Conecta con nosotros

NBA

Los Hawks vislumbran un nuevo amanecer

Sin el núcleo que aspiró al trono del Este, Atlanta ya prepara su futuro acumulando elecciones de Draft.

Trae Young será una de las piezas visibles del proyecto de los Hawks.

Trae Young será una de las piezas visibles del proyecto de los Hawks. / Foto: OU Daily.

A veces se está arriba y otras muchas se está abajo. Lo importante es volver a lo más alto en el menor tiempo posible. En el deporte norteamericano, esto es aún más esencial. Ningún equipo puede dominar año tras año durante 20 temporadas como sí puede pasar en las ligas europeas de fútbol y baloncesto. No obstante, el secreto reside en que esos malos momentos no se alarguen en el tiempo.

La NBA nos ofrece claros ejemplos. Los Angeles Lakers comenzaron dominando el baloncesto en el Siglo XXI y ahora acumulan cursos sin ni siquiera pisar los Playoffs. Veremos si el Rey rompe esa racha. Los Boston Celtics tuvieron que esperar 22 primaveras para volver a levantar el trofeo Larry O’Brien (de 1986 a 2008). Y eso por hablar de los más destacados que, en mayor o menor medida, siempre vuelven a asomar entre los aspirantes. Mejor no comentar casos como el de Sacramento Kings.

Algunas franquicias se encuentran actualmente en el hoyo del que buscan una escapatoria inmediata. Sin embargo, ciertos equipos ven un minúsculo haz de luz al final del túnel mientras que otros prácticamente apelan a la fe. Después de ganarse a pulso la etiqueta de uno de los mejores conjuntos de la Conferencia Este, los Atlanta Hawks tuvieron que dinamitar aquel núcleo antes de que todo terminara de forma abrupta. Afortunadamente para sus intereses y tras un año ya con los dos pies en el pozo, parece que la dirección ha dado con la manera de salir, aunque sea paulatinamente.

La franquicia del Estado de Georgia se despojó de su corazón con las salidas de Jeff Teague, Kyle Korver, Paul Millsap y Al Horford. Todos ellos fueron All-Star tras una temporada de ensueño, pero todo lo bueno toca a su fin y, por unas razones o por otras, este grupo acabó sus andanzas con los Hawks.

Unos entendieron que se había terminado una etapa y firmaron con otros equipos —Millsap con los Nuggets y Horford con los Celtics—, y los otros dos fueron traspasados para ir preparando el futuro —Teague se marchó a los Pacers a cambio de la futura elección de Taurean Prince, y Korver se unió a los Cavaliers a cambio dos jugadores casi retirados (Mike Dunleavy Jr. y Mo Williams) y una primera ronda protegida top diez para el Draft de 2019—. Atlanta ha sabido llenar sus arcas.

 

El botín de los Hawks

Lo que la dirección de la franquicia, con Travis Schlenk a la cabeza desde mediados de 2017, supo entender muy bien fue el fin de ciclo. El traspaso de Teague puso la primera piedra para ir rejuveneciendo la plantilla a sabiendas que los resultados irían empeorando progresivamente hasta el sótano de la competición. La mencionada elección de Prince, además del gran impacto de John Collins en su temporada rookie han dejado buen sabor de boca, pero aún queda mucho trabajo por hacer.

Ya desde este pasado Draft, los Hawks han disfrutado de tres picks de primera ronda como producto de la buena estrategia seguida desde los despachos. La elección de Trae Young tras el previo traspaso de Luka Doncic parece haber eclipsado todo. Y no solo por las dudas surgidas tras prescindir del eslovena. El base de la Universidad de Oklahoma será la figura, aunque Atlanta también escogió a Kevin Huerter —pick 19 procedente de Minnesota tras un intercambio por Adrian Payne— y el interesante Omari Spellman —pick 30 desde Houston vía Clippers tras la llegada de Danilo Gallinari a L.A.—.

Por si fuera poco, los Hawks podrían repetir el mismo planteamiento en el próximo Draft ya que, aparte de su propia elección, podría reunir otras dos más. No obstante, ambas están protegidas. La primera de ellas ya fue mencionada con el traspaso de Korver a los Cavs, y tiene una protección  top 10. En caso de que los de Ohio mantengan su pick, Atlanta recibirá una segunda ronda el próximo curso.  Algo parecido pasa con los Mavericks. El intercambio Young-Doncic llevó otra primera ronda a Georgia, esta vez protegida top 5, pero sin restricciones al año siguiente.

La salida de uno de los últimos reductos de los exitosos Hawks también trajo su correspondiente pieza para el futuro. Dennis Schröder vestirá la camiseta de los Thunder mientras que Atlanta aceptó absorber el gigantesco contrato de Carmelo Anthony —ya oficialmente jugador de los Rockets tras ser cortado— además de una lejana primera ronda para el año 2022 (protegida top 14). El futuro éxito de los Hawks pasa por el Draft.

 

Atlanta ficha con inteligencia

Justin Anderson, una de las últimas incorporaciones de los Hawks.

Justin Anderson, una de las últimas incorporaciones de los Hawks. / Foto: Alex Güell (The Wing).

Travis Schlenk y su equipo no solo han estado ocupados mirando a años vista. El roster de los Hawks necesitaba unas cuantas incorporaciones para mejorar las prestaciones de la anterior campaña (24-58), y con hasta cuatro nuevas contrataciones quieren hacer olvidar la marcha de su técnico Mike Budenholzer.

El más interesante de los nuevos fichajes es Justin Anderson. El ex de los Sixers llega Atlanta tras no tener apenas peso con su ya ex equipo y, por maneras, puede haber encontrado por fin su sitio para despuntar. Con ese perfil tan socorrido en la actualidad de alero 3+D, los Hawks pueden darle finalmente la oportunidad de demostrar el porqué era considerado uno de los universitarios más prometedores de su Draft.

También ha aterrizado en Georgia otro jugador que prometía mucho más de lo que ha dado por el momento en la NBA. Alex Len fue todo un pick número cinco en 2013 que no logró triunfar en Phoenix, pero ahora tiene la obligación de resarcirse para repuntar su carrera en la mejor liga del mundo. Talento tiene de sobra para hacerse con el puesto de center en Atlanta.

Schlenk tampoco se ha olvidado de Jeremy Lin. Lo que no hace tanto sería un fichaje mayúsculo, ahora tiene una gran interrogante. El ex de los Nets viene recuperándose de una terrible ólesin de ligamento cruzado, por lo que su rendimiento en unos Hawks que incluso podría liderar es una incógnita.

Por último, también ha llegado el veterano de los veteranos. Vince Carter se niega a colgar las zapatillas y va a sumar otra temporada más a sus espaldas dentro del tranquilo contexto de los Hawks. Él mismo ha reconocido ir detrás de la aspiración a un anillo, y en Atlanta no va a tener esa presión.


A todos los equipos les gusta ganar, pero hay que tener siempre en mente cuál es la realidad y aguardar el momento para renacer. Los Atlanta Hawks han ido preparando cuidadosamente el terreno para que los malos momentos no sean duraderos, y desde las oficinas han tomado las decisiones correctas para ello. La firma y posterior corte de Carmelo Anthony causa un hueco salarial para el futuro además de dejar a la plantilla sin ninguna estrella para desarrollar a los jóvenes debidamente. El secreto está en el Draft, y aunque dejar pasar a Doncic no parece una decisión muy inteligente, el tiempo dará y quitará razones.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This