Conecta con nosotros

NBA

Houston Rockets golpea primero ante unos apáticos Jazz

La franquicia texana dio un recital ofensivo en la primera parte y no tuvo que esforzarse mucho para sellar la victoria.

Houston Rockets aseguró la primera victoria de la serie en su propio estadio sin excesivas dificultades. Pese a realizar una segunda parte discreta como equipo, el recital ofensivo de los dos primeros cuartos y la calidad individual fueron dos factores decisivos en el resultado final del encuentro.

 

Houston Rockets-James Harden, el binomio ideal

James Harden sigue en estado de gracia. No hay nadie en Utah verdaderamente capacitado para defenderle de manera individual tal y como lo hizo Butler en primera ronda y él lo sabe. Asumió la responsabilidad ofensiva de equipo al completo y la jugada le salió bien. Va a ser un quebradero de cabeza para Quin Snyder idear un plan para frenarle, más si tenemos en cuenta que, en caso de no tener un buen día, Chris Paul o los especialistas exteriores están esperando su oportunidad para brillar en el apartado anotador.

 

Como es habitual, los texanos anotaron una gran cantidad de triples y con un gran porcentaje. El propio Harden, Paul, Ariza y un gran P.J. Tucker fueron los responsables de que 17 de los 32 triples acabaran dentro. Utah Jazz no fue capaz de frenar la calidad individual del los “guards” ni las jugadas del sistema de D’Antoni que dejaran solos a los francotiradores.

Clint Capela volvió a ganar la batalla de los tableros contra Rudy Gobert. El duelo de pívots de la vieja escuela ha sido para el suizo claramente, que se aprovechó de la mala defensa de los Jazz en el pick&roll para finalizar a sus anchas. También superó al francés con creces en el apartado reboteador y sigue cuajando unos Playoffs de escándalo. Muchos equipos se van a pegar por él este verano.

 

 

Utah Jazz necesita más para pelear

La baja de Ricky Rubio se ha notado desde el primer minuto. Es un defensor infravalorado (nadie dice que sea capaz de parar a Harden, pero se ha echado en falta en el exterior) y el mejor organizador del equipo, que no ha tenido esa fluidez en el movimiento de balón que tanto daño hizo a OKC Thunder en primera ronda.

Falta calidad individual en la faceta anotadora en este equipo. Donovan Mitchell ha sido un factor importante en penetración, dejando muy buenos detalles, aunque ha tenido un día nefasto desde el perímetro. Solo Jae Crowder ha sido capaz de anotar con consistencia desde el exterior ( 5-7 T3). Sin movimiento de balón y con Mitchell teniendo un día regular, el juego ofensivo de los Jazz se desmorona.

Gobert necesita que le sirvan balones para rematar con potencia, Ingles necesita jugadas como las que pudo ejecutar en primera ronda y Favors ha estado perdido todo el partido. Desde el banquillo, imprecisión y nervios con la excepción ya mencionada de Crowder. Poca gente capacitada para meter canastas en aclarado y un ataque en estático muy fácil de defender para los Houston Rockets han sido claves de la derrota.

 

Choque de estilos defensivos

La franquicia texana ha hecho un gran esfuerzo para frenar la potencia exterior de los de Salt Lake City. Solo 7 triples anotados en 22 intentos (11 y 31 respectivamente en la anterior eliminatoria) son el reflejo del buen hacer defensivo de Ariza, Tucker, Paul o Mbah a Moute entre otros. Con los Jazz obligados a jugar por dentro, sin su base titular y con Capela protegiendo el aro, pocas cosas pueden ir mal para el equipo con mejor récord de la liga.

Por su parte, Utah no se ha adaptado al estilo D’Antoni. Vienen de luchar contra un sistema de aclarado constante como el de OKC, con poco movimiento de balón y de jugadores, fácil de defender si el atacante no está inspirado. Cuando te encuentras un equipo con dos bases capaces de anotar y pasar el balón como y cuando sea, tiradores fiables y un pívot en estado de gracia, hay que esforzarse el doble. Gobert no ha intimidado lo suficiente, ya que los Rockets no han pisado en exceso su zona de acción defensiva, conscientes de su capacidad.

Ese esfuerzo ha llegado demasiado tarde. En la segunda mitad, los Rockets han bajado su eficiencia desde un 58% hasta un 40%, pero la ventaja de hasta 25 puntos al descanso ha sido un lastre demasiado grande como para remontar. El talento de Harden y los nervios de los Jazz cuando casi se ponen a 10 puntos han sido definitivos.

 


 

Como conclusión, solo cabe decir que los Jazz deben cambiar completamente si quieren tener alguna oportunidad. Sin saber con seguridad la fecha de vuelta de Ricky, necesitan que todos aporten algo en ataque y que la defensa sea el punto de partida sobre el que edificar la posible sorpresa en estas semifinales de conferencia.

 

Los Rockets no pueden confiarse como hoy, que han podido jugar medio partido de manera muy relajada por su gran ventaja. No todos días Harden puede estar tan inspirado o van a entrar tantos triples, por lo que es necesario que sigan defendiendo bien como han hecho hoy y que los suplentes aporten más, ya que es una ayuda necesaria para conseguir cosas grandes.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This