Conecta con nosotros

Especiales

¿Cuál es el futuro de los Indiana Pacers post Paul George?

Tras un traspaso que deja muchas dudas para Indiana Pacers planteamos la hoja de ruta para la franquicia.

El inicio de la agencia libre ha sido sin duda alguna potente, pero si algo ha sorprendido a los aficionados a la NBA ha sido el traspaso de Paul George en dirección Oklahoma City Thunder. Lo cierto es que para el equipo que dirige Billy Donovan tiene mucho sentido, pues han conseguido a una estrella a un precio muy bajo, si bien podría abandonar el equipo a final de temporada. Pero, ¿en qué sentido se están moviendo los Pacers?

Que el equipo va a reconstruir parece algo obvio y parece que Myles Turner será la pieza sobre la que van a construir el proyecto. Aun así lo que han recibido en este traspaso (Victor Oladipo y Domantas Sabonis) parece muy escaso para un jugador de su calibre, más todavía cuando según Adam Himmelsbach de The Boston Globe, los Boston Celtics llegaron a ofrecer el «pick» de los Brooklyn Nets y tres jugadores titulares para los Indiana Pacers. En The Wing analizamos la hoja de ruta de los nuevos Indiana Pacers

Monta Ellis podría salir traspasdo de Indiana Pacers tras el trade de Paul George. Alex Güell

Los traspasos no pararán

Cuando estas en una reconstrucción el objetivo es gastar poco dinero pero con la máxima eficiencia posible. ¿Esto que supone? Que los jugadores que tengas en plantilla sean funcionales en una reconstrucción y puedan servir de mentores para los más jóvenes, es decir, se les paga más por su labor fuera de las pistas que por lo que hacen dentro de ellas.

De este modo, y si miramos las cuentas de Indiana, observamos que tras el traspaso de Paul George, y a excepción de Victor Oladipo que será el jugador mejor parado del equipo, los contratos más altos se encuentran en posesión de Thaddeus Young (14.9M), Monta Ellis (11.2M) y Al Jefferson (9.7M). 

Lo cierto es que el Al Jefferson, sí tiene cierto valor para un equipo en reconstrucción, pues tiene mucho que enseñar a los más jóvenes y tiene el liderazgo y la experiencia necesaria para hacer crecer este equipo poco a poco. Pese a ello la franquicia podría hacerle un favor para que termine su carrera en un equipo con más aspiraciones ya que su contrato no debe ser muy complicado de mover (el año que viene no está garantizado).

Pero centrándonos en Thaddeus Young y Monta Ellis, podríamos decir que son las dos grandes piezas a mover para aligerar salarios y encontrar activos interesantes de cara a una posible reconstrucción. Sus contratos pese a ser los más altos del equipo son adecuados respecto al mercado y no debería ser complicado encontrar un comprador que aporte un pack con algún veterano de contrato tóxico y un pick bajo o un jugador joven no demasiado contrastado y que pueda expxlotar.

 

Unos jóvenes con muchas dudas

Indiana ha cumplido con una tarea esencial para el proceso de reconstrucción, acumulando jóvenes promesas que tienen que construir el futuro del equipo. A continuación os presentamos el futuro de la franquicia por posición:

Bases.  Edmond Summer (rookie) y Jacob Young (3ª temporada).

Escoltas. Victor Oladipo (4ª temporada).

Aleros. Glen Robinson II (4ª temporada) y Georges Niang (2ª temporada).

Ala-Pívots. T.J Leaf (rookie), Domantas Sabonis (2ª temporada), Rakeem Christmas (3ª temporada).

Pívots. Myles Turner (3ª temporada) e Ike Anigbogu (rookie).

 

Como se aprecia, los Pacers no tienen jóvenes contrastados más allá de Myles Turner. Oladipo entra en su cuarta temporada con un contrato alto pero la sensación de que se ha estancado. Christmas, Niang y Young han sido fondo de banquillo durante todo este tiempo y Robinson III pese a tener un rol más importante durante ciertos tramos de la temporada, no parece ser un jugador sobre el que construir el futuro.

Entre los jugadores de primer y segundo año encontramos a Domantas Sabonis, que ha mostrado destellos interesantes en Oklahoma City, dos jugadores que son una incógnita por las lesiones como Edmond Summer e Ike Anigbogu que bien podrían ser auténticos robos del Draft o perderse por el camino por sus problemas físicos, y un T.J Leaf que no es precisamente lo que necesita Myles Turner al lado.

En conclusión, y como se puede observar, en Indiana no tienen muchos motivos para sonreír de cara al futuro más allá de su pívot, al menos de momento. Pero lo peor es que no tienen más picks a parte de los suyos para construir su futuro, por lo que se antoja complicada y larga la reconstrucción, más aún cuando hablamos de un mercado no muy grande y sin piezas que atraigan a grandes agentes libres.

 

Paul George

Paul George ha salido en dirección a la conferencia Oeste. Alex Güell

La debilidad de la conferencia Este puede abocar a la desesperación

Uno de los grandes problemas que tendrá Kevin Pitchard reside en la paciencia ante las bajas que ha tenido la conferencia Este. El propio Paul George ha recalado en Oklahoma City, Jimmy Butler fue traspasado a Minnesota, equipo donde también ha recalado Jeff Teague. Recientemente se ha rumoreado que Paul Millsap decidirá su equipo entre Sacramento, Phoenix, Denver y los propios Timberwolves, viéndose estos dos últimos como los favoritos, pero todo equipos del Oeste.

Los rumores entorno a una salida de Carmelo Anthony en dirección a Houston Rockets también están presentes.  Estaríamos hablando pues de un Este muy flojo, el más débil de los últimos años tal vez. Ante esta oportunidad Pitchard podría cometer una locura para competir ya y darle mucho dinero a jugadores como Danilo Gallinari o Rajon Rondo, algo que sería realmente horrendo para el futuro de los Pacers, pues seguramente se quedarían en tierra de nadie a largo plazo.

 

Conclusión: Esperar la mejor idea

Sobrepagar a jugadores en un proyecto desmoronado como el actual de los Indiana Pacers no es buena idea. Esperar el progreso de sus jugadores tras un año de confianza para ver qué puede serles útil de cara al futuro sí puede ser una gran idea, sobre todo de cara a asentar las bases del equipo.

Indiana, siendo un mercado pequeño, debería plantearse muy seriamente reconstruir durante dos temporadas con los jóvenes que tiene y los que puedan llegar vía Draft para volver a encontrar su identidad, construir un proyecto serio y a largo plazo, que devuelva estabilidad al equipo. Quizá Nate McMillan no es el mejor entrenador para desarrollar a estos jóvenes, pero eso es algo que solo Kevin Pitchard podrá decidir.

Comentarios

Más en Especiales

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This