Conecta con nosotros

NBA

James Harden devuelve la sonrisa a sus Rockets

James Harden está mostrando el mejor nivel de su carrera y tiene ganas de alcanzar grandes cotas con los Houston Rockets.

Houston Rockets ha ganado el Game 1 a Utah Jazz con un gran James Harden.

James Harden vuelve a estar a nivel MVP | Keith Allison (CC)

James Harden está en el mejor momento de su carrera. «La Barba», principio y final de los Houston Rockets, ha enderezado el rumbo de una franquicia que estaba perdiéndose entre bajas y competidores feroces dentro de un salvaje oeste que ni perdona ni, mucho menos, espera. El nivel que está brindándonos Harden ahora mismo es difícilmente sostenible. No por su talento ni por su capacidad sino porque cuando vuelva Chris Paul, que está recuperándose de unos problemas musculares que llevan demasiado tiempo acompañándole, agradecerá poder pertenecer puntualmente a un segundo plano.

Hay quien se queja de su desarrollo en cancha, hay quien dice que su manera de generar juego es legal pero no es legítima y hay quien dice que ver un partido de los Rockets es una de las cosas más aburridas y monótonas que un ser humano puede hacer actualmente. Lo que es innegable, sin embargo, es que pocas veces hemos visto un jugador que sea capaz de asumir tanta responsabilidad de la manera que lo hace él. James Harden ya es un sistema, y en estos momentos, es un sistema ganador. Porque cuando un jugador se exhibe como se está exhibiendo Harden, sólo podemos hacer una cosa: aplaudir.

Autosuficiencia elevada a la máxima potencia

La evolución de James Harden ha desembocado en un jugador capaz de controlar cada aspecto del juego ofensivo de su equipo. Él, que en muchos momentos ha sido considerado la extensión de la mentalidad de Mike D’Antoni (o una versión renovada y actualizada de Nash), es el encargado de dar sentido a la estructura basada en ISO de los vaqueros y de producir prácticamente todas las opciones de ataque, ya sean las que derivan en lanzamientos suyos o en situaciones favorables para sus compañeros -que se han especializado en la ejecución-.

Harden juega y hace jugar, pero sobre todo juega. Él, que ha dado otro paso adelante con la lesión de CP3 (uno de los socios más valiosos que tiene), tiene un 38’5% de USG y monopoliza el balón. Lo más espectacular es la eficiencia que tiene: está registrando un máximo de carrera en anotación (33’6 puntos por partido), en triples anotados (es el líder en triples de la liga y está anotándolos con el mejor porcentaje de su carrera y con más volumen que nunca -38’9%, 4’8/12’2-), reparte 8’6 asistencias por partido y visita la línea de tiro libre un promedio de once veces por partido ( 9’4/11 , 85%).

Todo nace a raíz de esta jugada. Harden tiene una triple amenaza espectacular: es capaz de romper a su par con el bote, de lanzar desde cualquier distancia y de pasar el balón. Tritura rivales a partir de un movimiento que todo el mundo sabe que hará pero que cada día perfecciona más. Los rivales lo han probado todo: forzar un dos contra uno cuando Capela sube, no hacer ningún cambio de asignación o emparejarlo con el interior de turno. Y nada ha funcionado con suficiente efectividad como para convertirse en un camino a seguir. Este uno contra uno, lento y con muchos botes hipnóticos, que ya se ha convertido en un «signature move» de su juego, va en camino de ser imparable. Si no es que ya lo es.

El dato que mejor explica lo que significa que Harden es autosuficiente es este. No solo es el jugador que más triples se fabrica (y puntos en general), sino que si lo comparamos con otro jugador descomunal en esta faceta como es Stephen Curry (el año de la MVP unánime), La Barba le supera por prácticamente el doble.

Más Harden que nunca

El nivel apabullante que ha mostrado Harden hasta el momento ha hecho que ya esté codeándose (estadísticamente) con grandes nombres de la historia del baloncesto que parecían, al menos hasta el momento, inalcanzables en condiciones normales. Durante la reciente racha de 11-1 de los Houston Rockets (que sigue contando, por cierto), Harden está promediando más de 40 puntos, más de 8 asistencias y más de 6 rebotes. Este rendimiento histórico y casi sin precedentes ha vuelto, sin duda, a colocar su nombre en la terna por el MVP.

Lo más insultante de todo es que Harden, más allá de con quién se esté ganando las comparaciones, decide los partidos cómo y cuando quiere. Retiene la posesión, duerme el juego y activa la pieza que más le conviene, pero esto es lo que ha querido Mike D’Antoni y lo que da mejores resultados a la franquicia.

¿Cuánto tiempo va a durar a un nivel tan alto?

Harden es un jugador que durante su carrera ha sufrido varios episodios de desgaste en momentos de exigencia. De hecho, si nos fijamos en las últimas temporadas, más allá de alguna lesión muscular puntual, difícilmente se ha perdido una cantidad notable de partidos y siempre ha jugado un volumen de minutos realmente alto en temporada regular, por lo que se resiente más que otros cuando llega la fase final.

Actualmente, roza los 37 minutos por partido. A esto hay que añadirle que es el protagonista de cada posesión y que está mostrando el mejor nivel defensivo de su carrera (especialmente en la defensa del ball handler). Seguramente, viendo como disfruta cada vez que pisa una cancha y atendiendo al punto de la carrera en que se encuentra, él sería capaz de mantener su rendimiento durante un tiempo indefinido (indefinible, mejor dicho). Pero él sabe que en la plantilla hay jugadores capaces de dejarle respirar y de generar con el balón (cuando regresen), y también sabe que está más cerca del anillo que nunca y que el proyecto de Morey irá envejeciendo peligrosamente temporada tras temporada.

 


 

Cuando un equipo está en un momento delicado de resultados y de juego, las estrellas deben dar un paso al frente. Harden, a menudo discutido por sus resultado en las fases finales pero cada vez más admirado por su liderazgo, ha entendido qué le hacía falta al equipo y ha asumido el peso total del ataque. Está en un dinámica brutal que, más allá de estadísticas y palabras, sólo podemos describir con un vídeo. De esta noche, además:

Así está James Harden.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This