Conecta con nosotros

NBA

Harden saca las costuras a la defensa “anti Harden”

Analizamos todas las claves del primer partido de la serie entre Houston Rockets y Utah Jazz.

ricky rubio

Alejandro Gaitán (The Wing)- Ricky Rubio fue uno de los hombres más destacados en la derrota de su equipo

El primer partido de la serie entre Utah Jazz y Houston Rockets se saldó con una cómoda victoria de los Rockets por 90 a 122. El equipo de Mike D’Antoni demostró que sigue creciendo y que los automatismos del quinteto están cada vez más asentados.

Los Utah Jazz no jugaron un mal partido durante los primeros 30 minutos. Plantearon la misma defensa a Harden que hicieron los Milwaukee Bucks e intentaron forzar a Kenneth Faried cuando el ex de Denver estaba en la zona, pero no pudieron hacer nada ante el torrente de las estrellas rivales.

 

James Harden vuelve a romper esquemas. Las esquinas de Utah serán una pesadilla

El problema es que no es oro todo lo que reluce. Utah falló en esta defensa porque, bajo la premisa de no querer dejar que Harden hiciera su tradicional jugada y tratando de invitarle a ir hacia el aro, se olvidaron de un factor muy básico que es raro que no funcione en Houston: las esquinas.

PJ Tucker anotó tres triples seguidos tras amago de tiro y posterior pase de James Harden. La Barba, en todo momento, pudo dividir como quiso y demostró que realmente no hay nada que esté fuera del alcance de su talento.

Una conclusión que podemos tomar de este tipo de jugadas es que Quinn Snyder cometió dos errores monumentales: el primero es no haber dejado claro a sus pupilos que es más importante no dejarle el centro a Harden que negarle la mano izquierda. El segundo, que fue algo que Budenholzer abordó con muchísimo mimo, fue dejar que Gobert se hundiera en todas las jugadas y que Harden pudiera ahondar en el pasillo central.

Por cierto, a nivel de curiosidad: Harden anotó 32 puntos y solo lanzó tres tiros libres en todo el partido. Los Rockets, en total, lanzaron 12. Los Utah Jazz 27.

 

Con Ricky Rubio y Derrick Favors no basta

Los Utah Jazz mantuvieron la apuesta tradicional y salieron con sus dos hombres grandes. Esto llevó a ver un planteamiento en el cual lucía la apuesta por tener siempre uno o dos jugadores en la zona y en la cual, evidentemente, hacía falta que los exteriores aparecieran para dar algo de luz al ataque. Vimos un muy buen Ricky Rubio, un mediocre Joe Ingles y un extraño Donovan Mitchell.

El escolta sophomore sumó 19 puntos con un 7/18 en tiros pero cometió cinco pérdidas y acabó con un +/- de -20. Su equipo acusó la falta de luces del jugador que más talento derrocha y él acusó, para ser más concretos, tener que combatir contra la mejor versión defensiva de Eric Gordon y las ayudas de todos los jugadores para frenar sus acometidas hacia el aro.

Esta, de hecho, podría muy bien ser la definición gráfica de su partido. Sin su aportación en la creación (muchos de los puntos que anotó derivan de las funciones más tradicionales del escolta al uso) tuvo que dar un paso adelante Ricky Rubio, que si bien sufrió en defensa pudo completar un gran encuentro en términos ofensivos: 15 puntos, 3 rebotes y 6 asistencias. Playoff Rubio.

La pareja interior completó un partido extraño. En el caso de Gobert, vimos que el jugador sigue sufriendo como la temporada pasada cuando se enfrenta a los Rockets: registró un 22+12 gracias a un tremendo tercer cuarto a nivel ofensivo, pero demostró que es un jugador que necesita vivir cerca de la zona en defensa para mostrar la capacidad élite que atesora.

Su -20 sirve para valorar el encuentro del equipo. El francés es el eje de la estructura de Quinn Snyder en defensa: si él falla, todos fallan. Los Rockets, que ayer por cierto jugaron menos pick and roll que de costumbre, aprovecharon todas y cada una de las situaciones en las que el interior pisaba el perímetro. Y si sacan a tu mejor jugador de su mejor rango de acción, competir es muy difícil.

En cambio, Derrick Favors estuvo bastante mejor. En sus minutos como cinco (algo que va a tener en cuenta QS en un futuro próximo) estuvo emparejado con Kenneth Faried, un jugador bruto en ataque pero indolente en defensa. Favors permitió que entrase otro hombre pequeño a abrir la cancha y supo colarse entre las líneas de la defensa orquestada por Mike D’Antoni, que tuvo ahí un grillete considerable. Favors acabó con un +1 en 24 minutos.

 


 

Es el primer partido de la serie y, como en casi todo lo que empieza, lo más recomendable es no sobrereaccionar. Hay que tener en cuenta que los Jazz renunciaron al partido a partir de mediados del tercer cuarto y que seguramente habrán tomado nota de los errores cometidos.

Sus defensores no son tan atléticos como los de los Bucks, pero su estructura es igualmente sólida y puede perfectamente plantear partidos que condicionen la capacidad para crear juego de James Harden (la tarea más urgente que deben abordar). Si lo logran, obviamente, podrán competir. Esto son los Playoff de la NBA y aquí nadie se relaja.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This