Conecta con nosotros

Mercado

Hacia dónde va el proyecto de Miami Heat

La franquicia de Florida compromete más millones con la renovación de Josh Richardon. Qué pretenden los Miami Heat.

Keith Allison (CC)

Wojnarowski trae una nueva renovación. Una de esas de jóvenes que terminan contratos «rookies» y serán Agentes Libres Restringidos si no llegan a un acuerdo antes del inicio del nuevo curso. En este caso se trata de Josh Richardson, una de las armas secretas de los Miami Heat. Renovará por cuatro años y 42 millones.

 

Una mejora totalmente inesperada

La pasada temporada el equipo de Eric Spoelstra sorprendió a la NBA entera. La lesión de Justise Winslow y un inicio de curso terrible condenaban al equipo a la pelea por los «picks» del Draft. Nada de eso. Ganaron solo 11 de los primeros 42 partidos, para después acumular una racha de 30 victorias en 40 encuentros.

El compromiso fue la clave. El equipo se exigió más que nunca. Jugadores secundarios como James Johnson, Dion Waiters o Wayne Ellington dieron un paso adelante gracias, entre otros motivos, al estado físico. Pat Riley, leyenda de la NBA y ejecutivo de los Heat, demandó a los jugadores un estado de forma óptimo. Disminuir los porcentajes de grasa, seguir dietas y cuidarse más que nunca. Todo esto vino por el compromiso y esa misma obligación global se vio alimentada por el estado de los jugadores.

El nivel defensivo de Miami fue bestial. Pasaron de ser los decimoctavos en rating defensivo en diciembre, a los novenos en enero para terminar siendo sextos. En la ofensiva, donde el equipo más corto se quedaba, alcanzaron incluso la séptima posición en rating ofensivo. Noviembre, diciembre y enero vio a los Heat como el sexto peor ataque de la NBA. Una mejora escandalosa.

 

El proyecto de Florida, a cuatro años

De querer traspasar a Goran Dragic y hacerse con Markelle Fultz en el Draft, a tener reuniones con Gordon Hayward o Blake Griffin en verano. Fueron de hecho la segunda opción de Hayward, que se decantó finalmente por los Boston Celtics. De por sí a Miami nunca le ha faltado «marketing», menos aún con Riley en los despachos. Y el final de temporada no hacia más que presagiar una gran «offseason».

Sin embargo Miami nada pudo hacer por pescar uno de los grandes Agentes Libres. Pese a estar cerca de ellos no firmaron a ninguno y Riley tomó una decisión basada en dos motivos: el rendimiento mostrado por un equipo que fue más que un equipo y la carencia de dos primeras rondas importantes. Las primeras rondas de 2018 y 2021 de los Heat pertenecen a los Phoenix Suns por el traspaso de Goran Dragic. Desmantelar el equipo y reconstruir sería más complicado sin esos dos activos. La ausencia de las rondas imperó como clave en una NBA dominada por los Golden State Warriors.

El proyecto actual seguirá por tres/cuatro años. Todos los integrantes clave del pasado curso continúan y la plantilla mejora. La vuelta de Justise Winslow y Dion Waiters, el primero de ellos apenas disputó 18 partidos y el segundo se perdió los últimos encuentros de temporada (justo en el mejor pico de su carrera) será un extra importantísimo.

No continúan ni Willie Reed, ni Josh McRoberts, ni Luke Babbit (solo el primero de ellos tenía cierto rol en el equipo, como back-up de Hassan Whiteside). Y llegan Kelly Olynyk, Jordan Mickey y Bam Adebayo, elección 14 del último Draft. La mejora es evidente.

Las renovaciones de James Johnson y Dion Waiters sorprendieron a muchos por los millones comprometidos y la longitud de los contratos. Tres años y 43 millones a Johnson, con opción de jugador para casi 16 kilos por un cuarto año; y cuatro temporadas y 52 millones para Waiters. Dos movimientos que aseguran estabilidad y restan flexibilidad.

Además la elección de Miami se explica más por cubrir la rotación a corto plazo y asegurarse un pívot de perfil similar al de Whiteside por si este se marcha en el verano de 2019 (opción de jugador). Los Heat se caracterizan muchos minutos por el «small-ball», difícilmente veremos a Adebayo y Whiteside juntos, por lo que su preferencia por el producto de Kentucky tiende a tener al menos un «center» de nivel los próximos cuatro años.

  • Base: Goran Dragic, Tyler Johnson
  • Escolta: Dion Waiters, Josh Richardson, Wayne Ellington
  • Alero: Justise Winslow, Rodney McGruder
  • Ala-pívot: Kelly Olynyk, James Johnson, Jordan Mickey
  • Pívot: Hassan Whiteside, Bam Adebayo

Pero esta rotación exige un precio. Miami supera el «salary cap» (casi 103 millones comprometidos para la 2017/2018) y con la renovación de Richardson se aproximan peligrosamente al impuesto de lujo en 2018. Falta conocer en cuánto se fijará, aunque Riley terminará buscando la manera de no rebasar dicha cifra (119,266,000 dólares este año). La situación salarial de los Heat está comprometida.

 

Erik Spoelstra, la continuación del legado de Riley

El gran olvidado al hablar de Miami. Cuando Riley se decantó por Spoelstra, técnico sin experiencia como entrenador jefe, como «head coach» de los Heat de LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh nos llevamos las manos a la cabeza. Años después se comprueba como una decisión acertada.

No solo Spoelstra es un gran entrenador, es una extensión de Pat Riley. Ha aprendido de uno de los mejores de todos los tiempos y es capaz de sacar lo mejor de todos los jugadores que están a sus órdenes. Defensa, velocidad y emoción, las claves de Spo como entrenador.

Su nivel de compromiso es enorme y en el siguiente vídeo se demuestra. Miami se jugaba la clasificación a la postemporada en la última jornada de temporada regular y, pese a ganar su partido, se quedaron fuera con un récord de 41-41. Le costaba encontrar palabras.

 

Josh Richardson y el scouting perfecto

Todo esto a raíz de la renovación de Josh Richardson, que al igual que James Johnson firma por tres años y uno prorrogable con opción de jugador. Perfil de 3&D, cumple 24 años el viernes y encara su tercer año como profesional. Una lesión ha lastrado su rendimiento en el último curso (no tenían para disgustos en Florida este año con las lesiones) y es otro ejemplo del trabajo de scouting de los Heat.

Pick 40 del Draft 2015, Richardon se ha ganado la confianza de Spoelstra a base de trabajo. Méritos de sobra para irse a los más de 30 minutos que ha sumado por noche en la 2016/2017 (10.2 puntos, 33% en triples). Jugador al que le espera una larga carrera y que posiblemente podría haberse embolsado más dólares el próximo verano en otros destinos.

El trabajo de scouting profundo de la franquicia de Florida es excepcional. Además de Richardson, el pasado curso destacó Rodney McGruder. «Swingman» con buenas aptitudes defensivas y capaz de anotar de tres, fue titular en los últimos 41 encuentros, promedió un 35 por ciento en triples y disputaba casi 25 minutos por partido.

 


 

Los Heat seguirán siendo competitivos. Lo más probable es que su pick de primera ronda de 2018 se vaya a Arizona (protegido picks 1-7, desprotegido en 2019), es lo que más les interesa. Y es que solo Cavs, Celtics, Wizards, Raptors y Bucks parecen superiores antes del inicio de curso. Su presencia en postemporada debería ser una garantía.

Lo más probable es que Miami no sea/trate de ser contender hasta dentro de un lustro, a menos que Riley nos sorprenda con grandes traspasos, pero si serán un hueso muy duro de roer. Una cita de Dion Waiters define perfectamente este bloque, por si no fuese suficiente el vídeo de Spoelstra:

«Iría a la guerra por cualquiera de mis compañeros.»

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This