Conecta con nosotros

Mercado

¿Cómo puede afrontar Houston Rockets la marcha de Ariza?

Una baja sensible para la franquicia texana y poco margen de maniobra en un mercado lleno de jugadores pero poco dinero.

La agencia libre puede ser muy dura para las franquicias NBA. Normalmente los equipos aspirantes al anillo están plagados de jugadores que rinden a gran nivel y, llegado el verano, se encuentran ante una gran encrucijada: seguir luchando por todo o aprovechar las expectativas generadas para ganar dinero en algún equipo que disponga de espacio suficiente. Este año, Houston Rockets, está viviendo esta situación y lo cierto es que podría ser clave para sus aspiraciones a corto y medio plazo.

¿Cómo lo están viviendo? Muy sencillo, jugadores como Trevor Ariza, Chris Paul y Clint Capela se encontraban en una situación contractual en la que Houston debía trabajar y además han sido piezas importantísimas para el buen hacer del equipo. El primero en caer fue Chris Paul, con 160 millones en cuatro temporadas para el ex base de los Clippers. Sin embargo, la situación de Capela y Ariza es diferente. El primero todavía no se sabe que será de él, pues se ha reunido con los Lakers, si bien parece que Houston Rockets no está dispuesto a dejarlo marchar, pero Ariza, Trevor Ariza sí ha salido, rumbo a Phoenix Suns.

Trevor Ariza, una baja sensible para Houston Rockets

 

¿Por qué se marcha Trevor Ariza?

En sus 14 temporadas en la NBA, el ahora alero de los Suns ha ganado un total de 75 millones de dólares (sin contar el contrato que acaba de firmar). Si bien parece una buena cifra, a poco que tiremos de unos simples cálculos matemáticos, nos damos cuenta que la media salarial de su carrera es de 5.3 millones de dólares. Pero no solo eso, Trevor Ariza ha firmado siempre contratos modestos, primando la lealtad y las ganas de competir a su beneficio propio, hasta el punto de no llegar nunca a un salario de nueve millones en un solo año.

Para Ariza ha llegado el momento de ganar parte de lo que ha perdonado en años anteriores y Houston Rockets ha pagado las consecuencias justo en el momento más importante para ellos. La franquicia de Texas, a sabiendas del desembolso que debe hacer con Chris Paul y Clint Capela, no podía permitirse gastos demasiado elevados con el alero.

El resultado todos lo sabemos, Trevor Ariza llega a Phoenix para ser un jugador importante en la rotación de un equipo que quiere competir este mismo año pese a estar constituido principalmente por jóvenes. Así pues, su rol como combo forward será imprescindible para estos Suns, aportando defensa y tiro. Son carencias básicas, pero muy importantes (últimos tanto en porcentaje de acierto desde el triple como ratio defensivos), que han intentado paliar con jugadores como Mikal Bridges, Élie Okobo y el propio Ariza.

 

¿Qué tienen los Houston Rockets para sustituir a Ariza?

Sería muy sencillo decir simplemente que es un palo muy duro para la franquicia. Y si bien lo es, es importante analizar cómo se encuentra el equipo actualmente. Trevor Ariza es un jugador que, en Houston Rockets ha jugado el 80 por ciento de sus minutos como alero según las estimaciones de basketball reference. ¿Qué tiene el equipo para paliar esta baja?

Los dos nombres más claros, porque están en plantilla, son P.J Tucker y Gerald Green, recién renovado. El primero ha jugado más como ala-pívot, pero por las necesidades de la plantilla podría volver a disputar más minutos como alero, si bien el esquema de Houston funciona mejor con Tucker ejerciendo como perro de presa desde el cuatro y aportando trabajo sucio. 

Gerald Green, por su parte, es un jugador con el potencial para ejercer el rol de defensa y tiro que ocupaba Ariza, si bien no parece que pueda aportar esa versatilidad como combo forward o que sea tan fiable atrás. Sin embargo, está ante una oportunidad única para encontrar la estabilidad en el juego y en su carrera, ya que con un buen rendimiento, podría conseguir un contrato mucho mayor que el mínimo salarial que ha firmado por un año.

 

Carmelo Anthony y Oklahoma City Thunder, un matrimonio que puede llegar a su fin.

Carmelo Anthony y Oklahoma City Thunder, un matrimonio que puede llegar a su fin. Guillermo Mayol (The Wing)

Un ojo puesto en el mercado

Estamos en julio, un mes muy especial y hay movimientos que nadie espera y acaban pasando. Las franquicias construyen sus plantillas de la forma más eficiente posible, dentro de sus estándares y en ocasiones encontramos traspasos locos para liberar salario o movimientos para ahorrar pagos innecesarios con los impuestos de lujo.

Este año, Houston Rockets tiene la suerte de poder encontrar alternativas en el mercado y una Mid-Level Exception por valor de 8 millones de dólares. El best case para los Rockets llegaría directamente desde un rival de la conferencia. Según Alex Kennedy, los Thunder podrían cortar a Carmelo Anthony mediante una stretch o un buyout. Carmelo es amigo de Chris Paul y, si bien no ha rendido a la altura de lo que se esperaba, Houston podría ser un contexto ideal en el que aportar como cuatro abierto y lanzar un gran número de balones, pues en los Rockets no suele ser un problema excesivo el acaparar tiros en juego off the ball.

Otro movimiento que podría beneficiar a los Rockets es la llegada de un alero como Wilson Chandler, el cual ha sonado para la franquicia texana. Siendo expiring, Chandler puede rendir en un equipo aspirante, ejerciendo un rol muy similar al de Trevor Ariza, y salir a la agencia libre el año que viene. Podría sonar como un simple parche pero, con la escasa flexibilidad salarial que tiene el equipo, pocas opciones pueden plantearse a largo plazo.

Por último aparecen otras opciones interesantes, aunque menos llamativas en la agencia libre, jugadores que podrían aceptar esa excepción salarial a cambio de jugar para un equipo contender. Hablamos wings como Aaron Afflalo o Wayne Ellington que podrían encajar en los esquemas de Mike D’Antoni aportando defensa y tiro desde el puesto de alero, ayudando en el trabajo sin balón.

 

Al final los Rockets son un equipo muy potente, puntero en el Oeste y los veteranos podrían ver con buenos ojos un desembarco en la franquicia texana si las posibilidades de anillo son altas, que en principio lo son. James Harden y compañía han puesto contra las cuerdas a unos Warriors históricos y la sensación en Houston es que están a un pequeño paso de llegar a las finales.

Con el sistema actual, las impresiones en la liga, sobre todo desde el anuncio de LeBron, es que el ganador de la conferencia Oeste será el campeón de la NBA en las próximas temporadas y Houston Rockets, quiere ser ese campeón. 

 

Foto: Scott Daniel Cooper /starting5online.com

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This