Conecta con nosotros

Opinión

Dwyane Wade ¡qué bueno que volviste!

Dwyane Wade ha vuelto a su casa, Miami Heat, y el equipo ha cambiado la cara gracias a su presencia.

Dwyane Wade ha cambiado el 9 de los Cavaliers por el 3 de Miami Heat, su casa - Erik Drost (CC)

Dwyane Wade ha cambiado el 9 de los Cavaliers por el 3 de Miami Heat, su casa – Erik Drost (CC)

Solo son diez partidos y es muy posible que este artículo nazca más por la nostalgia, el sentimiento y el “feeling” con el jugador que por un verdadero cambio provocado con su retorno a casa. De todas maneras, los números también me avalan, o así lo creo, por lo que intentaré hacer valer el título con una argumentación que considero sólida. Porqué sí, Miami Heat ha cambiado desde la vuelta de Dwyane Wade y lo han hecho para bien.

Antes de nada, los números, para ver desde dónde partimos. En los diez partidos vistiendo la zamarra de los Heat esta campaña Dwyane Wade promedia 14 puntos, 3,9 rebotes y 2,8 asistencias jugando algo más de 23 minutos por noche. Obviamente, son sus peores números desde que es profesional, cosas de la edad y el nuevo rol adquirido.

En segundo lugar, cómo está el equipo desde que volvió. Pues bien, el parcial es de 5-5 con la derrota esta pasada madrugada contra los Wizards, un rival directo. Eso nos deja, entre otras, derrotas contra Raptors, Sixers, los Pelicans en racha o los propios capitalinos. Derrotas duras en algunos casos por ser rivales directos en la lucha por los “PlayOffs”, pero aceptables entendiendo que tienen mejor récord que los de Miami. Las victorias tampoco están mal, ya que se ha ganado a Bucks, Sixers o Pistons, también rivales directos en esos puestos.

 

¿Qué ha cambiado desde la vuelta de Dwyane Wade?

Uno de los aspectos que me gustaría destacar es la importancia que está teniendo con el balón, para bien y para mal. Cuando está en pista (recordemos que entra desde el banquillo) él es el base y tiene un “usage percentage” (porcentaje de tiempo con el balón en sus manos) del 29%. Para hacernos una idea el verdadero base, Dragic, solamente tiene un 25%, James Johnson un 19%, Tyler Johnson un 18%, Winslow un 15…

Por tanto, Dwyane Wade se lo guisa y muchas veces Dwyane Wade se lo come. Como decía antes, para bien y para mal. Está siendo muy resolutivo, ve a sus compañeros, genera espacios con sus penetraciones, sí, pero también pierde 2,5 balones por partido por intentar generar demasiado desde el “dribbling”. 

Eso sin embargo suele terminar siendo positivo, pues ninguno de los arriba mencionados es realmente un base asistente, puro, así que tener una arma más para mover el balón y generar juego ofensivo no es nada malo.

 

El “clutch time

Aquí es donde quería llegar con el título, aquí es donde realmente se está notando una diferencia, por lo menos a nivel de sensaciones. De esos diez partidos que Dwyane Wade lleva de nuevo en Miami Heat, en seis de ellos se ha llegado a los últimos cinco minutos con una diferencia de no más de cinco puntos para uno u otro equipo.

Ahí es donde Wade se gusta, quiere el balón, es su momento.

De esos cinco minutos el de Chicago juega 4,1 (es decir, casi siempre) y mete más de un tercio de los puntos del equipo (5,2 puntos suyos para un total de 14 de Miami Heat). Además, lo hace con buenos porcentajes de tiro, un 50%, y un impoluto 100% en tiros libres, que sabemos que no ha sido nunca su fuerte, pero cuando no debe fallar no lo hace.

Eso sí, no soy ciego y no todo es bonito, el récord es negativo. De esos seis encuentros igualados solo se han ganado dos y se han perdido cuatro, el último ayer mismo en la prórroga. Pero por lo visto no es culpa suya, no puede ganar solo y su números son mejores que los del equipo a nivel general, así que hace falta un empujón por parte de todos (ayer especialmente de Whiteside).

 

Su nuevo rol en Miami Heat

Más allá de que juegue el “clutch” y aporte más o aporte menos, ese no es su rol actual. Su papel está en liderar a la segunda unidad (como intentó hacer en los Cavs), una unidad plagada de jugadores capaces pero sin un líder claro. Hasta ahora. Ese es Dwyane Wade.

Desde que ha vuelto el banquillo de Miami Heat ha subido como la espuma en el “Net rating“. Antes de su retorno el de los Heat era el noveno mejor banquillo de la NBA, que no está nada mal, pero con el ex-Marquette son ahora el sexto mejor (eran el quinto hasta ayer, pero Spoelstra introdujo cambios en la rotación para intentar ganar en Washington y han variado los datos por unas décimas). Aun así, solo Warriors, Raptors, Cavs, Rockets y Blazers están por delante; con lo que están al nivel de los mejores de la NBA.

 


 

No todo es bueno, pero la llegada de Dwyane Wade como generador desde el banquillo le ha ido a Miami Heat de maravilla. Con él en pista el equipo se siente más seguro, tienen un líder nato (ni Dragic ni sobre todo Whiteside lo son) y que además quiere el balón cuando más quema, lo que libera de muchas responsabilidades al resto.

Es un veterano que ayuda a los jóvenes, conoce a la franquicia y al entrenador como nadie y ha vuelto a enganchar a la afición de la ciudad como a principios de la década, una afición que todo el mundo sabe es de las peores de la NBA en cuanto a lealtad y garra. Con él el equipo tiene otra cara, veremos si es suficiente para entrar y dar guerra en postemporada.

Comentarios

Más en Opinión

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This