Conecta con nosotros

Draft NBA

Duke, entre destellos, errores y suerte, mucha suerte

Los Blue Devils sobreviven de nuevo. Barrett y Zion tuvieron más protagonismo que nunca: toca analizarlo.

Zion Williamson con Nike Kyrie 4 zapatilla
Los Duke Blue Devils de Zion, al ‘Elite Eight’ | Foto: Duke Athletics

Primero fue UCF en segunda ronda. Miles de manos hacia las cabezas por lo que puso pasar en el último segundo.

Y ahora esta. Duke llega al ‘Elite Eight’ con mucha fortuna en dos situaciones muy similares. Dos partidos consecutivos en los que pese a sobrevivir dejan actuaciones irregulares.

Varios detalles sobre el partido. El primero y más relevante es la ausencia de Cam Redish por una lesión en su rodilla. A priori leve pero se desconoce si jugará contra MSU.

Sin Redish, la atención pasaba de forma total al dúo Zion Williamson y RJ Barrett. Y apareció el cuarto ‘freshman’, Tre Jones, hermano de Tyus (Minnesota) para conducir el partido cuando peor pintaba para los Blue Devils.

RJ Barrett sufre sin espacios

La primera parte fue muy complicada para Duke por sensaciones y marcador. Virginia Tech mandaba y el canadiense apenas encontró vías hacia el aro.

Lo más reseñable de una primera parte floja para Barrett (3 puntos, 1/6 en tiro, 2 faltas en 19 minutos) fue su generación. Tuvo más balón sin Redish y aprovechó toda la atención que atrajo para encontrar compañeros: 7 asistencias en la primera mitad.

Dejó buenas lecturas y excelentes técnicas de pase. Se aprovechó de su ventaja física (es ENORME para la calidad que atesora y el rol que realiza) para encontrar los pases por encima del rival.

Ya en la segunda parte los Hookies bajaron la intensidad. Era imposible para Virginia aguantar todo el encuentro a ese ritmo y mantenerse como un bloque. Las fisuras llegaron y Barrett las supo utilizar.

Duke necesitaba sus puntos y brilló en la segunda parte: 13 puntos en los primeros 8 minutos. Unas secuencias en las que Virginia poco pudo hacer.

Zion Williamson es humano (y aún así, partidazo)

23 puntos (11/14), 6 rebotes, 3 tapones, 1 robo, 1 asistencia y 3 pérdidas para Zion en 40 minutos de juego. Estuvo todo el partido en cancha, sí. Tampoco es que Mike Krzyzewski tenga muchos recursos en el banco.

Sin ver el partido en directo y con el tapón y el par de mates virales, además de los números, cualquiera pensaría que el partido del próximo número 1 del Draft fue una maravilla. Sí, es cierto que fue muy bueno, sin duda de los mejores de la noche, aunque también mostró algunos fallos que llevamos sin ver durante el Madness.

Este tapón de Zion en la primera parte es escandaloso. Lo mejor es que sin ser la ayuda se sitúa muy bien para poder leer el corte de su defensor y realizar las rotaciones defensivas correspondientes. Sin saltar a la ayuda, llega donde nadie llegaría y coloca el gorro. Tocado por una varita.

Aquí tenemos el otro caso: Zion Williamson es el último defensor, quien debe saltar a la ayuda. Se deja llevar por el impetu de colocar otro tapón salvaje y el aro queda descubierto.

Cierto es que el error es de toda la defensa Blue Devil. Debió de saltar la segunda ayuda y existir una mejor comunicación. Estos errores son comunes en la NCAA, con jugadores verdes aún por formar a nivel táctico.

Pero, ¿qué pasa después del tapón? Aquí os dejo la jugada entera. Desde el posicionamiento inicial hasta lo que ocurre después. Hay que destacar positivamente cómo recupera su posición y llega a forzar primero un mal pase y luego un mal tiro.

Dicho sea de paso, el atacante de Virginia aprovecha fatal los huecos que deja Zion al moverse por todo el campo defensivo de Duke.

Pasamos ya al ataque. Lo primero que reflejo es este triple de Zion. Me gustó mucho verle intentar a los pocos minutos de partido y con Duke estancado en ataque un tiro exterior: cada vez se ve más fluido en ‘catch&shoot’.

Virginia aplicó durante la primera mitad fuertes 2vs1 a Williamson. Debe estar ya acostumbrado y lo más normal sería verle recibir más de estos de aquí en adelante, lo que dure su participación en el March Madness.

Los 2vs1 nos permitieron ver a Zion buscar a sus compañeros. De hecho muchas de las acciones en las que terminaba sumando puntos aparecía por sorpresa. En el segundo tiempo los Hookies, con más faltas y menor energía, palidecieron la destrucción de la bestia.

Primero esta salvajada.

Y luego esta otra, con el partido más ajustado. Encendía a los suyos y hundía al rival.

Tampoco quiero dejar de lado sus movimientos al poste. Fluidez, decente uso de pies y diferentes recursos. Todo eso, unido a su potencia, lo convierte en un pack letal en la media distancia y la pintura.

Conclusiones sobre Duke, Zion Williamson y RJ Barrett

Duke lleva dos partidos sobreviviendo no por la mínima, sino por la intervención de los dioses del baloncesto. Y también llevan dos partidos lejos de su mejor nivel.

Sin Redish, Tre Jones dio un paso al frente importantísimo. Hizo de todo y volvió a mostrar el perro que es defensa y lo listo que es a nivel general. Le dan como 2º ronda del Draft, pero sin continúa dejando actuaciones como las de anoche seguro que subirá a las 30 primeras elecciones.

Lo mejor de Duke es su defensa, la durabilidad de los jugadores y por supuesto el talento. El trabajo defensivo de la segunda mitad fue excelente, los jugadores importantes (véase los ‘freshman’) aguantan todo el partido en cancha y no bajan el rendimiento, mientras que el talento es innegable y les permite marcar diferencias.

Michigan State University será un hueso duro de roer. Los de Tom Izzo son el único rival que se interpone entre Duke y la Final Four. Y qué queréis que os diga, pero yo quiero ver a la bestia en los partidos por el título.

Comentarios

Más en Draft NBA

El mejor baloncesto NBA en tu correo

El mejor baloncesto NBA en tu correo

No te pierdas nada con nuestra newsletter semanal

¡Muchas gracias por suscribirte! ¡Preparáte!

Shares
Share This