Es, además, el quinto máximo anotador del equipo a pesar de ser el segundo que más lanzamientos hace por noche.

Los casos de McDermott y O’Quinn tienen también el mismo esquema. El foward, tras dejar buenas sensaciones en los Dallas Mavericks, no aportaba tan poco desde su año de novato. Por otro lado, el interior ex-knickerbocker ha pasado de sonar para contenders como los Warriors a jugar menos que nunca —solo 6 minutos de media, saliendo en ocho de los trece encuentros que llevan disputados, un papel residual para alguien que cobra más de cuatro millones de dólares aunque, por suerte para los Pacers, tras haber firmado por un solo año volverá a ser agente libre dentro de unos meses.

 

Victor Oladipo, al rescate de los Indiana Pacers

Pueden fallar algunos jugadores, pero el que siempre es un seguro es Victor Oladipo, que ya se ha confirmado como una superestrella, dejando claro que su juego en la pasada campaña no fue suerte ni casualidad y que había llegado a la élite para quedarse.

Vuelve a promediar career-highs en puntos, rebotes y asistencias, consolidándose como uno de los mejores two-way players de toda la NBA con el único «pero» en forma de una ligera peora en los porcentajes del triple (actualmente con un 34%, cuando hace unos meses lo hacía con un 37% de acierto).

Mientras Oladipo siga así, los Indiana Pacers son y serán equipo de Playoffs; pero él solo no podrá batir a los colosos del Este y, por eso, necesita la ayuda del resto de sus compañeros.

 

Los europeos acompañan a Dipo

Sería injusto elogiar únicamente al número «4» en estos Indiana Pacers. Dos jugadores que ya dieron un paso adelante el pasado año siguen manteniendo su rendimiento. El más destacado es Domantas Sabonis, con 14.1 puntos y 8.8 rebotes (el que más de su equipo) y saliendo desde el banquillo sigue buscando tirar la puerta abajo y hacerse con la titularidad a base de grandes actuaciones y de trabajo en equipo, como ya hiciera hace un año.

Domantas Sabonis llama a las puertas de la titularidad

Tras el lituano, otro europeo como lo es el croata Bojan Bogdanovic también está aportando mucho, casi siendo la segunda espada de la franquicia y estando increíblemente acertado desde el triple superando el 50% de acierto.

Tanto Sabonis como Bogdanovic son los únicos jugadores que se salvan de la quema y que, al igual que su líder, están demostrando sus talentos.

 

La vieja guardia tampoco acompaña

Por último, otros tres jugadores que tampoco se están encontrando con su mejor juego son tres de los «veteranos» en esta joven plantilla: Thaddeus Young, Darren Collison y Cory Joseph. Teniendo más o menos los mismos minutos sobre el parqué, los tres estadounidenses no están acabando de estar acertados y hacen más evidentes el «Oladiposistema» en el que están acomodados los Pacers y que tan peligro es pues, si el escolta no tiene una buena noche en algún momento, acaba siendo una derrota de su equipo.


Estando terceros de un Este donde más de uno tienen problemas, puede incluso sorprender que encontremos tantos defectos a los Indiana Pacers. Pero la realidad es que el equipo depende demasiado de Oladipo aunque, eso sí, todavía hay mucho tiempo para que la plantilla acabe de afinarse y de trabajar su química para ser el conjunto duro con el que nadie querría encontrarse en la postemporada.

¿Han de sonar las alarmas en los Boston Celtics?

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This