Conecta con nosotros

Mercado

Houston, Paul George y LeBron James, baile por el anillo

La franquicia de Texas buscaría completar el tríos de ases con una última superestrella.

Paul george

LeBron James y Paul George, deseados por Houston Rockets. Erik Drost (CC)

Las finales de la NBA se encuentran en un punto determinante y la situación de LeBron James y los suyos está lejos de ser favorable. En uno de los años más complicados que se recuerdan para ‘The King’, aparece la figura de Houston como una hipotética vía de escape para la próxima temporda. No obstante, esta no estará desprovista de candidatos, pues al otro lado del marco se encuentra Paul George.

Uno de los mejores two-way de la liga tendrá la opción de decidir sobre su futuro en cuestión de semanas, y lo cierto es que un retorno a Oklahoma se ve cada vez más improbable. Varios son los conjuntos, al igual que con James, que podrían y desearían hacerse con un jugador de semejante calibre, y Houston es nuevamente uno de ellos. Daryl Morey podría tener un nuevo as bajo la manga por tal de conseguir superar de una vez por todas a los de Steve Kerr.

 

Situación Paul George

Obvio es que Paul George va a tener varios posibles destinos este verano, pero el aparente interés de Houston Rockets en el exjugador franquicia de Indiana Pacers es uno que no puede pasarse por alto. Daryl Morey ya expresó en su momento, con gran confianza además, que estaba convencido de que desde las oficinas de Houston serían capaces de hacer las maniobras necesarias para generar el suficiente espacio salarial requerido por un nuevo contrato máximo.

El GM de Houston debe tener ya un plan en práctica, pues únicamente dispondrán de algo menos de 22 millones de dólares durante este verano, sin contar las renovaciones de Chris Paul y Clint Capela. Si el primero va a optar por un acuerdo de grandes dimensiones, Houston va a necesitar de alguna forma desprenderse de algún contrato extra, siendo una clara opción Ryan Anderson. Sin embargo, lograr algo así no será tarea fácil.

Aunque el escenario de Houston, máximo competidor de Golden State (que no es decir poco) sea uno que pueda atraer a Paul George, Los Angeles Lakers serán sin lugar a duda un rival complejo a batir. El jugador ya expresó en su momento predilección por la franquicia angelina, y esta será la que cuente con la mayor cantidad de espacio salaria disponible durante este verano. A pesar de ello, si Houston realmente logra los equilibrios como para poder realizar la firma, las posibilidades de los Rockets se antojan como unas mucho más atractivas.

 

LeBron James y Chris Paul

LeBron James

LeBron James y Chris Paul comparten algo más que una relación profesional desde hace años. Guillermo Mayol (The Wing)

No es ningún secreto que LeBron James y Chris Paul son grandes amigos. La época del ‘odio’ y las rivalidades hasta el mayor de los límites es una que ha quedado atrás en la NBA, y ya no es extraño ver a los jugadores entablar relaciones activamente pese a sus equipos. La amistad de ambos jugadores ha provocado que, para poca sorpresa, CP3 haya comenzado un proceso de reclutamiento con la intención de que LeBron aterrice en Houston.

Marc Stein lo indicaba de tal manera en el New York Times, y el interés de la franquicia de Texas en ‘The King’ ha sido informado numerosas veces. Ciertamente, tras el ‘incidente’ con J.R. Smith durante el primer partido de Las Finales LeBron debió necesitar un buen amigo en el que refugiarse. Si Chris Paul entabló contacto con él en ese entonces la diferencia entre un contexto y otro se hizo posiblemente más notable que nunca, pese a que sea Cleveland quien esté en Las Finales y no Houston.

Para que LeBron pudiera abrirse paso hasta los Rockets deberíamos seguir una hoja de ruta bastante similar a la previamente establecida con Paul George. Es aquí, precisamente, donde deberían entrar en juego los deseos y prioridades de Chris Paul, pues de su firmeza para con su contrato puede depender en gran medida el futuro de su amigo.

 

Chris Paul y el máximo salarial

Si alguien creía que las intenciones de Chris Paul para reunirse con su gran amigo le iban a impedir reclamar un máximo salarial, no podía estar más equivocado. Aparentemente, el base tiene decidido que quiere un contrato por el valor máximo permitido, pues así considera que merece recibir por sus capacidades. El problema es que la potencial estructura de este contrato dista de ser idílica para Houston Rockets:

Si Houston cede ante las pretensiones de Chris Paul, mover a Ryan Anderson deberá convertirse en un proceso obligatorio, cueste lo que cueste. Al mismo tiempo, por muy positivo que haya sido el descubrimiento e impacto de Clint Capela, si los deseos de la franquicia pasan por añadir una tercera superestrella a la par que recuperan a CP3 para la temporada que viene, el pívot suizo habría disputado ya su último partido con los de Texas.

Desde hace años que Chris Paul ha comenzado a ser considerado como un firme candidato a la selecta lista de grandes jugadores en la historia de la NBA sin un anillo de campeón. El base ha sido de lo mejor que ha pasado por su posición y saborear la máxima gloria lograría que su carrera no se viera ‘manchada’ por la ausencia de la misma. No obstante, si así lo considera y desea el propio jugador, debería caer en cuenta más temprano que tarde que una situación en la que acabara cobrando cerca de 50 millones de dólares con 37 años no le llevará al destino que busca.

 

¿Candidatos al anillo?

Curry y sus Warriors, el gran peligro al que todos quieren hacer frente. Guillermo Mayol (The Wing)

El principal objetivo tras la persecución de LeBron James y Paul George es, ni más ni menos, que el anillo de campeón. No existe un mayor acontecimiento para un jugador de la NBA que lograr formar parte de un conjunto con semejante honor. La duda entonces residiría en si realmente, y de una vez por todas, Houston Rockets podría batir a Golden State Warriors de lograr sumar a uno de los dos protagonistas.

Lógicamente, la especulación es el único campo en el que podemos movernos, pero en ese mismo campo habría que contar con la señalada ausencia de Clint Capela. El suizo ha sido un jugador verdaderamente relevante durante todo el año para los Rockets, pero el baloncesto que aplican los Warriors para imponer su ley es uno en el que en última instancia obliga a prescindir de interiores tradicionales.

Cierto es que Capela disfrutó de su buena cantidad de minutos ante Golden State, logrando alguna que otra buena actuación, pero no es menos cierto que durante ciertos compases Houston dispuso un quinteto en el que hombres como Gerald Green o Trevor Ariza ocupaban los mayores centímetros. La baja de Capela podría posiblemente suplirse si esta fuera ocupada por PG o LeBron, los cuales encajarían de forma más óptima en el baloncesto ágil y aposicional que caracteriza a Warriors.

 


 

LeBron James y Paul George parecen destinados a compartir rumores en este verano. Tras la figura de Philadelphia 76ers aparece un nuevo candidato para el que prestar sus servicios a partir de la temporada que viene, aunque lógicamente de maniobra mucho más compleja. Aun así, poca duda cabe que de recalar cualquiera de los dos en Rockets el reinado de Stephen Curry y Steve Kerr se vería más amenazado que nunca antes.

En última instancia, las prioridades y deseos de la directiva de Houston, así como las de los propios jugadores, serán los aspectos que determinen el resultado de la ecuación. Pero ciertamente podríamos encontrarnos ante un verano crucial para el desarrollo de la competición.

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This