Conecta con nosotros

Especiales

Gerard Piqué los ha rescatado; pero… ¿qué pasó con la Michigan del 89?

A veces, las adversidades se convierten en la chispa necesaria para alcanzar la gloria: esta es la historia de la universidad de Michigan de Glen Rice, Steve Fisher y, en parte, de Bill Frieder.

Momento de la final del 89 entre Michigan y Seton Hall/ nj.com

Es inevitable que la actualidad de la NBA no pase por sus mejores momentos en estas semanas. Con la competición ya acabada, esperando al Draft y con el foco del deporte en general en un Mundial de fútbol que, todavía no ha comenzado, y ya ha «capturado» a más de un miembro de la comunidad en Twitter en la NBA. Sin embargo, en toda es vorágine sobre el balompié, el defensa central del Barcelona y de la selección española Gerard Piqué se ha acordado del baloncesto y, en concreto, de la NCAA para sacar a la luz la historia del único título de la universidad de Michigan, utilizándolo como metáfora para la situación que él y sus compañeros de selección están viviendo a las puertas de su debut en la competición más importante del panorama futbolístico.

Este tweet habrá sorprendido a más de uno y, sobre todo, habrá suscitado una pregunta a la mayoría: ¿qué pasó con ese equipo?

 

Michigan, superando las circunstancias

Steve Fisher, ¿el hombre milagro?/San Diego Union Tribune

La universidad de Michigan son una de las universidades estadounidenses con más tradición de baloncesto y, sin embargo, solo cuentan con un título de la NCAA en sus vitrinas, y de eso han pasado ya casi 30 años. Además, ocurrió cuando todas las apuestas estaban en su contra.

Los Wolverines estaban liderados por Glen Rice —1000 partidos en la NBA, tres veces All-Star y campeón en el 2000 con los Lakers— y entrenados por Bill Frieder, que llevaba 9 campañas al frente del banquillo. La temporada estaba transcurriendo sin problemas hasta que cayó una bomba muy parecida a la que ha pasado ahora con Julen Lopetegui: Frieder confirmaba su marcha a la universidad de Arizona al final de esa misma temporada en los días previos a la celebración del torneo final de la Big Ten. La noticia no tardó mucho en tener consecuencias, y el director deportivo de la universidad, Bo Schembechler, no dudó en castigar el error de comunicarlo en ese momento. Despido fulminante y su asistente Steve Fisher tomaba las riendas a las puertas del March Madness.

La temporada no había ido muy bien además, y llegaron al torneo por el título en el seed 10, por lo que la univerisdad de Michigan no estaba entre los favoritos ya no solo para ganar, sino ni siquiera para alcanzar la Final 4.

 

Un repaso a este equipo por parte de los amigos de Mad March

 

Pero cuando llegó la hora de la verdad, con los partidos de win or go home, los jugadores, y en concreto Glen Rice, hicieron piña junto con su nuevo staff técnico ante las circunstancias, confiaron en sus posibilidades y mostraron su mejor versión, ganando a la universidad de Xavier en primera ronda (92-87), a South Alabama en segunda (91-82), a una fuerte North Carolina —y seed 5 de ese año— en el sweet sixteen  (92-87 de nuevo) y aplastando a Virginia en el Elite eight (102-65). Una vez llegaron a la Final4 en Seattle, en las semifinales les esperaban un hueso duro como lo era la universidad de Illinois (seed 3) por un ajustado 83-81.

La gran final es una de las más sorprendentes que se recuerdan en la historia del baloncesto universitario y es que, después de toda la historia que acompañó a Michigan, cuesta creer que ellos no fueran la revelación del torneo, pero es que delante de ellos estaba la pequeña universidad de Seton Hall. Para esta uni de New Jersey ya fue histórico llegar al March Madness, lo fue todavía más llegar a la Final4 y ya se salió de la escala de lo esperado superar a la todopoderosa Duke en las semifinales. Pero esta no es la historia de Seton Hall, es la historia de Michigan. Y los wolverines conquistaron su primer, y de momento único, título nacional al ganar la final por 80-79 tras una prórroga y con 31 puntos de Glen Rice.


Esta historia es una de las varias que existen en el deporte que demuestran que, si un grupo de personas cree de verdad en qué pueden conseguir sus objetivos, no hay adversidad que los separe del trofeo de campeón.

Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This