Conecta con nosotros

NBA

Gordon Hayward como respuesta a todos los problemas

Brad Stevens tenía demasiados problemas con el equipo 10-10. Y encontró en su pupilo favorito la respuesta.

El pasado 24 de Noviembre los Celtics tocaban fondo. En la segunda noche de back-to-back y tras una rutinaria victoria ante los Hawks, los Mavericks hacían lo que querían con Boston. Sin Gordon Hayward, descansando, y con Morris supliendo a Baynes en el quinteto titular, Stevens seguía buscando una tecla para solucionar todos los problemas de golpe. O al menos uno: la intensidad de su equipo.

Vamos dos meses atrás, al el media day de los Celtics. Con la foto de los cinco titulares – Kyrie, Jaylen, Tatum, Hayward y Horford – de fondo, a Morris le preguntaban sobre las pociones del banquillo de Boston. «We are de BWA, Bench With Attitude». Rozier, Smart, Morris, Baynes y un quinto miembro (Ojeleye, Theis…) eran ese plus desde el banco, en nombre superior al nivel de la segunda unidad de los Raptors.

¿Hay relación entre ambas fechas? Sí, claro. La solución de Stevens fue mezclar a los cinco titulares – con un mote todavía por patentar – y al banquillo. Meter la intensidad de inicio y la calidad de refuerzo. Y hay una figura clave en todo este baile de piezas: Gordon Hayward.

Gordon Hayward Boston Celtics

Gordon Hayward en su debut con los Celtics | Erik Drost (CC)

¿Qué genera Gordon Hayward?

El all-star de Indiana fue el primero en decirlo públicamente: «Haré lo que tenga que hacer para ayudarnos a ganar. Tenemos que solucionarlo porque no estamos jugando nuestro mejor baloncesto». Con balance de 9-7, y justo tras la derrota en Utah, Gordon saldría desde el banquillo ante Charlotte. Y algo ha cambiado.

En los últimos cuatro partidos* los Celtics han subido su offensive rating de 104.6 a 124.5 (+19.9) habiendo jugado contra, por ejemplo, Minnesota o Pelicans. Los porcentajes de eFG true shooting han crecido 9.3 y 9.2 y sobre todo, el equipo comparte el balón mucho mejor: lidera la liga – en los últimos 4 partidos – en ratio de asistencias/pérdidas y es top-5 en porcentaje de pases.

La llegada de Hayward al banquillo y la entrada de Smart en el quinteto titular han generado dos cosas: que Irving pueda jugar off ball con un generador como Smart o Horford –que está haciendo sus mejores partidos este año– y que Rozier tenga que jugar off ball con Hayward a su lado, principal organizado. Un point forward. Hayward toca la bola cinco veces más desde que está en el banquillo, comparado con su periodo titular, incluso jugando menos.

Y casualmente ambos lideran al equipo en asistencias per usage rating (una estadística de Cleaning the Glass) y son los dos jugadores con menor ratio de pérdidas, con Rozier en cabeza. Y han sido cambios necesarios para la gestión de los quintetos: Irving, Smart, Tatum, Morris y Horford tienen un diferencial de +15.9 (por 100 posesiones) y son élite ofensiva, en percentiles superiores al 74 en cada apartado. El quinteto con Hayward y Jaylen… baja a un -2.7 de net rating, al nivel de Orlando o Washington.

Boston Celtics NBA City Edition Logo

Detalle de la camiseta City Edition de los Celtics | Nike España

En un lado y en el otro

Pero hasta el rendimiento defensivo, que ya era élite de la liga, se mantiene top-7 de la NBA (de 102.8 a 103.8). ¿Por qué? Primero por Marcus Smart, que ha detenido las sangrías del exterior de turno, y segundo, por el equilibrio. El banquillo de los Celtics tenía un defensive rating bajísimo, con Baynes, Ojeleye y Theis en la parte alta de la liga –otra vez. Y Hayward es, y siempre ha sido, un defensor infravalorado por IQ, no por físico.

El rival ha tirado 4 veces menos por partido y 2% peor en general, aunque el porcentaje de triples haya subido ligeramente (de 32.5% a 34.2%) tirando tres triples menos. Eficiencia defensiva y selección de qué tiros puntear y hacerlo mejor. El efecto de tener a Smart en pista.

Boston ha permitido a los rivales solo 40.5 (!!) rebotes en las últimas cuatro noches, incluyendo a Anthony Davis, Tristan Thompson o Kanter – 37 rebotes entre los tres, ha cerrado las líneas de pase y ha cortado cualquier sistema fácil de anotación: 17 pérdidas y 19.8 asistencias, top-7 y top-2 respectivamente. Y al final, sumando cada detalle, Boston tiene el mejor más/menos global.

Aron Baynes, Marcus Smart, Boston Celtics

Aron Baynes y Marcus Smart, candidatos a titulares | Guillermo Mayol (The Wing)

Y llega el mejor Hayward

La noche de Minnesota fue especial. No por hacer career-high con los Celtics en puntos, rebotes, asistencias, triples, tiros libres intentados y lanzados y tiros anotados – que no está mal. Si no por el impulso moral que supuso, en tres aspectos. Primero, el sentirse con peso en el ataque. Segundo, sentirse importante en el clutch time. Y tercero, ambas juntas: tener peso en ataque en clutch.

De los 30 puntos que metió, 11 fueron en los últimos seis minutos de partido (por 20 que anotó Boston). En total, 16 en el último cuarto (2/2 en triples y 6/6 en tiros libres), además de tres rebotes, dos asistencias y un robo. Una explosión que el equipo celebró como debía: como equipo.

Aunque los Celtics no necesitan esa versión de Hayward. Desde el partido ante Charlotte, el 17 de Noviembre, solo una noche Gordon ha tenido menos de cuatro rebotes o asistencias: su media en los últimos ocho partidos son seis rebotes y 4.67 asistencias, anotando TODOS los tiros libres y un 12/27 (44.4%) en triples. Y lo que prometió, «cualquier cosa para que el equipo gane». Y los Celtics suman cinco victorias seguidas.

* Datos obtenidos antes del partido ante Chicago Bulls.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This