Conecta con nosotros

Mercado

Los Indiana Pacers fichan bien, ¿para volver a caer en Primera Ronda?

Tyreke, McDermott, O’Quinn y Holiday refuerzan a la que fue la sorpresa de la pasada temporada. No parece suficiente.

Quién iba a decir que los Indiana Pacers iban a estar así de bien posicionados hace un año, cuando Paul George pidió el traspaso a la directiva. La temporada del equipo ha sido inmejorable y los movimientos del verano marchan en una dirección: mantener el bloque y mejorar los complementos.

 

Los pasos de una offseason sencilla y redonda

Después de caer ante los Cavaliers en el séptimo partido de la Primera Ronda, el verano se presentaba prometedor para los Pacers. Kevin Pritchard, GM de la franquicia, contaba con espacio, jugadores interesantes y todas sus rondas del Draft.

Al principio sorprendió que rechazasen la opción de equipo de Lance Stephenson, pero si su relevo en la Agencia Libre es Tyreke Evans, uno de los jugadores más cotizados por debajo de las estrellas de primera fila, vale la pena el cambio.

También cortó a Al Jefferson, con contrato parcialmente garantizado, para traer otro relevo. Los días de Big Al quedan atrás y necesitaban algo más, y así llega la firma de Kyle O’Quinn. Por último añade a Aaron Holiday en el Draft y a Doug McDermott como agente libre. Es decir, más profundidad y tiro exterior.

Los movimientos apuntan en la dirección mencionada. Tyreke es un upgrade respecto a Lance y puede ser el mejor socio de Victor Oladipo. O’Quinn redondea una rotación interior muy dura y Holiday y McDermott traen más tiro exterior, siempre recibido en la NBA actual.

 

¿Cómo mejoran los fichajes a los Indiana Pacers?

El quinteto titular para la 2018/2019 apunta a ser el mismo que terminó la 2017/2018. Oladipo como estrella y líder absoluto del ataque, el joven Myles Turner y Darren Collison, Bojan Bogdanovic y Thaddeus Young en el papel de veteranos.

Desde el banquillo, Cory Joseph, Evans, McDermott, O’Quinn y Sabonis. Si ya el rendimiento de esta segunda unidad era clave para las victorias de los Indiana Pacers, ahora con McDermott y O’Quinn hablamos de uno de los mejores banquillos de toda la NBA.

Si nos preguntamos qué les falta a los Indiana Pacers o qué necesitaban este verano, los fichajes contestan a parte de las preguntas. Los dos puntos fuertes de su temporada han sido Victor Oladipo y un estilo muy claro con el que han conectado a la perfección (méridos a Nate McMillan).

Los problemas para los Pacers llegaban cuando Oladipo se sentaba en el banco o cuando tenía un mal día. El ataque de Indiana depende en exceso de la generación y los puntos que pueda poner el ex-jugador de Oklahoma. Este problema debe paliarse con Tyreke Evans al lado, que descargará mucho en tareas de generación.

También será importante lo que ocurrá con Myles Turner. Sigue siendo joven y le espera una larga carrera en la NBA, pero desde su año rookie las sensaciones son decepcionantes con este jugador, y en los Playoffs vimos a Domantas Sabonis superar con creces el rendimiento de Turner.

Myles estaba destinado a ser el líder de los Indiana Pacers post Paul George. Ha aparecido Oladipo como salvador mientras esperamos lo que puede ofrecer Turner como anotador interior para equilibrar la producción del equipo, ya que ahora mismo la generación llega desde fuera con el dúo Dipo&Reke.

La adquisición de Kyle O’Quinn podría levantar dudas en otro equipo, pero no en los Indiana Pacers. El perfil de interior que le gusta a Pritchard es el de jugadores altos (sin ser siete pies largos), versátiles y duros. Ahí O’Quinn encaja y, de hecho, el jugador más desfavorecido por este fichaje podría ser Thaddeus Young.

Por último, Doug McDermott. En la NBA actual el triple es fundamental y ahí los Pacers tienen margen de mejora: podrían tirar mucho más de tres. Han sido los 26º en intentos y 25º en aciertos con el noveno mejor porcentaje de la liga. Su estilo vertical, comandado por Oladipo, que prefiere la media distancia y las penetraciones, y de transiciones deja el triple a un lado.

Lo cierto es que tiradores tampoco sobran en estos Indiana Pacers. McDermott se une a dos auténticos especialistas de primera línea como Darren Collison (mejor porcentaje en la 17/18, 47%) y Bojan Bogdanovic. Oladipo registra también altos porcentajes en series de mucho volumen (37’1% con 5’8 intentos de media), pero manda desde el ataque, no se le utiliza como tirador.

 

Falta una estrella y existe mucho espacio salarial

Desde el criticadísimo traspaso de Paul George los Indiana Pacers no paran de crecer. Criticado en su día por traer como pieza principal a Victor Oldipo, aunque ya sabemos el dicho: «one man’s trash is another man’s treasure«. En los Thunder era una carga salarial y McMillan veía en él a una estrella.

Este mismo verano podían haber usado los assets (activos de traspaso) de los que disponen para montar un traspaso por, por ejemplo, Kawhi Leonard. Sin embargo han optado por mantener el bloque y mejorar la rotación, creando uno de los equipos más profundos y completos de toda la NBA.

Thaddeus Young, Darren Collison, Cory Joseph, Bojan Bogdanovic, Tyreke Evans y Kyle O’Quinn terminan contrato en 2019, por lo que Pritchard tendrá mucho espacio salarial sobre la mesa, unos 57 millones. Incluimos en el cálculo la hipotética renovación de Myles Turner, que termina contrato rookie.

Los Pacers tendrán a seis jugadores importantes en el mercado, eso son muchos huecos en el roster a completar, pero también es un verano repleto de posibilidades. La NBA se prepara para un verano en el que habrá dinero de nuevo y la lista de agentes libres es maravillosa.

 


 

Desde la salida de Paul George todo va a pedir de boca para los Indiana Pacers. De las críticas y el escepticismo que provocaban Oladipo o McMillan pasamos a la admiración por lo conseguido en su primera temporada.

Pritchard ha querido ser cauto y en vez de lanzarse a la piscina refuerza la idea que ya tenían, la que les llevó a estar muy cerca de mandar a LeBron a casa en Primer Ronda.

Sin embargo, la NBA es muy caprichosa. La ventana de los Pacers es el próximo verano, después tendrán más complicado aprovechar la oportunidad que les presenta el actual proyecto. Necesitan realizar una temporada contundente y llegar más lejos que el año pasado.

LeBron jugará en el Oeste y su tiranía deja el Este sin señor. Celtics y Sixers son los favoritos, seguidos por los Raptors. La pregunta es si estos Indiana Pacers son el suficiente equipo cómo para plantarse en unas Finales de Conferencia.

La temporada regular que dejaron fue sorprendente, pero el rendimiento que mostraron en Primera Ronda creo que se debe, en gran parte, a que jugaron contra la peor versión de los Cavs en todos los Playoffs. Desde luego la defensa que marcaron contó, pero aquellos Cavs eran lamentables.

Los Pacers han sido una sorpresa que ha terminado en tierra de nadie en el Este y, para la segunda temporada con Victor Oladipo al frente -que debe demostrar que lo suyo no es flor de un día, y lo hará- los fichajes despiertan ilusión pero a la vez me dejan frío.

Indiana se encamina a una buena temporada, a tener a Oladipo en el partido de las estrellas, quizás a Evans entre los candidatos a Sexto Hombre del Año y… ¿a caer de nuevo en Primera Ronda?

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This