Conecta con nosotros

NBA

El fichaje que ha cambiado la NBA: así fue la reunión entre Durant y los Warriors

La historia de la llegada de KD a los Warriors sigue dando mucho de qué hablar, más ahora que llega el segundo anillo del «35».

Kevin Durant Klay Thompson Golden State Warriors Spurs

Durant, en un calentamiento junto con Thompson/Guillermo Mayol (The Wing)

La historia se separa en épocas y todas ellas se abrieran y se cierran con un hecho relevante que rompe con el status quo anterior. En este preciso momento, con los Golden State Warriors habiendo ganado su segundo anillo consecutivo —y el tercero en cuatro años— con un contundente 4-0 a los Cleveland Cavaliers, no parece que haya dudas sobre cual ha sido el factor clave que ha provocado que la mejor versión de LeBron James sume derrotas y no anillos: la unión a un equipo increíble del mejor jugador del mundo, Kevin Durant.

La firma supuso todo un terremoto para el universo de la NBA y Durant y sus Warriors se convirtieron en el equipo más odiado de la liga ante una situación totalmente nueva como lo era la de juntar en su prime a cuatro jugadores all-star. Han pasado casi dos años desde que el tweet de Adrian Wojnarowski nos sorprendiera a todos y, sin embargo, ese momento sigue siendo noticia gracias al trabajo de The Athletic y también de RealGM, que han aportado nuevas informaciones sobre el encuentro que ha terminado transformando toda una liga.

 

Para Kevin Durant sobraron las palabras

La estrella, en ese momento, de los Oklahoma City Thunder se iba a reunir con los Warriors, que venían de conseguir el mejor récord en temporada regular de la historia (73-9) pero, al mismo tiempo, de desperdiciar una ventaja de 3 a 1 en Las Finales y perdiendo el campeonato en Oakland contra LeBron James, como agente libre con otras dos opciones en la mesa: seguir en Oklahoma o unirse a unos jóvenes y prometedores Boston Celtics. ¿El lugar? La tranquila y lujosa zona de Los Hamptons, al este de Long Island en el estado de Nueva York. Sin embargo, la conversación entre ambas partes fue algo casi intrascendente; y es que Kevin Durant ya tenía claro donde, con quién y para quién quería jugar.

Los Golden State Warriors echaron el resto por KD y no escatimaron en recursos para hacerle ver no solo que le querían, sino que formaría parte de algo más que un equipo de baloncesto. A la reunión llegaron, todos juntos, Joe Lacob, Kirk Lacob, Bob Myers, Steve Kerr, Stephen Curry, Draymond Green, Klay Thompson y Andre Iguodala. «Parecen una familia y yo quiero formar parte de ella», fue el pensamiento de Durant al ver la llegada de tal comitiva.

Una vez sentados todos, la reunión fue cordial y transcurrió sin problemas; poco más necesitaba escuchar Kevin Durant para tener claro que quería firmar por ellos; y lo que hacía falta ya se encargó Stephen Curry de decirlo.

 

Curry: «Quiero que juguemos juntos»

La mayor duda que tenía Kevin Durant sobre firmar o no por los de la Bahía era cómo se lo iba a tomar Stephen Curry. Recordemos, Curry era el vigente doble MVP, criticado por, de nuevo, un flojo rendimiento en Las Finales —el segundo por unanimidad— y al verano siguiente tenía que firmar su gran contrato como estrella; por lo que la llegada del MVP anterior a él (2014) podía ser un problema, tapándole y haciéndole perder su condición de líder.

Pero eso, el «35» hizo una pregunta clara y directa: «¿Me quieres contigo?»

La respuesta de Steph, obviamente viendo los resultados, fue afirmativa: «Quiero que estés aquí. Quiero que juguemos juntos. Creo que podemos trabajar juntos y hacernos mejores».

La sensación que quisieron dejar clara respecto a los roles individuales fue la de que los premios importantes no eran importantes, no eran el motivo por el que habían llegado a la NBA, sino que lo habían hecho para sumar títulos y que estar o no en el foco mediático era secundario en pro de la conquista del campeonato. Además, los jugadores de los Warriors aprovecharon la química que crearon con Durant en la selección estadounidense para terminar de convencerle de que este equipo terminaría funcionando tal y como lo está haciendo actualmente.

 


 

Todas estas informaciones y la relación que tiene la plantilla de los Warriors entre ellos hacen ver que la decisión de Kevin Durant no solo tuvo que ver con mejorar sus opciones de ganar, sino también con la capacidad de los que han terminado siendo compañeros de hacerle sentirse como un miembro de una familia dónde no habría problemas de ego con el único fin de hacer historia como uno de los mejores equipos que han pisado la NBA.

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This