Conecta con nosotros

Draft NBA

La G-League ofrecerá contratos a estrellas de High School

La NBA abre las puertas al talento de instituto, amenazando una vez más al sistema universitario.

La NBA es una liga en proceso de expansión. No hablamos de franquicias nuevas en diferentes ciudades del mundo, ni acuerdos televisivos de última hora, sino de influencia y captación de los grandes talentos mundiales. ¿Cómo piensan hacerlo? Con la G-League, una competición que desde la llegada de Adam Silver no ha hecho más que crecer.

Malcolm Turner, presidente de la G-League, comentaba a ESPN que su competición podía desafiar al monopolio ejercido por la NCAA a la hora de llevarse a los jóvenes de High School. La forma de competir con la liga universitaria, desde su punto de vista, es muy simple: dinero.

Adam Silver expande el producto NBA mediante la G-League.

Adam Silver expande el producto NBA mediante la G-League. Alex Güell (The Wing)

Contratos para la élite de High School

Desde el escándalo por pagos irregulares en las universidades, el sistema one and done, ya polémico de por sí, ha quedado en entredicho. Jugadores del instituto americano acaban en universidades de prestigio para jugar un único año, utilizando la competición universitaria como puente hacia la NBA. Sin embargo, pese generar grandes ingresos, la retribución que les llega no es directa (si bien tienen estudios pagados, que en Estados Unidos no cualquier tontería).

Adam Silver prometió trabajar sobre esta cuestión para encontrar una solución y parece que de la mano de Malcolm Turner la ha encontrado. A partir del verano de 2019, la G-League ofrecerá contratos por valor de 125.000 dólares a jugadores de High School que quieran optar por el one and done sin pasar por el sistema universitario.

Esta oferta nace ante las voces que reclaman respuestas inmediatas por la polémica de los one and done, ya que la NBA se comprometió a permitir el salto desde el instituto a la universidad a partir del Draft 2022. Ahora, estos contratos, supondrán una medida de transición entre el salto directo al profesionalismo desde el High School y el sistema universitario. Tras asociarse con USA Basketball, la NBA tendrá acceso a un proceso de captación de dichos prospects durante la Final Four de la NCAA y el campus junior de la selección nacional en octubre.

Aun así, el nuevo camino hacia el profesionalismo solo estará abierto para jugadores con 18 años como mínimo que puedan ser elegibles por edad en el Draft de esa temporada. Si entras con 18 a la G-League, tras la temporada serás elegible al cumplir 19 (en ese año natural), si lo haces con 19, ya eres elegible por edad, pero necesitas un año desde tu graduación en el instituto, el cual pasarás en la liga de desarrollo. Además, estos jugadores no pueden estar comprometidos con ninguna universidad.

 

El one and done sigue, pero en la G-League

Por mucho que Malcolm Turner y Adam Silver trabajen en estos nuevos contratos como respuesta al one and done, lo que están haciendo es replicar el modelo, pero en la liga de desarrollo. Si bien es cierto que ahora los jugadores recibirán una retribución económica por jugar, el problema de la formación que reciben está todavía por solucionar.

Sin embargo, la NBA también pretende atacar esta cuestión. Los jugadores entrenarán en infraestructuras NBA y se beneficiarán de ellas para facilitar así su integración en la liga , aportando una solución a la formación deportiva. Pero no solo eso, también desarrollarán programas de formación más allá del baloncesto que ayuden a su futuro profesional (cursos de gestión económica, por ejemplo).

 

Quincy Acy regaló zapatillas a sus compañeros de G-League tras firmar un contrato NBA como señal de protesta por los bajos sueldos.

Quincy Acy regaló zapatillas a sus compañeros de G-League tras firmar un contrato NBA como señal de protesta por los bajos sueldos. Guillermo Mayol (The Wing)

Las cuestiones que despierta la alternativa a la NCAA

Desde que se ha hecho pública la noticia, no han tardado en salir a la palestra las primeras preguntas sobre el nuevo sistema que permite acceder al profesionalismo.

En primer lugar, se plantea el número de contratos que se ofrecerán a jugadores de High School que actualmente no se han comprometido. ¿Serán suficientes para hacer un equipo con prospects universitarios que dirija un cuerpo técnico asociado a la NBA o se tendrán que distribuir entre los equipos actuales?

El primer caso tiene mucho sentido, si bien no sabemos todavía el éxito que tendrá esta propuesta. En el segundo caso, sin embargo podríamos estar ante un problema importante, pues trabajar con equipos asociados a las franquicias permite tener más y mejor información sobre los prospects, algo injusto para el resto de equipos.

También se ha levantado un gran revuelo por los salarios que percibirán estos jóvenes jugadores. Mientras chavales de 18 y 19 años cobrarán 125.000 dólares, el sueldo medio de la G-League son 35.000 (si bien hay bonus por two-way, llamadas con el primer equipo, contratos de 10 días, etc). ¿Es justo que estos jugadores cobren tanto en relación al resto de jugadores? El trabajo del sindicato de jugadores deberá pelear por una nueva mejora de los salarios si quieren impedir las tensiones en la liga.

Cuestiones como el talento internacional y el acceso a estos contratos o la inclusión de jugadores canadienses y/o australianos en la nueva reforma, son también frentes abiertos, si bien la Malcolm Turner se ha comprometido a ofrecer más información en los próximos meses.

 

La NCAA amenazada

El sistema universitario, aunque ha propuesto reformas para atraer a las grandes promesas de instituto, observa como, una vez más, la NBA da pasos agigantados hacia la autonomía a la hora de captar talentos. Muchos expertos en la materia creen que el peso de la liga universitaria y la exposición que te ofrece a nivel mundial compensa mucho más que un sueldo en la liga de desarrollo. 

A su vez, el modelo universitario no fuerza a presentarse tras solo un año, lo que ofrece más flexibilidad a la hora de encarar tu futuro profesional, pudiendo decidir cuándo presentarte. En la G-League, por otro lado, los jugadores estarán obligados a presentarse tras acabar ese contrato de un año. ¿Qué pasará si no tienen éxito y no son drafteados? En ese caso el debate se volverá a abrir y la polémica, una vez más, implicará nuevas reformas a contemplar.

Asumir tareas de formación de jugadores ha sido una de las tendencias en la NBA actual. No importa draftear a jugadores con mucho por trabajar a nivel técnico y táctico ya que, el sistema de contratos en la liga, permite mantener a los jugadores durante mucho tiempo en el equipo. De este modo, la liga universitaria ve como el talento se le escapa de las manos y ahora no solo será con jugadores de primer año, sino con prospects que directamente prefieran dejar a un lado la NCAA. 

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This