Conecta con nosotros

Mercado

El futuro de Marcus Smart está en el aire

En un verano tranquilo, Danny Ainge todavía tiene un reto por resolver: conseguir que el jugador más querido renueve.

Van 10 días de agencia libre y en Boston, pese a la calma, corre un cierto viento de dudas. Hayward está sano, Kyrie estrenando película, Jaylen y Tatum entrenando… y sin embargo, todos los focos están fijados en él. El jugador que ha robado por cuatro años el corazón a la afición y que solo pensar en su marcha, se siente un vació en el interior: Marcus Smart. A día de hoy, agente libre restringido. Pero a día de hoy, con opciones de salir de la franquicia verde.

El jugador ha estado todo el verano, desde el séptimo partido de las finales de conferencia, en Dallas cuidando a su madre. Al margen del mercado, del equipo y prácticamente del mundo, solo ha sacado tiempo para su campus con niños. Y ayer, por fin apareció en público. En la cuarta noche de Summer League, el guard se dejó ver en Las Vegas para disfrutar de la victoria de los Celtics. Y en la grada, como quién no quiere la cosa, Danny Ainge, Mike Zarren y Brad Stevens, el triunvirato que manda en las oficinas de Massachussets. Se saludaron, se sonrieron… y Smart siguió la velada a la espera de reunirse con Happy Walters, su agente.

Marcus Smart espera ansioso a decidir su futuro

Marcus Smart antes de un partido el pasado curso | Guillermo Mayol (The Wing)

El tiempo es oro

No por firmar antes, firmaría por más dinero. Pero se sabía que este verano iba a ser seco en billetes –solo hace falta ver el contrato de Cousins– y los Celtics eran conscientes. Dejaron pasar el tiempo a la espera de si Marcus recibía alguna oferta atractiva, siempre con la opción de poder igualarla. Los pretendientes han ido cayendo (Dallas, Indiana y Denver ya no cuentan con espacio) y solo Sacramento es, a día de hoy, una franquicia con capacidad e interés en realizar una oferta que Boston no pueda igualar. Algo que además confirmó el periodista de NBC Sherrod Blakely.

Pero incluso sin oferta de otro equipo, la espera ha podido herir los sentimientos de Smart. Los Celtics, desde el primer día (vía Ainge, Stevens, Zarren, Wyc y toda la plantilla) han asegurado querer mantener al jugador de cuarto año, pero en este mes no ha habido comunicación alguna entre Smart y la franquicia. Y eso ha molestado a Marcus. Desde el agente de Smart se filtró que el jugador estaba muy descontento, pero Walter McCarty, ex asistente de Stevens lo desmintióSegun Bulpett, insider de cabezera en Boston, los Celtics en su día ofrecieron una renovación por cuatro años y algo más jugosa que la que Exum firmó [33×3 años, lo que nos hace suponer que podría ser 45×4] y Smart la rechazó. Y ahora Boston no tiene prisa alguna.

 

¿Y ahora qué?

Las opciones son escasas y claras: si Sacramento realiza la oferta y es apetecible, en las manos de Boston está el igualarla o no. El objetivo de los Celtics este verano era intentar evitar entrar en el luxury tax, pero una renovación de Smart por cuatro años, a un precio razonable, podría valerlo. La solución más viable, a día de hoy, es la famosa qualifying offer. El jugador firmaría por un año más y unos seis millones de dólares a la espera de volver a salir al mercado, ahora como agente libre sin restricción el próximo mes de Julio. Y ahora sí, con mucho más dinero sobre la mesa. El jugador confía en resolver lo más rápido su situación, ya sea en Boston o recibiendo una gran oferta de fuera.

«I can control what I can control»

Según Himmelsbach, el entorno de Smart valora al texano en cifras que rondan los 15 millones, números que ningún equipo con aspiraciones deportivas pueden soñar a día de hoy. Esa renovación por un año daría a Boston la oportunidad de buscar como liberar espacio para, en 12 meses, tener que firmar las extensiones de Kyrie o Rozier y Smart, al que además se le tendrá que convencer una vez más de que es una figura preciada en la franquicia. Y el propio Himmelsbach confirma que Ainge estaría dispuesto a enmendar el error de no haberse comunicado con el jugador si realmente está decepcionado con los Celtics.

La última opción y la opción más improbable pasa por renovar este mismo verano por un periodo largo sin entrar al luxury tax. Ahora mismo, Boston se puede permitir firmar al jugador por unos ocho millones si no se corta a ningún jugador [caso de Abdel Nader]. Pero como decimos, es la opción más improbable renovar a Marcus por cuatro años y 32 millones cuando en Octubre tuvo una oferta mejor.

Marcus Smart espera ansioso a decidir su futuro

Marcus Smart pelea ante Bogdanovic para conseguir dos puntos | Keith Allison (CC)

El agente de Smart, el mencionado Happy Walters, es al mismo tiempo agente de Brad Wanamaker, el base que viene a cubrir el rol de Shane Larkin, por lo que al menos una vez, Ainge y el representante han hablado. El tiempo dirá, pero si los Kings ponen a Boston en una situación similar a la de LaVine con Chicago, Smart podría acabar saliendo de los Celtics rumbo a California.

Pero quién si ha hablado con el jugador es Stevens. El entrenador atendió a la prensa en Las Vegas y explicó que se ha estado escribiendo con Smart, a quien vio en la inauguración del nuevo complejo de entrenamiento de Boston y que «pese a que sabe que no estoy implicado en todo el tema de números para la negociación, sabe que le queremos de vuelta. Y sé que nuestro front-office ha trabajado en ello».

Comentarios

Más en Mercado

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This