Conecta con nosotros

NBA

¿Habrá más despidos de entrenadores NBA esta temporada?

Los Suns han roto la calma en los banquillos de la NBA y otros entrenadores pueden verse amenazados.

El reciente despido de Earl Watson del banquillo de los Phoenix Suns ha roto uno de los mayores periodos de paz y tranquilidad en los banquillos en la NBA.

Hasta esta semana había que remontarse hasta la salida de Dave Joerger de los Memphis Grizzlies al finalizar los Playoffs de la temporada 2015-16 para ver a una franquicia de la NBA desprenderse de su entrenador jefe. Sí, hemos sido testigos de una histórica temporada completa en la NBA sin despidos de entrenadores en ninguno de los 30 equipos de la liga.

Aunque quizá algo prematura y precipitada, la marcha de Earl Watson del banquillo de los Phoenix Suns parecía inevitable. Tras un inicio de temporada desolador en el que el equipo de Arizona perdió sus tres primeros partidos y con alarmantes derrotas de más de 40 puntos ante los Blazers o los Clippers. El equipo puede perder (de hecho es lo que se espera de estos jóvenes Suns), pero no puede perder dando sensación de no querer ni intentar ganar el partido y no mostrar ningún signo de competitividad.

Este hecho, junto al revuelo creado alrededor de los mensajes de Eric Bledsoe, ha acabado con el despido de Watson (y acabará también con la salida del base), cuyo récord con los Phoenix Suns desde su llegada tras el despido de Jeff Hornacek ha sido de 33 victorias y 85 derrotas. Credenciales suficientes para poder perder tu puesto de trabajo.

 

Banquillos en peligro

Fred Hoiberg Chicago Bulls entrenador entrenadores banquillo

Guillermo Mayol (The Wing)

Se ha abierto la veda. Pese a este periodo de estabilidad el fracaso de un equipo en el mundo del deporte siempre tiende a cobrarse a sus primeras víctimas en los banquillos.

No queríamos pensar en ello, pero la salida de Watson nos hace mirar a otros entrenadores que pueden ver peligrar su puesto.

Las conclusiones tras solo una semana de competición no deben ser concluyentes para prescindir de tu entrenador, pero algunos proyectos parecen encaminados ya al fracaso. Y como digo, los entrenadores suelen ser los primeros a los que culpar.

Fred Hoiberg está ante un reto difícil de superar en Chicago. El equipo ha perdido este verano a jugadores como Jimmy Butler o Dwyane Wade, además de ver como su vestuario se autodestruye con el incidente entre Bobby Portis y Nikola Mirotic.

Los Bulls han comenzado la temporada con un balance de 0-3 y no se esperan tiempos mejores en la franquicia. El factor favorable a Hoiberg es que desde las oficinas de la franquicia se es consciente de la situación de reconstrucción total del equipo y no esperan buenos resultados a corto plazo, por lo que Hoiberg podría seguir aferrándose a su puesto.

Alvin Gentry se encuentra también en una situación delicada. Tiene en sus manos a dos de los cinco mejores jugadores interiores de toda la NBA, Anthony Davis y DeMarcus Cousins. Pero en los tiempos de “small-ball” que corren en la NBA esto no es ni mucho menos garantía de éxito. Su inicio de temporada es deficiente (y esperado), una victoria en cuatro partidos y sin vistas a mejorar un equipo muy mal construido desde los despachos en el que sus dos figuras lo hacen todo pero carecen de tiradores que les acompañen. Debería ser una obligación para jugadores del calibre de Davis y Cousins entrar en Playoffs y parece algo imposible en un Oeste repleto de grandes equipos.

Alex Güell (The Wing)

Nate McMillan aparece en las quinielas como futurible entrenador despedido de su banquillo. Los Pacers han comenzado con un balance de 2-2 la temporada y el equipo ha encontrado el ritmo alto en la ofensiva que quería Larry Bird, pero muestran graves carencias defensivas. La marcha de su gran estrella los últimos años, Paul George, convierte a los Pacers en un equipo sin grandes aspiraciones, pero la Conferencia Este se ha debilitado mucho este verano y su objetivo debe ser entrar en Playoffs. Si pasan las semanas y los Pacers no mejoran, puede que Bird tenga que tomar cartas en el asunto.

Entre los candidatos a no acabar la temporada en su puesto actual, no podemos descartar a Jeff Hornacek, entrenador jefe de los New York Knicks. Los Knicks también han perdido a su referente, Carmelo Anthony, pero en su caso tienen un sustituto más que preparado para la ocasión, Kristaps Porzingis. A pesar de tener a una estrella como el letón, los Knicks siguen su viaje a la deriva. Han empezado 0-3 la temporada y Hornacek no parece dar con la tecla.

Además, en su contra, cabe recordar que quien contrató al actual entrenador jefe de los Knicks ya no está en los despachos, por lo que puede que ya no tenga el total beneplácito desde los despachos.

 


 

Para ser justos, los entrenadores nombrados en este artículo manejan plantillas que en realidad no dan para mucho más, equipos mal construidos desde los despachos o en reconstrucción. Pero ya sabéis, cuando las cosas no van bien, los entrenadores son los primeros sacrificados.

Aunque no podemos descartar que el despido de Earl Watson sea un caso aislado y el periodo de estabilidad en los banquillos de la NBA continúe durante esta recién estrenada temporada.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This