Conecta con nosotros

NBA

La evolución de Clint Capela y el dilema de Houston Rockets

Capela evoluciona en el equipo más en forma de la NBA, que se verá obligado a renovarle o buscar más estrellas.

Hoy vamos a hablar de la increíble mejora que está mostrando Clint Capela, pívot titular del equipo más en forma de la NBA, Houston Rockets. El “center” de padres africanos (padre angolano y madre congoleña) nacido en Suiza se ha convertido en una pieza clave para el que de momento es el principal candidato a destronar a los todopoderosos Golden State Warriors. En su cuarta temporada en la NBA, sigue progresando en ambos lados de la cancha y se ha convertido en un gran aliado de James Harden, uno de los mejores jugadores del planeta.

 

Mejora estadística global

El internacional suizo es el ancla defensiva interior del equipo que está arrasando por todo el país norteamericano. También se beneficia de tener a dos de los mejores “playmakers” de toda la NBA dándole pases milimétricos para que solo tenga que finalizar, aunque eso no quita todo el mérito a su notable mejora. No es el más grande ni el más rápido ni tiene una muñeca para alejarse del aro, pero encaja a la perfección en el esquema de la franquicia texana, lo cual se ve claro en las estadísticas.

Clint Capela promedia máximos de carrera en varios apartados en esta temporada. Anota 14 puntos por noche, coge 11’3 rebotes (sexto en rebotes totales y en rebotes por partido) y pone 1’8 tapones (tercero en tapones totales). Además, su intimidación y protección del aro también se hace notar en el apartado estadístico. Tiene el mejor “rating” defensivo de toda la NBA, es decir, los rivales anotan menos cuando él está en pista (98’7 puntos por cada 100 posesiones, además de estar entre los 10 jugadores que más victorias dan a su equipo según su aportación defensiva. También es el sexto jugador con mayor PER, codeándose con estrellas como LeBron James, Giannis Antetokounmpo o sus compañeros, Harden y CP3.

En ataque, pese a aumentar sus números respecto a temporadas anteriores y ser un gran finalizador debajo del aro, es obvio que tiene que trabajar mucho, ya que no siempre va a tener a su lado a dos de los mejores bases del planeta sirviéndole pases y “alley-oops” para que las meta sin despeinarse. Además, debe mejorar su porcentaje de tiros libres, ya que la única forma de parar ese tipo de jugadas es con faltas, por lo que muchas veces tendrá que visitar con asiduidad la línea de personal y debe estar bien preparado para ello. No es un pívot moderno de los que tira y asiste con facilidad, por lo que debe ser excelso como “center” de la vieja escuela para destacar en esta época.

 

¿Es el pívot ideal para Houston Rockets?

La duda surge al ver que Clint Capela, pese a ser vital para su equipo, no juega todos los minutos que debería un jugador de su importancia. El esquema de los Rockets destaca por un compulsivo lanzamiento exterior, buscando la anotación masiva, con una defensa que ha mejorado notablemente esta temporada gracias a la adición de jugadores como Chris Paul o a la mejora que estamos hablando del propio Clint Capela. El suizo solo juega 25 minutos por encuentro, un poco más que el año pasado.

Ese tiempo de juego hace más meritoria su mejora estadística, aunque deja entrever que los Rockets tendrán un dilema cuando quieran ir a por esa estrella que les hace falta para plantarle cara con garantías a los californianos. Es obvio que la producción de Capela en ataque sería mucho menor si James Harden y Chris Paul no le surtieran pases que le permiten tener el mejor porcentaje de tiro de toda la liga, rozando el 70%. También es obvio que la protección de aro que te aporta el pívot es necesaria para que los Rockets peleen por la gloria.

 

Contrato y dilema en Texas

Ese dilema se va a presentar en Texas bien pronto, ya que este mismo verano acaba el contrato de “rookie” del pívot suizo, que en la actualidad solo cobra 2’3 millones. Será agente libre restringido y es seguro que muchos equipos le harán ofertas tentadoras, ofertas que los Rockets deberán igualar si quieren seguir contando con los servicios del jugador. No cabe duda de que, viendo cómo han transcurrido los últimos veranos, el suizo es probable que pida un contrato que supere los 20 millones anuales. Aquí es donde sale a flote la principal incógnita y soporte del hipotético dilema que puedan tener en las oficinas del Toyota Center.

Nadie sabe si finalmente los Rockets seguirán con su camino triunfal que les permita destronar a Golden State Warriors o si se quedarán cerca y buscarán reforzarse aún más en la Agencia Libre para alcanzar la gloria. La prioridad es renovar a Chris Paul, clave en el éxito momentáneo del equipo y deshacerse del contrato de Ryan Anderson para poder buscar un traspaso que les ponga como legítimos candidatos al título, hablándose incluso del mejor jugador del mundo, LeBron James, como posible objetivo de Daryl Morey. A partir de ahí, ya se verá el dinero disponible para intentar la llegada de alguna estrella más o una posible apuesta por el núcleo existente que consistiría en la renovación de Clint Capela y Trevor Ariza entre otros.

 


 

Aún queda mucho para que el momento de la verdad llegue a Houston, pero sin duda va ser una decisión difícil el mantener o no a Clint Capela si continúa con su progresión, además de que cada decisión que se tome en un proyecto de estas características puede ser la diferencia entre ser recordado por tu éxito o tu fracaso.

Foto: Scott Daniel Cooper  / starting5online.com 

Comentarios

Más en NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This